Doña Carmen Camacho, una vida dedicada al comercio

Con su esfuerzo, doña Carmen Camacho sacó adelante a su familia y dio estudio a sus hijos.

Por Joel Suncar

María del Carmen Camacho desciende de una familia de comerciantes, ya que sus padres, abuelos y bisabuelos se dedicaron al “comercio popular”, como ella dice.

Desde que era una niña, empezó a trabajar. Cuando se casó con Jorge Guzmán, puso una venta de comida a inmediaciones del parque Concordia, en la zona 1.

Treinta y cinco años después, el humo del carbón y de los buses dañó sus bronquios. Por ello, tuvo que dejar el negocio de la comida y decidió poner una venta de productos de belleza.

“Hace 22 años, mi esposo murió. Tuve que luchar sola para darle estudio a mis cinco hijos. En época navideña aprovechaba para vender juegos pirotécnicos”, recordó.

Se gradúa

Las jornadas agotadoras no frenaron su ímpetu. Sacar adelante a su familia fue su motivación principal.

“Ha sido un trabajo duro y arduo. Mi mayor satisfacción es que mis hijos se hicieron profesionales. Es un triunfo para mí”, dijo.

En 1979, doña Carmen se graduó de secretaria comercial. “Laboré 15 años en el Ministerio de Gobernación. Después de trabajar, me iba a vender”, afirmó.

En la actualidad comercializa productos de belleza en la Plaza del Comercio Popular, ubicada en la plaza Barrios, zona 1.

Allí vende pintalabios, maquillaje, aretes, diademas, peines, ganchos, champú, desodorantes y varios accesorios más.

Cuando mi esposo murió, tuve que luchar sola para darles estudio a mis cinco hijos". María del Carmen Camacho, comerciante.

 

El número

  • 35 años vendió comida en la zona 1

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo