Señalan que “la Plaza” busca resolver problemas fundamentales, mientras que otros sectores se concentran en la coyuntura

“Ahora comienza a verse una plaza estructurada, con estrategia, con dirección, con disciplina y articulación nacional”, destacó el excanciller Alfonso Cabrera.

Por Nancy Alvarez

Este lunes se conversó con dos expertos acerca de cómo ven el panorama político de Guatemala, tomando en cuenta los hechos ocurridos durante los últimos 45 días.

Como invitados en cabina participaron Alfonso Cabrera, expresidente del Congreso y exministro de Relaciones Exteriores; y Claudia Villagrán, analista política y catedrática universitaria.

A criterio de Villagrán, el país está entrando a un cambio debido a la época navideña lo cual podría reducir el nivel de tensión en la sociedad civil con relación a las temáticas políticas.

Mientras que Cabrera opinó que hay una confrontación de dos interpretaciones de una misma realidad, ya que “hay quienes ven la coyuntura y otro grupo ve el problema desde el punto de vista estructural”.

Añadió que a su criterio no hay crisis política, sino crisis de Estado, "que ha sido recurrente históricamente en el país y que siempre se ha resuelto solo de forma coyuntural".

Según el excanciller, “la Plaza” está evaluando cómo resolver los problemas fundamentales como pobreza, educación, salud, entre otros, es decir que ve la crisis como de Estado y no solo política.

“La Plaza” y los otros sectores

Según el excanciller, hay dos posiciones actualmente: la Plaza, que quiere resolver los problemas fundamentales; y el sector empresarial, el presidente, y otros, que quieren resolver la coyuntura.

“Ahora comienza a verse una plaza estructurada, con estrategia, con dirección, con disciplina y articulación nacional”, destacó.

El problema es hasta dónde van a ceder o hasta dónde están dispuestas a pelear cada una de las partes, mencionó Cabrera.

En este sentido, Villagrán opinó que del lado de la Plaza se perfilan algunos liderazgos, aunque la sociedad civil tiene ciertos déficit. “Hay avances, pero todavía no son suficientemente fuertes para ser tajantes en términos de decisiones”, señaló.

Citando una frase que escuchó en una película, la analista mencionó: “Si yo pierdo, vuelvo a empezar, y eso es lo que debe hacer la ciudadanía permanentemente”.

Ello porque consideró que ningún movimiento social ha logrado resultados con una manifestación, sino que se necesitan diversos mecanismos de parte de la sociedad civil para ejercer presión.

"La agenda de la población no va a empatar con la de los diputados, mientras que estos solo le respondan a sus financistas actuales o a los que pueden serlo en el futuro", agregó Villagrán.

Por su parte, el exministro de Relaciones Exteriores expresó que “los políticos en Guatemala responden a la coyuntura, y entonces el día que hay una manifestación se asustan, pero tras algunos días en silencio vuelven a agarrar confianza”.

El exministro destacó la seriedad con la cual se han desarrollado las movilizaciones recientes, especialmente la del 20 de septiembre.

“Me impresionó tanto, porque no solo fue grandiosa en cantidad de gente, sino que fue ordenada y hubo un solo discurso”, señaló.

“Se repitieron tres consignas en todo el país y eso (demuestra) estructuración, articulación y estrategia”, añadió.

En tanto, Villagrán opinó que esta vez “no va a ser un 2015”, es decir que se logrará lo que se quiere con algunas semanas de manifestaciones.

“Hay que enfocar muchísimo cuál es la demanda de fondo y por ahora creo que se empieza a construirse un consenso alrededor de la Ley Electoral y de Partidos Políticos”, detalló.

Acerca del actuar de Jimmy Morales

Con relación a la forma en la cual ha actuado el presidente Jimmy Morales en los días recientes, Villagrán señaló que el rol de un mandatario es liderar, lo cual a su criterio “no se ha visto” en los casi dos años que el actual gobernante ha estado en el poder.

“Debe consensuar para avanzar en la agenda nacional y no ha demostrado tener ese nivel de madurez que le permita avanzar en términos del consenso, más bien ha contribuido a esas polarizaciones que se han dado últimamente en Guatemala”, señaló la catedrática.

Asimismo, mencionó que Morales no ha expresado con claridad cuál es la ruta por la cual quiere dirigir el país en lo que le queda de su gestión.

En cuanto a lo ocurrido ayer en el estadio Doroteo Guamuch Flores, cuando se jugaba el clásico entre Municipal y Comunicaciones, en donde el presidente fue recibido por los aficionados al fútbol con gritos y abucheos, Villagrán consideró que es una muestra del cansancio y la frustración que existe en la población porque no ve cambios positivos.

Mientras que Cabrera expresó que “nadie tuvo la mejor oportunidad en su vida de poder hacer una reforma fundamental en este país en el momento en que el presidente Morales gana las elecciones, además con una legitimidad muy grande”.

“Pudo haberse subido a la ola de la reforma y habría sido el gran reformador de este siglo, pero lo desaprovechó”, y ahora las condiciones cambiaron pues la gente ya no lo respalda, añadió.

El papel de Estados Unidos

A criterio de Cabrera, la presencia de Estados Unidos en Guatemala ha sido permanente, así como en las decisiones políticas del país.

Detalló que esa situación se inició con el tema de la migración, ya que gran cantidad de guatemaltecos se estaban trasladando al país norteamericano.

"El tema de la migración no se va a resolver hasta que haya condiciones adecuadas de empleo, educación, salud, entre otros en Guatemala", dijo el exfuncionario.

El entrevistado añadió: “A mí no me da ninguna esperanza la presencia de EE. UU. en Guatemala, siempre históricamente ha habido problemas y ha sido dañina para el país”.

Cambios y reformas

Villagrán señaló que de aquí a noviembre ve difícil que surja algo en el país como las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, pues aunque se está discutiendo el tema en el Congreso, aún no se llega al momento en que las propuestas de la población se empatan en lo que los legisladores avalan.

Tras el denominado “pacto de corruptos”, Villagrán opinó que “los diputados en este momento estarán tratando de negociar los más que puedan a su favor porque eso les permite empezar a ganar votos de cara al inicio del proceso electoral”.

“El presupuesto es una buena herramienta de negociación que le podría ganar a muchos diputados quedar bien con sus bases”, resaltó la catedrática.

Según ambos entrevistados, actualmente el tema que interesa en el Congreso es el del Presupuesto 2018. Aunque consideraron que hay algunos diputados que realmente entienden el mensaje de “la Plaza” y quisieran hacer algo a favor de la ciudadanía.

Además, Villagrán manifestó que en Guatemala ha faltado la capacidad de generar consensos en diversos temas. Y dijo que en cuanto a una eventual reforma electoral empiezan a darse consensos, pero de parte de la ciudadanía, y aún no se sabe cuál será la reacción de parte de quienes toman las decisiones.

La experta también resaltó la necesidad de tener un Estado más fuerte, que funcione bien, de forma transparente, y que ofrezca mayores oportunidades para la población.

Por aparte, el exfuncionario resaltó que “existe un llamado a gobernabilidad temporal, pero eso no resolverá el problema”, sino que se mantendrán los inconvenientes relacionados con la migración, salud y educación. “Guatemala está reclamando transformaciones estructurales más importantes”, refirió.

El exparlamentario se refirió así a Guatemala: “Tenemos un edificio que se está derrumbando, tiene grietas y cimientos que ya se carcomieron. Lo pintamos y se ve bonito, pero a la siguiente lluvia vuelve a caer hasta que se nos caiga encima”.

“O entramos a revisar los cimientos ahora y a hacer una restructuración del mismo o vamos a pintarlo otra vez y que se nos vuelva a caer encima”, expresó.

Y dijo que a su criterio existe una fecha límite para lograr cambios en el país, que es enero de 2019 cuando se convoque a elecciones

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo