Repudio, dolor y tristeza a un mes del trágico incendio

El juez decidirá el 7 de abril de 2017 si vincula al caso a Anahy Keller, Carlos Rodas y Santos Torres por la muerte de 41 adolescentes.

Por Kenneth Monzón

El sábado se cumple un mes de la tragedia que acabó con la vida de 41 adolescentes como consecuencia de un incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción. En la “megasala” de audiencias del Organismo Judicial se planteó la acusación y los familiares de las víctimas exigen que “se haga justicia”.

El 7 de abril de 2017 se prevé que Carlos Guerra, titular del Juzgado Cuarto Penal, resuelva el caso. “Terminamos mañana”, anunció a los periodistas durante uno de los recesos cuando los defensores expusieron.

Petición

La Fiscalía solicitó vincular al proceso a Carlos Rodas y Anahy Keller, quienes dirigieron la Secretaría de Bienestar Social, a cargo del asilo. También a Santos Torres, exdirector del Hogar.

“A ellas, señor juez, se les impuso un castigo. El lugar no era idóneo para encerrarlas y abandonarlas”, argumentó la fiscal Berónica de León.

Los querellantes replican el caso

“Como fueron buenas para escapar sean buenas para aguantar”, leyó el querellante Rafael Maldonado y recordó lo que les recriminó un policía a las adolescentes cuando sucedió el incendio. La víctima es una de las sobrevivientes y está en Estados Unidos.

 

“El presidente Jimmy Morales es el responsable de los tres nombramientos”.
Jennifer Bravo, querellante

Cuatro testimonios de los familiares:

 

Lilian Estrada, amiga de la familia Barahona

“Era como una de mis hijas y le encantaban las matemáticas”

“Cada mañana veía a la muchachita Joselyn Barahona cuando iba a estudiar. Era mi vecina en la colonia Primero de Julio, en Mixco y la quería como una de mis hijas. Es triste, por un problema familiar llegó al Hogar hace cinco meses. Supe que iba a salir el 24 de marzo de 2017 y no fue así. Le dañaron su vida. Recuerdo que le encantaban las matemáticas. y a mi me pidieron venir a tribunales, porque su tía tiene tanta tristeza y no desea escuchar lo que le pasó”.

 

“Joselyn era una niña huérfana y la crió su tía. Siempre me saludaba y me deseaba que pasara un buen día”.

 

Elsa Siquin, madre de Jenny ramírez Siquin

Una familiar solicita justicia y que siga la investigación

La señora Siquin vive en San José las Rosas, en Mixco y ha acudido a todas las audiencias donde procesan a tres exfuncionarios de la Secretaría de Bienestar Social por el incendio donde murió su hija de 15 años. Durante uno de los recesos se atrevió a recordar los vejámenes que Jenny sufrió en el Hogar. “En una oportunidad me pudo hablar que la habían castigado. La golpearon aunque no recuerdo si fueron los monitores (profesores) o otras adolescentes. Lo que pido es que se haga justicia”.

 

“Deseo que mi hija sea recordada como alguien cariñosa y alegre. Confío en que la verdad se sabrá y se hará justicia”.

 

Ericka Alfaro, tía de sobreviviente

Sobreviviente ya puede hablar y dice: “Estoy triste”

“Mi sobrina de 14 años tenía cinco meses de estar en el Hogar. Ella es una de las 15 sobrevivientes y recibe atención en un hospital en Houston (Texas, Estados Unidos). La semana pasada nos alegramos porque ya puede hablar, aunque lo que nos dijo por teléfono nos entristeció: ‘Estoy triste, estoy mal, ya no quiero regresar al Hogar’”. Alfaro comentó que el padre de la menor, Israel, fue asesinado en 2011 y a su mamá, Ada, no le otorgaron un permiso donde trabaja para estar en las audiencias.

 

“En el caso he visto que nadie se quiere hacer responsable. Sabía a las niñas les daban mala alimentación y habían constantes castigos”.

 

Anastasia Martínez, mamá de Dairy Domingo Martínez

Viajó desde Huehuetenango para seguir la audiencia

“Recuerdo cuando mi hija practicaba gimnasia. Era una niña alegre y curiosa”, mencionó Anastasia Martínez, quien viajó desde la cabecera de Huehuetenango para seguir de primera mano los detalles de la audiencia. “Es triste y aún no lo acepto. Hoy pude ver a otra madre que se desmayó al escuchar lo que les habían hecho en el Hogar”, explicó. Su hija ingresó al asilo el 19 de enero de 2017 porque “tuvo miedo” porque su papá la había amenazado y gritado. Entonces solicitaron ayuda a un juez.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo