Exfuncionarios ven necesaria una “demolición controlada” del sistema en Guatemala

Por Nancy Alvarez

Este jueves, en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se dialogó acerca de cómo hacer un diálogo nacional para salir de la crisis.

Como invitados en cabina participaron el excanciller Fernando Carrera y el exministro de Economía Richard Aitkenhead.

Ambos entrevistados coincidieron en que debe haber una serie de transformaciones en el país, enfocadas en las principales problemática, entre estas, cambiar el sistema electoral y de partidos políticos.

En ese contexto, el excanciller manifestó que “la política es un negocio más, es solo otra forma de hacer dinero a través del dinero público o a través del poder público”.

A criterio de Carrera, Guatemala está en una crisis profunda que incluye un acumulado de problemas y conflictos sociales.

Detalló que en 2012 integró la comisión que analizaba las posibles reformas a la Constitución, y que uno de los diagnósticos que alcanzaron sus integrantes fue que si no había cambios en cinco años se tendría una crisis y “la profecía se hizo realidad”.

Según Carrera, en Guatemala debe existir una “demolición controlada” del sistema y el diálogo debe enfocarse en lograr consensos con relación a cómo realizar ese proceso.

Carrera añadió que “lo peor que podemos hacer ahora es negarnos que hay una crisis”, y opinó que hay actores políticos y sociales “importantes” que niegan que haya crisis y creen que se van a solucionar las cosas “por las buenas”.

Aitkenhead detalló que “es obvio que el país necesita cambios estructurales”, y mencionó que por ahora una de las peticiones primordiales de la ciudadanía es depurar lo relacionado con el Congreso, tras la aprobación de lo que denominó “manto de impunidad”.

¿Quién debe aprobar las reformas?

De igual forma, se cuestionó si la actual legislatura tiene legitimidad para aprobar las reformas constitucionales y electorales necesarias.

“No podemos llegar a un nuevo proceso electoral con la misma Ley Electoral y de Partidos Políticos. Pero la primera pregunta que debería abordarse en un diálogo es quién debe aprobar esa nueva ley”, resaltó.

Y en cuanto a la exigencia de la población para que los legisladores renuncien, pero ante la posibilidad de que llegara a las curules “más de lo mismo”, el exfuncionario indicó que no importa quiénes lleguen, pues habría que darles el beneficio de la duda y mantenerlo “hasta que no hayan violando la ley”.

Además, indicó que el segundo gran debate es analizar si se hacen reformas parciales a la Constitución o se realiza una Asamblea Nacional Constituyente.

De acuerdo con Carrera, la expresión de la población no debe enfocarse en pedirles la renuncia a los funcionarios y diputados, sino demostrar que hay gente que ha cometido delitos y denunciarlos.

“Yo pienso que lo que hizo el Congreso no solo es ilegítimo, sino cae en actitud criminal y debe ser acusado como tal”, afirmó el exministro de Relaciones Exteriores.

Acerca del mandatario

Durante el programa también se abordó el tema del presidente Jimmy Morales y los antejuicios presentados en su contra, así como el pago del bono de responsabilidad que recibía de parte del Ejército.

“La imagen del presidente cayó por los suelos” a partir de que salió a la luz que estaba recibiendo fondos de parte de la cartera de Defensa, detalló Carrera.

Al ser cuestionado el excanciller acerca de qué le recomendaría a Morales en esta coyuntura, respondió: “me queda fácil, lo mismo que le recomendé a Otto Pérez Molina en 2015. Nomás apareció una acusación de la Fiscalía, a la hora yo le escribí un mensaje diciéndole presidente tiene que renunciar”.

“No permita que la institucionalidad guatemalteca, el poder público y que el presidente tenga que pasar por un proceso complejo de acusación judicial. Por estabilidad política e institucionalidad renuncie. No era un consejo para Pérez, sino para el presidente”, aseguró.

“Él se ha convertido en un obstáculo para la estabilidad institucional del país, él tiene que renunciar para que se proceda de una manera institucional el relevo y de esa manera se proteja la Presidencia, la institución, de las acusaciones contra Jimmy Morales.

Mientras que Aitkenhead opinó que solo hay dos esquemas: o retirarse o cumplir con el mandato para el que fue electo, que fue para luchar por la transparencia, la justicia y la honestidad.

“La pregunta que él debe hacerse es si todavía hay capacidad de maniobrar para retomar ese camino o va a estar tratando de defender el status quo y los poderes que han estado alrededor de la política por tantos años en Guatemala, expresó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo