¿Quién es "Pepe" Mujica? Conoce al expresidente uruguayo que visitará el país

¿Quién es "Pepe" Mujica? Conoce al expresidente uruguayo que visitará el país
Por: Publinews

El próximo 18 de agosto el exmandatario de Uruguay, José “Pepe” Mujica, ofrecerá una charla magistral en Guatemala durante el VI Foro Regional Esquipulas.

Antes de entregar su cargo a finales del año pasado, Sengo Pérez, de Publinews Perú, lo entrevistó. Conoce más de cerca a este personaje al que muchos lo llamaron “el presidente más pobre del mundo”, por su sencillo estilo de vida.

Es difícil de creer que la residencia del presidente de Uruguay sea una casa sencilla –en realidad, un ranchito– rodeada de sembrados. Es una granja en el Rincón del Cerro, a 15 kilómetros del centro de Montevideo. En la puerta solo hay dos guardias –vestidos de civil en un auto común– que nos dejan pasar cuando les decimos que tenemos una entrevista pactada, sin siquiera pedir que nos identifiquemos. Pero aún más difícil de creer al entrar en el ranchito es que esa mujer mayor, canosa, que sale a acomodar la ropa al sol para que se seque en un tendal, sea Lucía Topolansky, primera dama y senadora de un país.

En un patio con piso de tierra, atiende a Publinews Internacional José Mujica Cordano, rodeado de “Manuela” –su conocida perrita de tres patas– y de gallinas que cacarean. A unos metros está su célebre Volkswagen escarabajo celeste de 1987, aquel por el que un jeque árabe ofreció pagarle un millón de dólares.

¿Cuál es el balance que hace de estos casi cinco años como presidente?
Junto con el pueblo uruguayo, que fue el que hizo el esfuerzo, fue posible bajar mucho los niveles de pobreza. Hace 10 u 11 años teníamos 28, 29% de uruguayos en pobreza; hoy andamos en 11 y la indigencia bajó al 0.5. Podríamos haber avanzado un poco más, pero no nos dio la gasolina. Uruguay tiene un ingreso medio per cápita de 17 mil dólares, lo que representa una mejora sustantiva. En temas laborales, el índice de desocupación oscila entre 5 y 6.5%, cuando era de 22% hace diez años. La inversión anda por 25% del PBI, y antes andábamos en 12 o 13. Ha habido cambios que van a repercutir en la sociedad futura.

¿A qué le tiene más fe en el futuro?
En el tema de la energía, el cambio es muy importante. Nos estamos transformando en exportadores de energía eléctrica, nosotros, un país que tenía muchas dificultades para abastecerse a sí mismo. Tengo también mucha fe en la educación. Hemos mejorado y profundizado en la enseñanza tecnológica, ha habido una descentralización importante en la Universidad de la República. Mucha gente en América no sabe que desde hace más de cien años tenemos enseñanza gratuita en el país, ni nosotros nos acordamos de eso.

¿De qué medida tomada durante su presidencia se siente más satisfecho?
Algunas cuestiones que tienen que ver con el ámbito rural, “pavadas” si se quiere. Está la ley de ocho horas para los peones rurales, algo que hacía más de cien años que se buscaba y no se concretaba. Uruguay es un país de industria agropecuaria y agroexportadora y vive en buena parte del trabajo que se le vende al exterior; junto con Australia somos el país que, proporcionalmente, mayor participación tiene en este rubro de trabajadores rurales y no era justa su situación.

¿Imaginó que la legalización de la marihuana causaría tanto revuelo internacional?
No, no lo pensé, pero tenía que provocarlo, naturalmente. Hay que tomar estas medidas en sociedades que tienen miedo, que son pacatas (tímidas), que no quieren ver la realidad como es. No es en realidad una medida a favor de la marihuana, sino contra el tráfico de drogas.

¿Otras drogas podrían seguir el camino de la legalización?
No me aventuro tanto. Tenemos que esperar a ver lo que pasa con la marihuana, porque esto no deja de ser un experimento.

¿Leyes como la del matrimonio igualitario deben tomarse porque son de derecho, o como se dice en otros países de América Latina, se debe esperar a que nuestras sociedades “estén preparadas”?
Si no tomamos las medidas, la sociedad nunca va a estar preparada. Es como discutir lo del huevo y la gallina, esto es más viejo que el agujero del mate, no podemos desconocer la realidad, gustará o no nos gustará, pero el hecho es que existe, y si existe, tratar de ocultarlo, taparlo, no verlo, es mortificar a la gente inútilmente.

¿Y cómo manejó su gobierno el tema de la despenalización del aborto?
El tema del aborto está en ese mismo camino. A favor del aborto no está nadie, ¿quién va a estar a favor? ¡Ni siquiera quienes se lo hacen! Pero hay que considerar las circunstancias sociales, los problemas que acarrea esa mujer, la soledad para resolver su problema y caer en lo clandestino. Otra vez, no podíamos negar una realidad que existe. Y pasa que ahora, con la despenalización, a las chicas –sobre todo a las muy jóvenes que pasan por ese trance–, muchas veces las hacemos retroceder en esa decisión, dándoles el apoyo de especialistas, no dejándolas solas; si tienen problemas económicos, también las ayudamos y muchas también retroceden en su primera decisión de abortar. Así que, aunque parezca lo contrario, con esta medida salvamos más vidas.

¿Ha sido muy fuerte la oposición de la iglesia católica y los sectores conservadores a la despenalización del aborto?
Sí, fue una oposición fuerte, dura. Lo esperábamos, pero ya le digo que Uruguay es un país muy laico.

¿Qué queda pendiente como tarea de gobierno?
Uy, un montón de cosas. Lo que más me interesaría para el futuro sería masificar la enseñanza técnica en el interior del país, esa es una tarea que queda pendiente.

¿Es consciente de que usted puso a Uruguay en el mapa internacional, que lo hizo más visible, que hay un Uruguay del “Pepe” Mujica?
Sí, dicen que es así, pero no tengo la culpa de que otros remeden el feudalismo, con vasallos y todo. No puede haber un país de una persona…

¿Qué se lleva de su paso por la presidencia?
El cariño de los humildes, que me griten “Pepe” por la calle, la fidelidad de la gente. Una cosa chiquita para el mundo que para mí es muy grande.

Loading...
Revisa el siguiente artículo