A 41 años del terremoto que hirió el corazón de Guatemala

Décadas han transcurrido desde aquella sombría madrugada del 4 de febrero de 1976.

Por Publinews

 

Guatemala fue asolada por un sismo de 7.6 grados que provocó la muerte de aproximadamente 23 mil personas y causó pérdidas millonarias en los 22 departamentos. El seísmo que duró 49 segundos, fue uno de los episodios más devastadores y tristes en la historia del país.

 

La tragedia, marcó el corazón de los guatemaltecos, que como si fuera ayer, recuerdan a sus familiares víctimas de la naturaleza.

El 4 de febrero de 1976, muchos se despertaron sorprendidos y asustados tratando de salir de las viviendas que estaban parcialmente destruidas. Otros no tuvieron tanta suerte.

Los que sobrevivieron, quedaron devastados con el panorama que se vislumbraba en las calles: oscuridad, escombros, llanto y personas sepultadas.

 

El terrorífico panorama, provocó colapsos nerviosos, por las escenas desgarradoras que se observaban en todas partes.

 

María Velásquez, una de las sobrevivientes, que para ese entonces tenía 12 años, relató cómo fue la experiencia. “Eran un poco más de las tres de la mañana. Un movimiento sacudió a Guatemala, salí de mi casa corriendo con mi mamá y todo era oscuro. Cuando por fin la luz del día iluminó. Lo que vi me dejó sin aliento. Padres cargando a sus niños sin brazos o piernas. Era desolador”.

Lo cierto es que ese día Guatemala cambió para siempre. El presidente Kjell Eugenio Laugerud García, lideró con bastante eficiencia la tarea de levantar la moral y la reconstrucción del país, a pesar que el 60% de las viviendas del país se vinieron abajo.

Muchas personas se solidarizaron con vecinos y familiares que sufrieron pérdidas. Las casas que permanecieron sin daños empezaron a albergar a más de una familia.

Las personas empezaron a dormir en la calle improvisando casas de campañas que en ese tiempo empezaron a llamarse “champas”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo