Helen Mack: “Es más fácil sacar al Presidente o a un diputado, que a un juez o un sindicalista”

Los invitados del programa A Primera Hora consideraron este martes que no existen motivos para que el juez Miguel Ángel Gálvez sea recusado.

Por Nancy Alvarez

En el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, se conversó este martes acerca de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Blanca Stalling, implicada en un caso de tráfico de influencias; y sobre el caso La Línea, en donde hoy se realizará una audiencia en la cual la defensa de Otto Pérez Molina solicitará que el juez Miguel Ángel Gálvez sea separado del proceso.

Los invitados fueron Helen Mack, de la Fundación Myrna Mack, que integra el Movimiento Pro Justicia; y Benedicto Tenas, abogado penalista, exfiscal del Ministerio Público (MP) y exdefensor del Instituto de la Defensa Pública Penal (IDPP).

Stalling “sabe mañas”

Con relación a Stalling y a las diferentes acciones que ha realizado para evitar ser ligada a proceso penal por el delito de resistencia al arresto, Mack expresó que su experiencia en el sistema de justicia le permite conocer sobre el tema y actuar de esa forma.

“Se sabe todas las mañas y tips para ir atrasando y dándole largas a su proceso”, señaló.

Cabe recordar que Stalling se presentó ayer sin sus abogados defensores a una audiencia en el Juzgado Séptimo de Primera Instancia Penal, a cargo del juez Adrián Rodríguez. Se le indicó que se le asignaría uno del IDPP, pero ella no aceptó.

En esa diligencia se conocería si sería ligada a proceso penal por haberse resistido a ser detenida en febrero de este año, cuando era buscada por las fuerzas de seguridad bajo sindicaciones de tráfico de influencias. En esa ocasión fue sorprendida utilizando una peluca y anteojos.

El juez Rodríguez se inhibió ayer de seguir conociendo el caso de Stalling.

A criterio de Mack, la magistrada, quien está separada de su cargo, podría estar comportándose de esa forma porque no quiere que se le procese por otro delito, pues ya está ligada por tráfico de influencias. Si es procesada de nuevo, eso le sumaría más años si en caso se dicta alguna pena en su contra, dijo Mack.

Lee también: Jefe de la FECI espera que “no pase de 2017 sin que se tenga sentencia en el caso La Línea”

Por su parte, Tenas mencionó que Stalling ha tenido y continúa teniendo poder. Agregó que desde tiempo atrás hay “sociedades” con diferentes actores y partícipes, y que esas estructuras aún persisten.

Dijo también que el hecho de que se capture a una persona no quiere decir que esas agrupaciones se destruyan, sino que desde “afuera” siguen brindando apoyo a quienes estén vinculados con ellas.

No hay razones para recusar a Gálvez

La recusación contra Gálvez fue presentada el 21 de febrero de 2017, y hoy se desarrollará la audiencia en la cual la Sala de Apelaciones de Mayor Riesgo escuchará los argumentos del expresidente Pérez Molina para separarlo del caso La Línea.

Tanto Mack como Tenas consideraron que no existen motivos para recusar a Gálvez.

Mack indicó que los abogados del expresidente han interpuesto diferentes recursos para que Gálvez ya no conozca ese proceso, pese a que el juzgador “ha sido incorruptible hasta el momento”.

Lee también: Expresidente Otto Pérez pedirá esta semana que separen al juez Miguel Gálvez

Añadió que debe existir auditoría social y que todos los ciudadanos deben “tener los ojos bien puestos” para verificar que se resuelva conforme a derecho.

Al ser cuestionados sobre si consideraban que la sociedad reaccionaría si en caso Gálvez fuera separado, la presidenta de la Fundación Myrna Mack señaló que sí habría cierta reacción, mientras que Tenas expresó que no será así, que quizá podría existir cierta movilización, pero por parte de las agrupaciones de derechos humanos y no de la población en sí.

Persecución contra “jueces buenos”

Mack indicó que hay varios casos en los cuales se han visto señalados los jueces y magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), aunque dejó en claro que en ese Organismo también existen “buenos” juzgadores.

Recordó que hay “dos casos de los que nadie habla”, y que pese al tiempo transcurrido no han tenido avances e incluso los involucrados siguen trabajando en el Organismo Judicial (OJ).

Uno es el del magistrado Erick Santiago, quien supuestamente negoció una “mordida” de Q90 millones. El otro es el de Carol Patricia Flores, sindicada de enriquecimiento ilícito, explicó.

La entrevistada añadió que “hay un sistema que encubre a los jueces malos y persigue y castiga a los jueces buenos”, y dijo que estos últimos sufren también persecución.

“Es más fácil sacar al Presidente, a un ministro o a un diputado, que a un juez o a un sindicalista”, resaltó Mack.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo