Testimonios de sindicados confirman cobro de sobornos de parte de Alejandro Sinibaldi

Por Kenneth Monzón

Este lunes, en el quinto día de audiencia de primera declaración del caso “Construcción y Corrupción, los negocios del Micivi”, varios sindicados rindieron su testimonio ante la jueza Ericka Aifán, titular del Juzgado D de Mayor Riesgo.

Algunos de los señalados confirmaron que pagaron sobornos exigidos por el exministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi; y otros relataron cómo fue que sirvieron como “testaferros” de la estructura criminal que supuestamente dirigía el exfuncionario.

Salarios a cambio de firmas

Elder Rumaldo Vásquez, señalado de ser testaferro, indicó que en 2004 entró a trabajar a Ferretiendas.

“Mi jefe Walter López (también sindicado) me pidió que firmara para la empresa. Era mecánico y cotizaba mercadería. El señor López me pidió que si quería ser representante legal y accedí. Me prometió que iba a responder", aseguró.

Vásquez añadió que el empresario Walter López le pagaba por su trabajo Q6 mil. "No me pagaba más por firmar los cheques”, dijo.

. Foto: Kenneth Monzón

En tanto, Griselda Beatriz Álvarez Medina, también supuesta testaferro quien se entregó a la justicia la semana pasada, explicó que recibía un salario de Q2 mil 350. Declaró que firmaba cheques y que “pensaba” que estos eran de planilla y pago de proveedores.

"Hice prácticas en 2012 y el señor Walter López (sindicado) me contrató para Coingua. Los cheques me los daba él”, aseguró.

. Foto: Kenneth Monzón

Sobornos del 15%

Rafael Ángel Díaz Fión, de la Compañía Constructora de Obras Civiles S. A. (Cocisa), detalló que la cartera de Comunicaciones mantenía una deuda de arrastre de entre Q80 y Q100 millones con esa empresa y que Sinibaldi exigía el 15% a cambio de cancelarla.

"El procedimiento de pago fue: luego de recibir el pago del MICIVI el señor Sinibaldi me envió las facturas. Ejerció mucha presión. Mandaba a pedir los cheques", explicó.

Mientras tanto, Rafael Ángel Díaz Samos, también de Cocisa, aseguró que "se le pagó Q3.7 millones a Sinibaldi como soborno".

De acuerdo con el empresario, no prestaron servicio y esa fue la forma de cobrar comisiones.

Asimismo, Díaz Samos detalló que Sinibaldi exigió el 15% de comisión por la obra de dos carreteras en Huehuetenango.

"El país no fue afectado. Se pagó Q3.7 millones por la deuda de Q100 millones", resaltó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo