Arreaga tiene la oportunidad de construir “un puente” que ayude a romper la conflictividad en Guatemala, señalan diplomáticos

El embajador Luis Arreaga arribó esta semana al país para suceder en el cargo a Todd Robinson.

Por Nancy Alvarez

Luis Arrega quedó ayer acreditado oficialmente como nuevo embajador de los Estados Unidos en Guatemala.

El diplomático, quien es de origen guatemalteco, presentó ayer sus cartas credenciales al presidente Jimmy Morales en un acto realizado en el Palacio Nacional de la Cultura.

Hoy, en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se dialogó acerca de lo que se espera de su gestión y se hizo una interpretación de sus primeras palabras ante la prensa nacional.

En un breve discurso que ofreció en el Palacio, Arreaga dijo: “Me enorgullece muchísimo representar al pueblo de los Estados Unidos ante el pueblo de Guatemala”. “Guatemala la tierra que me vio nacer, la tierra donde me inculcaron muchos valores”.

Como invitados en cabina participaron Fernando Andrade Falla y Freddy Lemke, ambos exembajadores de Guatemala.

Temas puntuales

Lemke señaló que Arreaga fue muy directo en su discurso al mencionar los tres ejes en los que se enfocará su labor: seguridad, la prosperidad y la buena gobernanza, mismos que según el entrevistado, están bastante relacionados con la problemática del país.

Además, “mencionó que quieren que trabajemos juntos por los intereses de los Estados Unidos y de Guatemala”, dijo.

“(Me dio) la impresión y esperanza de que haya un estilo y forma distinta de trabajar y de llevar esta agenda por beneficio de Guatemala”, resaltó Lemke, y añadió que en Guatemala hay un "genuino interés" de eliminar la corrupción y existe discusión acerca de cómo hacerlo.

En tanto, Andrade consideró que Estados Unidos ha tenido participación en los últimos años en la lucha contra la corrupción, y no solo en Guatemala, sino como parte de una agenda regional.

Añadió que Arreaga tiene una experiencia “valiosa” en el tema del combate de fenómenos trasnacionales como corrupción y narcotráfico, que a su criterio, generan de debilitamiento de las instituciones del Estado.

“Le damos la bienvenida como guatemalteco, es un compatriota que hizo una carrera brillante y muy profesional en Estados Unidos”, expresó el diplomático Andrade Falla.

De igual forma, explicó que la buena gobernanza es un concepto integral, que reúne no solo a la lucha contra la corrupción, sino que haya buenos servicios públicos, certeza jurídica, inversión, prosperidad, certeza a largo plazo y una ruta en que la sociedad y las entidades de Gobierno estén en relativa armonía.

Asimismo, mencionó que Arreaga llegó al país en una coyuntura donde se plantea la necesidad de entendidos entre los guatemaltecos, aunque resaltó que no se debe depender del acompañamiento de un embajador.

Y recordó que en su discurso, el nuevo embajador hizo énfasis en trabajar conjuntamente con los guatemaltecos que aspiran al cambio. También mencionó que es a los ciudadanos a “los que nos corresponde enderezar este país para que sea sostenible”.

"Llega en un momento en que se ha planteado un diálogo, en que los guatemaltecos tenemos que ser más humildes y hablar con gente con la que no necesariamente calificamos como contraparte", afirmó Andrade.

Compañeros de colegio

Arreaga se graduó en el Liceo Guatemala en 1970, y tanto Andrade como Lenke estudiaron en ese mismo establecimiento.

Lemke recordó que se graduó en la misma promoción que el embajador de los EE. UU. y que conoció a Arreaga como “uno de los mejores del colegio, muy inteligente y dedicado”.

Señaló que está tratando de hacer un acercamiento con otros compañeros de la promoción para darle la bienvenida en su regreso al país y recordar su época de estudiantes.

“Los amigos que uno forma en el colegio son los que duran más, no se olvidan”, resaltó.

Responsabilidad “compleja”

Lemke mencionó que la línea de Estados Unidos va enfocada en los temas de seguridad, prosperidad y gobernanza, en tanto, consideró que ello será la base del trabajo de Arreaga.

En ese sentido, el entrevistado expresó que Guatemala debe trabajar para mejorar su seguridad y así promover la prosperidad de los guatemaltecos, facilitar la atracción de inversiones y reducir la conflictividad que existe en la actualidad.

Añadió que Arreaga tiene una "responsabilidad más compleja que su antecesor, porque al ser guatemalteco tiene otra visión".

A criterio de Lemke, Guatemala tiene una cultura de desconfianza muy arraigada y eso no ayuda a facilitar un proceso de diálogo que permita resolver los problemas de causa y de fondo para anular la conflictividad.

“Él (Arreaga) tiene en sus manos un respaldo inmenso de la nación más poderosa de la tierra, en este país que lo vio nacer, en donde él ha de tener parientes y amigos, y un espíritu de colaboración para realmente resolver esas causas de fondo”, manifestó.

Y añadió que el nuevo embajador de los EE. UU. “tiene en sus manos algo que puede ser una gran oportunidad para este país, que es construir el puente que ayude a romper con la conflictividad que hoy nos está destruyendo y polarizando”.

En ello coincidió Andrade, al asegurar que “hay una oportunidad histórica de hacer un diálogo que no debemos dejarla pasar”.

El diplomático dijo que tomando en cuenta que Arreaga, no solo ha vivido aquí sino que ha seguido de cerca los temas nacionales en el marco de su trabajo, ve posibilidades de una "renovada" relación con los Estados Unidos y también en la relación entre guatemaltecos en esta coyuntura.

“Le damos la bienvenida calurosa y fraternal porque es un guatemalteco de corazón y que ha tenido éxito en su carrera profesional y estoy seguro que eso va a rendir sus frutos", manifestó Andrade Falla.

Por su parte, Lemke le deseó éxito y le ofreció apoyo. “Creo que él (Arreaga) viene con buenas intenciones”, finalizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo