Yoav Katz: "La ONU no ha resuelto ningún problema en el mundo"

Por Publinews
[gallery link="file" ids="685592,685593,685594,685597,685598,685599,685600,685601,685602,685603,685604,685605"]

Publinews discutió con el viceembajador israelí en Guatemala, Yoav Katz, sobre diferentes asuntos de geopolítica, en cuenta el conflicto palestino-israelí, la crisis humanitaria en Siria, la visita del presidente Jimmy Morales a Israel, la cooperación entre ambos países y otros asuntos.

Yoav Katz

Reina Damián

Foto:

¿Son útiles los foros internacionales para resolver el conflicto palestino-israelí?

Con mapas se puede entender la situación complicada y por qué es tan complicado resolver el conflicto de Israel y Palestina. Las resoluciones en foros internacionales solo sirven para alejarse de la resolución del conflicto. El problema es que los palestinos no quieren recibir judíos ni al Estado de Israel como vecinos en la región. Por eso han rechazado todas las ideas en las resoluciones. En abril de 2014, el presidente Obama presentó personalmente una resolución, y se encontró con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás. Aunque tenemos problemas con esa resolución, lo recibimos porque creemos que la única solución es la negociación directa. Los israelíes y los palestinos necesitan hablar sobre todos los temas importantes y difíciles. Ellos han entendido durante los últimos años que reciben todo lo que quieren recibir vía foros internacionales. Por eso no necesitan hacer nada sobre la mesa de negociación. Países extranjeros, que no son parte de la región, les ofrecen todo lo que quieren. Eso es un problema. Nosotros siempre hemos dicho, desde 1947, que la única manera de resolver problemas tanto en el Medio Oriente como en el mundo es el diálogo. La ONU no ha podido resolver ningún problema en el mundo. Ellos no van a empezar con el conflicto del Medio Oriente.

¿A qué le atribuye que tanto Guatemala como la inmensa mayoría de países latinoamericanos hayan apoyado el reconocimiento del Estado palestino durante los últimos años?

Es algo triste. Hemos hablado sobre esto en la Cancillería. Ya pasamos esa etapa. Entendimos a Guatemala. Pensamos que todos los países quieren resolver el problema, pero deben decirles claramente a los palestinos que deben sentarse a negociar y no llegar a Guatemala, a Colombia, países con los cuales tenemos una amistad excelente, a hablar con las autoridades para que nos presionen. Nosotros estamos listos para discutir sobre todo: fronteras, agua, seguridad, asentamientos, de manera abierta y clara, porque, al fin, necesitamos vivir juntos. Nuestros dos países es nuestra región. Después de que resolvamos los problemas, necesitaremos trabajar y negociar juntos. Si alguien quiere resolver el problema, si alguien quiere construir un edificio de paz, debemos empezar hacerlo de abajo arriba, con negociaciones, con relaciones comerciales, culturales, deportistas, y solo después debemos hablar sobre fronteras.

Yoav Katz

Reina Damián

Foto:

Sin embargo, muchos analistas sostienen que es muy difícil negociar con asentamientos israelíes en crecimiento. ¿Ha habido un error en su estrategia?

Estoy seguro de que los asentamientos no son los problemas en el proceso de paz. Queremos ofrecerle un ejemplo: en 2005 desmantelamos los asentamientos en la Franja de Gaza. Hoy en día no hay un judío en Gaza. Inmediatamente después de nuestra salida, Hamás tomó el control del territorio. Desmantelamos asentamientos en la península del Sinaí hace muchos años. Por eso tenemos un acuerdo de paz con Jordania, además de uno con Egipto. El problema es que los palestinos aún no quieren aceptar judíos israelíes como sus vecinos. Y por eso el ministerio de Educación palestino difunde que, para ellos, el mapa oficial del Estado palestino es el territorio completo. El mapa de Israel, sin embargo, muestra que Judea y Samaria están divididos por línea punteadas. Nosotros sabemos que está bajo el control de la Autoridad palestina. Sabemos que debemos hablar, negociar el futuro de esos territorios, pero cuando los palestinos hablan en árabe, no en inglés en cumbres internacionales, postulan, sobre el futuro Estado, es Tel Aviv, el norte de Israel, toda la ciudad de Jerusalén, pero para nosotros Judea y Samaria es la raíz del hecho que somos judíos. La palabra judío es por la Judea. Nuestras raíces están ahí. Es difícil para nosotros dividir el territorio. Pero si por paz verdadera, no por mapas y documentos, nosotros aprovechamos y promovimos que el problema, desde nuestro punto de vista, no es el territorio. Estamos listos para recibir paz y ofrecer territorio. La única pregunta es de qué clase de paz hablamos. Los problemas con los palestinos son de identidad, religiosos, las raíces son muy antiguas. Los problemas no son como con Egipto o Jordania. Los asentamientos no son el problema y sí la educación de los jóvenes palestinos y las posturas de liderazgo palestino, que niegan la existencia del Estado judío. Los palestinos no están listos aún para construir un verdadero edificio de paz en la región. Piensan que vía foros internacionales van a conseguirlo todo.

¿Por qué a Israel le ha tomado tanto tiempo recibir refugiados sirios durante esta crisis?

Durante los últimos seis meses nosotros hemos recibido sirios. Cambió, sí, que no queríamos decir nada públicamente, por dos razones. ¿Quiénes son las partes que luchan en Siria? Tenemos los guerrilleros del ejército sirio, que recibe ayuda de Hezbolá, y además los rebeles, también terroristas. Para nosotros no hay buenas opciones en la región. Debemos elegir entre uno u otro terrorista. Por eso recibimos heridos sin declararlo, para evitar ataques de esas organizaciones. Durante los últimos meses decidimos declarar abiertamente que hemos recibido heridos y que han ingresado en hospitales israelíes no solo en Haifa, en el norte de Israel, sino además en todo el país.

Es una crisis enorme. Somos parte de la comunidad internacional que ahora intenta encontrar a las opciones para ayudar a los sirios. En nuestro caso, hace solo seis años nosotros también luchábamos contra los mismos sirios que ahora quieren nuestra ayuda. Es un cambio drástico y difícil para nosotros. Guatemala tiene vecinos excelentes. El hecho de que puedan viajar desde México hasta Panamá con un pasaporte sin problemas para nosotros es un milagro. Desde nuestro punto de vista, es un milagro. Nosotros hemos luchado cinco veces contra los sirios durante los últimos 60 años. Y ahora los mismos soldados quieren recibir tratamiento en Israel. Lo hemos hecho con discreción, pero ahora somos parte integral de los esfuerzos de la comunidad internacional. Pensamos que el pueblo sirio debe decidir sobre su futuro. Las intervenciones no ayudan al pueblo sirio.

Yoav Katz

Reina Damián

Foto:

¿Hay alguna otra opción para solucionar el conflicto en la región, en especial el palestino-israelí? ¿Se necesita otra estrategia?

Nuestra primera ministra durante los años sesenta, la señora Golda Meir, dijo que la paz llegará cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros. Desde nuestro punto de vista, el tiempo llegó hace 20 años, hace 10 años. Ahora es el momento. Debemos aprovechar que la comunidad internacional quiere resolver el problema. Nuestros jóvenes se meten al ejército cuando cumplen 18 años. Yo también fui un soldado. Es obligatorio el servicio. Fui oficial en el Líbano. Yo no quiero enviar a mi hija, de un año y medio, y mi esposa está embarazada. Nosotros no queremos enviar a nuestros hijos al ejército. Yo comencé a estudiar en la universidad a los 25 años. Perdí siete años. Nosotros nos gustaría resolver el problema. Queremos vivir en paz con nuestros vecinos. Queremos aprovechar todas las oportunidades para cumplir un acuerdo para vivir en una región abierta. Me gustaría comer humus en Siria. Me gustaría tomar té en Egipto. Me gustaría viajar a los países del Golfo Pérsico. Lamentablemente, nuestros vecinos aún no nos quieren recibir como vecinos, como turistas, como empresarios, como un país independiente.

A propósito, todos los colegios y las escuelas y las universidades en Israel tienen un departamento de la lengua árabe. Todos los israelíes estudian árabe. Nosotros entendimos que para construir un edificio de paz debemos aprender la lengua de nuestros vecinos. Estudié por más de 15 años el árabe. Tengo una maestría en la Historia del Medio Oriente y la Lengua Árabe. Mi árabe es mucho mejor que mi español. Tengo amigos árabes cristianos y árabes musulmanes. Nosotros entendimos y respetamos la fe, la religión y las costumbres árabes.

Desde Estados Unidos se suele vincular lo musulmán con el terrorismo, tomando en cuenta que un parte de la población de Israel es musulmana. ¿Cómo asume esta situación Israel?

Veinte por ciento de la población en Israel son árabes, la mayoría musulmanes. Israel es la única democracia en el Oriente medio. Hablo desde Marruecos hasta Paquistán y Afganistán. Veinte por ciento son árabes. Tienen iglesias y mezquitas. Pueden construir nuevas. Pensamos que los árabes son nuestros vecinos, nuestros compatriotas, nuestros colegas. En Israel tienen los mismos derechos como todos los israelíes. Al contrario, tenemos respeto por la cultura, la religión, pero lamentablemente durante los últimos 50 años hemos podido ver el fenómeno del terrorismo musulmán radical. Pensamos que debemos luchar contra el terrorismo pero al mismo tiempo debemos estrechar lazos de amistad con el mundo islámico, el mundo árabe. Por eso hablamos árabe, por eso hay películas en árabe y en el cine. A propósito, en el ejército israelí hay soldados cristianos y musulmanes. Podemos fortalecer lazos de amistad con el mundo árabe, pero ellos deben decir que quieren estrechar su mano. Queremos negociar con todos los países. Si ellos quieren hablar sobre exportación de gas natural, como el proyecto que tenemos con Egipto; si quieren hablar sobre proyectos culturales o Jerusalén. La mezquita de Jerusalén es una mezquita abierta para todo el mundo musulmán. Ciudadanos de todos los países musulmanes ingresan en Israel para orar públicamente en las mezquitas de Israel.

Yoav Katz

Reina Damián

Foto:

¿No cree que el intercambio de ataques entre israelíes y palestinos es desproporcionado en favor de Israel?

Hoy hay 52 países árabes musulmanes, que son parte de la organización islámico-internacional. Esos países a veces prefieren luchar contra Israel con mentiras y no con cohetes. Y por eso en la lucha de los periódicos a veces perdemos. El ejército israelí debe defender a los ciudadanos israelíes. Nosotros no queremos enviar a nuestros jóvenes a la franja de Gaza o los territorios palestinos. Los soldados israelíes defienden al país y los terroristas palestinos lanzan cohetes y se esconden detrás de los niños palestinos. Eso es una diferencia enorme. Nadie quiere ver niños sufrir. Ni los israelíes ni los guatemaltecos. Es un problema grave, muy triste. Es un problema que debemos resolver. Debemos recordar que Israel lucha contra organizaciones terroristas y necesita negociar con el liderazgo palestino, ¿pero con quién? ¿Hamás? Una organización terrorista. ¿Con el líder de la Autoridad Palestina? Este aún niega la existencia de los judíos en el Estado al lado de su casa. Es triste. Es difícil. Por eso pensamos que si los países musulmanes y árabes quieren resolver el problema en lugar de usarlo como una herramienta contra el Estado judío, deben presionar a los palestinos para volver a negociar.

¿Cuáles fueron los tres puntos principales de la reunión con Jimmy Morales, en su visita a Israel?

Fue un honor recibir al presidente Morales en su primera visita afuera del continente americano. Es un símbolo de las buenas relaciones entre Israel y Guatemala. Durante la vista del mandatario se encontró con el primer ministro, Benjamín Netanyahu; con el presidente de Israel, con diferentes diputados, ministros, empresarios y representantes del Parlamento y diferentes alcaldes. Pienso que los tres temas más importantes fueron agua, becas y agricultura, y seguridad ciudadana. Vamos a enviar a Guatemala una delegación con representantes de diferentes ministerios en Israel y empresas privadas para que entiendan la situación y los problemas y ofrezcan soluciones y respuestas. Ya empezamos a planificar ese grupo con el ministerio de Agricultura. En ese sentido, construimos un centro de capacitación en Zacapa, en el corazón del corredor seco. Nos gustaría donar equipo israelí en temas de riego y traer expertos de Israel para capacitar a los agricultores guatemaltecos.

También hablamos de becas y proyectos de cooperación. Dentro de la Cancillería hay una institución muy importante, que se llama Mashav, que ofrece capacitación en español, inglés, ruso, árabe, francés y hebreo a todo el mundo desarrollado. Trabajamos con países de América Latina y el Caribe, y Asia, África. Yo trabajé en Ghana. Para nosotros Guatemala es una prioridad. Ampliaremos el número de becas durante los próximos años. Haremos otro proyecto especial. Israel ofrece cursos en seguridad, agricultura, manejo de agua, educación, liderazgo juvenil, periodismo en cinco lenguas. Nos gustaría aumentar el número de expertos que enviaremos a Israel. Construiremos juntos con la municipalidad de Villa Nueva un centro médico para donar equipo israelí y capacitar a los médicos. Israel ofrece equipo, asistencia técnica. Estos proyectos no son para todos los países. Es un honor ofrecérselo a nuestros amigos. Hemos tenido una embajada en Guatemala por más de 60 años. Guatemala fue uno de los primeros países que reconoció a Israel oficialmente y que abrió una embajada en ese país. Nosotros conocimos y entendimos los problemas internos y por eso ofrecimos cursos y compartimos con ustedes diferentes modelos de seguridad ciudadana. Para nosotros sería un honor ser parte de la fuerza armada que Guatemala está construyendo con Honduras y El Salvador.

¿Se lo ofrecieron al presidente Morales?

Por supuesto. Tenemos un diálogo abierto con el presidente Morales, con la Cancillería. El último año fue muy interesante porque hablamos de diferentes temas con diferentes ministerios.

Yoav Katz

Reina Damián

Foto:

¿Cuál es la relación de Israel con la comunidad judía en Guatemala?

Hay una comunidad pequeña, más o menos mil personas. Lo más interesante es que en Guatemala nunca ha habido antisemitismo. Los guatemaltecos deben estar muy orgullosos de poder recibir personas de diferentes fes. Israel es el país del pueblo judío. Todos los judíos que quieren llegar y vivir en Israel son bienvenidos. Israel a veces es el único lugar seguro para los judíos. Basta con ver qué ha ocurrido en Europa durante los últimos años. Por eso Israel es un lugar seguro para todos los judíos. Si la comunidad judía quiere vivir en Israel, es bienvenida.

¿Hay incentivos?

Nada especial. Nosotros no recibimos muchas respuestas. Los judíos están muy orgullosos aquí de ser guatemaltecos. Ustedes tienen una comunidad abierta y hoy en día se pueden encontrar judíos en todos los campos. Hay médicos, agricultores, incluso un diputado. Están contribuyendo por el bienestar de Guatemala.

¿Qué opina de la comunidad de judíos ortodoxos en Sololá?

Esa comunidad, en nuestra opinión, es ortodoxa, extrema, que no quiere relación con el Estado de Israel, niegan también su existencia y no quieren contacto con nosotros. Tienen pasaporte de Canadá, de Estados Unidos, algunos de Israel, pero no tenemos contacto con ellos. Respetamos la ley guatemalteca. No queremos intervenir en el proceso judicial. Respetamos todas las decisiones del departamento, de la municipalidad y de las autoridades migratorias.

Y, por último, ¿cuál es su previsión del gobierno del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump?

Hasta ahora, si debemos decir algo, sus declaraciones sobre Israel son muy positivas. Habló del traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén. Hablaba además del fortalecimiento de las relaciones. Debemos esperar. El presidente Trump es un amigo de Israel y seguirá siendo un amigo de Israel. Esperamos ver el fortalecimiento de las relaciones con Estados Unidos. El éxito de Donald Trump es el éxito de la región, de la economía global y de Israel.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo