Morgue y hospitales, epicentros de dolor un día después

Dolor, angustia y desesperación vivieron los familiares de las víctimas del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en San José Pinula.

Por Publinews

La morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) y los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios fueron epicentros de dolor y drama, ya que los familiares de las víctimas del siniestro en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción pudieron saber de sus parientes.

En el Inacif, en medio del llanto inconsolable de padres, hermanos, tíos y vecinos de las menores, improvisaron un altar para honrar la memoria de las jovencitas que murieron a causa de la gravedad de sus quemaduras y por asfixia por intoxicación con monóxido de carbono.

En el Hospital Roosevelt un grupo de personas caminaba de un pasillo a otro pidiendo saber el estado de salud de las niñas que ingresaron en el área de cuidados intermedios, coronarios y en la unidad de quemados.

Mientras que en el Hospital San Juan de Dios aproximadamente 40 personas pidieron identificarla a las víctimas.

Cientos de personas acudieron a la Plaza de la Constitución y a la Casa Presidencial en donde colocaron velas, elevaron una plegaria y exigieron justicia.

En Ciudad Penonia, Mixco, velaron los restos de Siona Hernández.

Sin conocer su paradero

A la morgue del Inacif llegó Mario Rodríguez, quien se dedica a la albañilería, en busca de su hija que hasta el pasado lunes se encontraba en el Hogar Virgen de la Asunción. Mario comentó que desde que se enteró de la tragedia en el refugio empezó la búsqueda en hospitales; sin embargo, no la había localizado. Su esposa, desesperada, dejó una muestra de sangre en el Inacif para ver si identificaba a su hija entre los cadáveres que estaban a la espera de una necropsia.

Búsqueda desesperada

Arabeli Jumay Shalic viajó desde una aldea de Zaragoza, Chimaltenango, hasta el Hospital Roosevelt, en la zona 11, para buscar a su hija Ana Rocelia Pérez Jumay, de 14 años, quien tenía dos meses de estar en el Hogar Seguro. Ana Rocelia y sus cinco hermanos, de 6, 7, 9, 10 y 11 años, estuvieron en el refugio Shalom desde marzo de 2015, de donde se fugó la menor. Los hermanos Pérez Jumay llegaron al albergue porque una vecina de Anabeli la denunció por maltrato infantil.

La trataban como “perro”

“La trataban como perro porque le tiraban todo”, dijo entre lágrimas Irma Uluam, quien salió de reconocer a su hija Crisna Yamilet Cu Uluam, de 15 años, quien murió en el Hospital Roosevelt a causa de las quemaduras en su cuerpo. Crisna llegó al hogar en noviembre de 2016 luego de que la persona que la cuidaba se quejó con las autoridades de que la menor se había salido sin su permiso de su casa. En el Hogar Seguro, Crisna era víctima de violencia y de malos tratos.

Entre la vida y la muerte

Con un llanto inconsolable Claudia Mercedes Tecún le contó a una delegada de la Fundación Sobrevivientes cómo su hija, Eneyda Nohemí Tecún Muñoz, de 17 años, estaba viva, pero en coma y permanecía en la sala de cuidados intensivos del Hospital Roosevelt. Claudia, con un pañuelo blanco en sus manos con el que se limpiaba las lágrimas, comentó como Eneyda Nohemí fue obligada a hacerse un tatuaje y a fumar marihuana en el Hogar Seguro.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo