“Quiero que me la entreguen” dice madre de menor del Hogar Seguro

Aún hay personas que no reciben una respuesta clara de parte de las autoridades acerca del paradero de sus hijas luego del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, ubicado en San José Pinula, donde la cifra de fallecidas superó las 30.

Por Wendy Morataya

Marina Zapeta Guerra no sabe si su hija está con vida, pero sin importar su condición, quiere tenerla de vuelta. Alicia Marisol de 14 años es el motivo de su angustia.

La menor se encontraba en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción igual que su hermano de 9 años de edad. Marina no ha recibido información del paradero de su hija luego de la fuga del martes y el incendio del miércoles.

Padres de familia llegaron a primera hora a ese lugar en busca de información por los 70 niños que aún están albergados, según un reporte de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

Padres de familia esperan respuesta de las autoridades. Foto: Wendy Morataya

Ella cree que su hija es una joven con un suéter de color verde que observó por la televisión cuando era ingresada a un hospital. Una niña sobreviviente de la tragedia le aseguró que así iba vestida Alicia Marisol.

Marina hace guardia frente al portón del Hogar Seguro con la esperanza de ver a su hijo de 9. En ese lugar, sobre viejos troncos han sido colocadas velas y flores en memoria de las víctimas.

Frente al ingreso del hogar ha sido improvisado un altar. Foto: Wendy Morataya

Recuerdos de Alicia

“Ella jugaba y cantaba alabanzas. Es una niña muy obediente, si le pide una cosa, ella se la hace”, recuerda Marina acerca de su hija.

Explicó que le quitaron a sus hijos y los enviaron al centro a cargo del Estado por una denuncia de su hijastra, de 16 años. El señalamiento es que los menores recibían malos tratos. La madre se defiende y asegura que no le comprobaron nada.

Marina quiere saber dónde está su hija. Foto: Wendy Morataya

Marina también recuerda cuando jugaba con Alicia. Cuenta que era su confidente. La menor le dijo que cuando fuera grande trabajaría para ayudarla y por eso no pensaba en casarse.

“No estoy bien, me duele hasta la cabeza es por ella, no sé donde está”, menciona volteando la vista, al mismo tiempo reclama que ninguna institución le ha brindado información.

“Si ella está viva que regrese a mis brazos, aquí la estoy esperando”, es el mensaje que Marina le envió a Alicia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo