Señalan que no era responsabilidad de PNC atender crisis en Hogar Seguro

Invitados al programa A Primera Hora coincidieron en que la responsabilidad de atender la crisis en el Hogar Seguro correspondía a autoridades de Bienestar Social y no a la PNC.

Por Nancy Alvarez

Este jueves, en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas, se analizaron los datos dados a conocer durante la audiencia de primera declaración del caso Hogar Seguro, en donde ayer rindieron declaración dos de los sindicados y el Ministerio Público (MP) reveló testimonios de víctimas sobrevivientes.

Los invitados en cabina fueron Verónica Godoy, integrante de la Instancia de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública; y Marvin Rabanales, abogado de derechos humanos de la niñez. Mientras que por vía telefónica participó el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Nery Ramos.

Tanto Godoy como Rabanales coincidieron en que la PNC no era la responsable de manejar la crisis en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, ubicado en San José Pinula, la cual se inició el 7 de marzo con la salida masiva de los menores recluidos en el lugar y continuó al día siguiente con un incendio que dejó 41 niñas y adolescentes fallecidas.

Para Godoy, la función de la PNC no es la de defender niños. Aunque aclaró que por supuesto debe prestar auxilio, pero es distinto a lo que las autoridades a cargo del centro le requirieron con relación a que se encargara de mantener el control.

“La responsabilidad definitivamente era de la Secretaría de Bienestar Social (SBS) y de las autoridades del centro de protección. La PNC no podía asumir esa responsabilidad porque no le compete”, dijo.

Rabanales señaló que a la PNC no le correspondía retomar el control, ni tener la llave de la habitación en donde estaban encerradas las niñas (como algunos testimonios señalan, aunque no se ha confirmado), sino que eran las autoridades de la SBS quienes debían tener a resguardo a los niños y adolescentes.

No eran “fugados”

Godoy añadió que los encargados del centro y delegados de la SBS manejaron lo ocurrido la noche anterior a la tragedia, cuando varios de los menores abandonaron el centro, como si se tratara de reos fugados. “Ellos no se pueden fugar, sino que se escaparon”, dijo.

Mientras que Rabanales expresó: “Ellos no debieron haber sido considerados fugados, ellos abandonaron un programa de acogimiento y protección”.

Lee también: Director del Hogar Seguro se defiende y señala a la Policía por la tragedia

El abogado entrevistado indicó además que lo ocurrido no era un motín, sino que era un problema de desorden que tenía que haber sido atendido.

Con relación a ello, Ramos indicó que la PNC acudió al lugar para apoyar en el resguardo perimetral del área, seguridad y protección. Sin embargo, resaltó que ante el pedido de las autoridades del centro también participaron en el retorno de los menores evadidos al lugar.

Según el funcionario, los niños y adolescentes fueron trasladados la noche del 7 de marzo al frente de las instalaciones, en donde permanecieron la mayor parte del tiempo, pues mencionó que la SBS, la Procuraduría General de la Nación y la Procuraduría de los Derechos Humanos “no se ponían de acuerdo si darles ingreso o no”.

Lee también: Temen “efecto dominó” en centros de menores luego de tragedia en Hogar Seguro

Agregó que un equipo especializado participa en el proceso investigativo para determinar la verdad y las circunstancias de lo que ocurrió en el lugar, tanto el día de la tragedia como la noche anterior.

En cuanto a las denuncias de supuestos abusos contra los menores para retornarlos al Hogar Seguro, dijo que las pesquisas determinarán si existió algún tipo de agresión, o exceso de fuerza.

Malas decisiones

Con relación al incendio del 8 de marzo, Ramos señaló que ese día en el centro de menores hubo un enfrentamiento en donde la PNC se vio obligada a intervenir para retomar el orden porque había agresiones físicas, lanzamiento de piedras y una permanente amenaza contra los otros niños que estaban recluidos en el lugar.

Por su parte, Godoy resaltó que se pudo haber salvado muchas más niñas si se hubiera trabajado de otra manera y si quienes se encontraban en el centro hubieran abierto rápido la puerta. Incluso señaló que a los bomberos se les permitió ingresar al inicio de dos en dos al lugar, pese a la emergencia que se registraba.

“Las decisiones que tomaron fueron fatales, que ni por sentido común se tomarían”, indicó.

Ramos coincidió en que se dieron malas decisiones. Dijo que durante el proceso de investigación se ha podido determinar que se tomaron “muchas decisiones erróneas”, empezando por la que se tomó de encerrar a las niñas en un espacio tan pequeño y sin servicios básicos.

Con relación a esto, Rabanales consideró que las autoridades a cargo de los menores no tenía capacidad instalada, ni recurso humano. A su criterio, la situación fue rebasada, se desbordó, “fue una avalancha que no se sabía cómo afrontar”.

Finalmente, Godoy indicó que las personas a cargo no eran las idóneas, no sabían qué decisiones tomar y le dejaron el trabajo a la PNC. Por lo cual consideró que en la investigación se deberán determinar las responsabilidades penales que correspondan.

En tanto, Rabanales afirmó que debe de analizarse lo ocurrido. También resaltó que es necesario asignar los recursos adecuados a la SBS, pues sin ello la institución no va a poder refundarse e implementar un verdadero programa de protección.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo