Mató a un vecino que “se le coló” en la fila para llenar un balde con agua potable

La comunidad Llanos, en Palencia, no olvida la madrugada del 20 de marzo de 2013. El guardia de seguridad César Regino Díaz Gutiérrez mató a su vecino José Gilberto López Gómez.

Por Kenneth Monzón

Desesperación. Cólera. Enojo. Estos son los sentimientos de un hombre que discutió con uno de sus vecinos porque se había “colado” en la fila de espera para llenar un recipiente con agua potable.

La comunidad Llanos, en Palencia, no olvida la madrugada del 20 de marzo de 2013. Como es habitual el servicio de agua entubada era deficiente. Había un solo chorro para surtir a más de 100 viviendas. Y lo peor: Solo había agua un día a la semana.

Una mujer, identificada solo como Noemi, convivía con el guardia de seguridad César Regino Díaz Gutiérrez. Esa mañana tomó una tinaja y caminó hasta donde estaba la llave para llevar agua a su casa.

Los testigos dicen que intentó “colarse” y no esperó su turno. Entonces, la obligaron a retirarse. La mujer corrió con su esposo, el guardia Díaz, y le contó lo que había sucedido.

Díaz se enfureció y tomó su revólver .38 que guardaba cerca de la almohada. Los vecinos dicen que discutió con su vecino José Gilberto López Gómez. “¡Se coló. No le tocaba!”, gritaban.

El guardia empuñó su revolver. Le apuntó al pecho a su vecino López y apretó el gatillo. El disparo fue certero y acabó con la vida de López.

Juicio

El caso llegó a debate en el Tribunal Décimo Unipersonal, a cargo de Enrique Maldonado. Hoy fue la sentencia de 15 años de prisión por homicidio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo