Embajador Todd Robinson: “Mi ideología es la lucha contra la corrupción”

El diplomático aseguró hoy que no se arrepiente de nada de lo que hizo y dijo durante su gestión en Guatemala.

Por Nancy Alvarez

Con “gran orgullo” de haber representado a su país en Guatemala y de haber tenido la oportunidad de conocer una “sociedad valiente”, como calificó a los guatemaltecos, finalizará su gestión en las próximas semanas el embajador de Estados Unidos, Todd Robinson.

Así lo declaró el diplomático este martes en una entrevista en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, en donde resaltó que el enfoque de su labor en el país fue y seguirá siendo apoyar la lucha contra la corrupción. Y añadió que no se arrepiente de nada de lo que hizo y dijo durante su período como embajador.

Robinson también se refirió a los señalamientos que hace el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) contra exfuncionarios del gobierno del Partido Patriota (PP). De igual forma dio a conocer el momento más intenso y el más tenso de su gestión, y se pronunció con relación al calificativo de “idiotas” que dio a los diputados involucrados en la contratación de una empresa de cabildeo en Estados Unidos.

“La corrupción mata”

Robinson recordó que antes de ser embajador, tuvo la oportunidad de residir en Guatemala y que en ese período, entre 2009 y 2011, fue cuando notó que había “un problema grande en Guatemala”, pues observó que en ese tiempo hubo al menos cinco jefes en la Policía Nacional Civil (PNC) y los cambios se debieron a temas de corrupción.

Luego salió del país, y cuando regresó ya como embajador y se enteró de las investigaciones y el trabajo de la CICIG y el MP, notó que se trataba de algo “más fuerte” que lo que él pensaba, aseguró.

“La corrupción mata, la gente está sufriendo fuera y dentro de la ciudad de Guatemala.
Para combatirla deben verse como es y atacarla”, destacó.

Y añadió que ese es un problema en el cual hay muchos participantes, que viene de años atrás. “Todos los partidos han jugado un papel en la construcción de este sistema”, indicó.

De igual forma, resaltó que fue en 2015 cuando cambió todo en Guatemala, pues “la gente dijo no más, vamos a cambiar la sociedad y vamos a empezar ya”.

Lee también: Embajador Todd Robinson considera que hay presos de Mariscal Zavala que buscan defenderse

El embajador comentó que cuando se dieron las capturas del expresidente Otto Pérez Molina y la ex vicemandataria Roxana Baldetti por el caso La Línea, “hubo muchas dudas sobre qué iba a pasar.

“En reflexión, yo veo ese tiempo con satisfacción ese momento, pero ahora es la historia y Guatemala necesita mirar al futuro. Se debe pensar qué tipo de país quieren los guatemaltecos y guatemaltecas y cómo van a usar esta historia tan importante para cambiar la situación en Guatemala”, indicó.

Por aparte, con relación al tema de los guatemaltecos que están prófugos y se conoce de su permanencia en Estados Unidos, señaló que esas personas tienen procesos y se debe esperar la terminación de los mismos. “Estamos en negociaciones con el gobierno de Guatemala”.

Añadió que Estados Unidos maneja una lista que incluye a entre 80 y 90 guatemaltecos que están prófugos por diferentes delitos.

¿Por qué apoya Estados Unidos a Guatemala?

Robinson afirmó: “Si Estados Unidos tiene buenos vecinos, somos más seguros, podemos todos ganar en esta situación y no tenemos que preocuparnos por las fronteras”, esto al ser consultado sobre el motivo por el cual el país norteamericano apoya a Guatemala en diversos aspectos.

“Podemos trabajar en equipo sobre los temas importantes como la impunidad, criminalidad, terrorismo y eso es la preocupación de los EE. UU.: la habilidad de estar seguro como un país”, añadió.

Evitar la migración irregular, es otro motivo, pues “queremos asegurar nuestro país en cuanto a la seguridad nacional”. "Más que todo, lo que se quiere es tener vecinos exitosos, países donde Estados Unidos pueda hacer comercio e intercambios educativos y de cultura", dijo también.

“Queremos que los americanos quieran visitar a Guatemala y los guatemaltecos visiten a los Estados Unidos”, detalló.

Aparte de la lucha contra la corrupción, el embajador manifestó que otro tema en el cual se enfocó fue el apoyo a los jóvenes guatemaltecos.

Comentó que tuvo la oportunidad de viajar por varios lugares de Guatemala y estar con jóvenes “tratando de mejorar sus condiciones, llegando a sus gobiernos locales con propuestas para hacer proyectos de salvar la naturaleza, usar los recursos más eficientes para construir escuelas y mejorar las carreteras”.

De igual forma, dio a conocer que la nación norteamericana ha gestionado programas por medio de los cuales se le enseñó inglés a más de 4 mil guatemaltecos y guatemaltecas jóvenes. A quienes además se les formó en temas de cómo ser ciudadanos, cómo hacer propuestas para el país, cómo entrar a un partido político y cómo participar en la construcción de un país mejor.

“Esto para mí ha sido importante y lo veo con mucha satisfacción”, expresó el embajador.

Acerca de sus opiniones

El diplomático aseguró que nunca pensó en abstenerse de opinar sobre temas como la corrupción, el hambre y otros que afectan a Guatemala.

“Tenemos la responsabilidad de hablar claramente y directamente sobre los problemas”, dijo.

Y, al ser consultado sobre su ideología, Robinson afirmó: “Mi ideología es la lucha contra la corrupción. La democracia, las buenas relaciones entre dos países importantes en el hemisferio. Yo tengo un trabajo acá. Tengo 30 años trabajando como diplomático y he dejado izquierda y derecha al lado hace años”.

Asimismo, indicó “Mi trabajo es tratar de mejorar las relaciones entre nuestros países y tratar de usar los recursos que tenemos para mejorar la situación de la mayoría de los guatemaltecos en Guatemala y tratar de asegurar mi país, los Estados Unidos”.

Momentos clave

  • En junio de 2015, se anunció la implementación de un programa de apoyo de parte de Estados Unidos al Gobierno de Guatemala, que incluiría hacer pruebas de polígrafo a los trabajadores de la la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Todd Robinson dio declaraciones sobre el tema, pero para ello se colocó tras el podio asignado para el entonces presidente Otto Pérez Molina y eso fue criticado por algunos ciudadanos.

El diplomático explicó durante la entrevista de hoy que Pérez lo llamó en esa ocasión para discutir una forma de resolver la problemática en los puertos, y que él no sabía que iba a haber conferencia eso ese día luego de la reunión. Aclaró que utilizó el podio porque en la sala había un solo micrófono y cuando le preguntaron tuvo que ocupar ese lugar para dar las declaraciones.

. Foto: AFP
  • Robinson fue consultado sobre qué pasó en realidad cuando el entonces vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden dijo en 2014 que no quería ver, a la también entonces vicemandataria, Roxana Baldetti y explicó:

“Fue un mensaje claro por parte del gobierno de EE. UU. que hubo un problema con los gobernantes en ese entonces: la corrupción. Nosotros sabíamos que hubo alguna participación del Partido Patriota en el sistema corrupto”.

Añadió que no sabían exactamente quién, cuándo ni dónde, pero si sospechaban que “la corrupción terminó en el Palacio”.

  • Acerca de cuál fue el momento más intenso de su gestión, Robinson dijo que “hubo varios”. Entre estos recordó una ocasión en la cual se anunció Otto Pérez Molina convocó a conferencia de prensa y “todo mundo pensó que él iba a renunciar”.

“Pero el presidente salió en la televisión acusando a la comunidad internacional, principalmente al gobierno de Estados Unidos, de tratar de derrocar su gobierno”, indicó.

  • Y sobre el momento más tenso, Robinson dijo que fue cada semana después de abril de 2015, cuando esperaba las manifestaciones de los sábados. Calificó la situación de tensa, pues dijo que no sabía si se cometerían actos de violencia contra los participantes.

¿Buscaban sacar a la CICIG?

A criterio de Robinson, era "obvio" que los exgobernantes del Partido Patriota (PP) no querían la presencia de la CICIG en el país. Relató que eso lo notó cuando en enero de 2015 se anunció un foro nacional de justicia y el PP lo rechazó.

“(Se evidenció que) querían parar los avances, el progreso de justicia, las investigaciones y discusión en cuanto a cómo podríamos mejorar el sistema de justicia en el país”, resaltó. Y añadió que el momento de retirar a la Comisión del país estuvo “muy cerca”.

Calificativo de “idiotas” para los diputados

Robinson fue cuestionado con relación a sus declaraciones en referencia a los diputados vinculados con la contratación de una empresa de cabildeo en Estados Unidos, a quienes calificó como “idiotas”.

Señaló que, tomando en cuenta que Guatemala es un país donde “la gente sufre y es difícil ganarse la vida”, a su criterio tiene poco sentido utilizar dinero para pagar una empresa americana para hacer cabildeo para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Guatemala, cuando se tienen embajadas de ambos países para tal efecto.

“La verdad es que me enojé cuando escuché que ellos (los legisladores) iban a hacer esto en un país donde hay tanta necesidad. Usar este montón de dinero para este propósito no tenía sentido para mí”, afirmó.

Confianza en las autoridades

Robinson consideró que se les debe dar el beneficio de la duda a los que están encargados del trabajo de investigación y justicia en el país.

“Yo tengo mucha confianza en la gestión de la fiscal general Thelma Aldana, del comisionado Iván Velásquez, del ministro de Gobernación Francisco Rivas y todos sus equipos en que actúan en una manera profesional y correcta”, señaló.

A criterio de Robinson, el gobierno guatemalteco está “trabajando duro” para combatir la la narcoactividad y criminalidad, pero aseguró que esa labor no es algo fácil.

“La lucha contra la criminalidad no es fácil. Yo tengo mucho trabajo por el respeto de este gobierno y otros gobierno locales y nacionales”, afirmó.

Destaca experiencia de su sucesor

Acerca de lo que ocurrirá tras finalizar su gestión como embajador en Guatemala, Robinson aseguró que no tiene idea clara todavía.

“Estamos experimentando con la nueva administración en Washington y ellos tienen sus ideas sobre el futuro de los representantes de los Estados Unidos, yo tengo que esperar las decisiones de mis nuevos jefes”, explicó.

También dijo que tiene la “impresión de que queda muy poco” de su tiempo aquí en el país y que “no vamos a tener que esperar mucho para la llevada del nuevo embajador”. Añadió que probablemente se estaría retirando antes de que llegue Luis Arreaga, pues nunca coinciden ambos diplomáticos en el país en el que son asignados.

Asimismo, compartió que conoce desde hace mucho tiempo a Arreaga, el embajador de Estados Unidos designado para sucederlo en el cargo.

“Hemos trabajado juntos, venimos de la misma oficina, (ocupamos) el mismo puesto. La verdad es que yo creo que nosotros tenemos la misma visión sobre el futuro de Guatemala”, señaló. Aunque aclaró que Arreaga es una persona diferente y por lo tanto va a actuar diferente.

También mencionó que Arreaga tiene más experiencia que él, pues ha sido embajador antes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo