Roberto González: “Reconozco que el anuncio del guacalazo fue sensacionalista”

El político, durante este ejercicio con Publinews, confirmó que si no ocurre “algo raro” será el candidato presidencial de la agrupación Compromiso, Renovación y Orden (Creo). Explicó que en la contienda electoral, cuando Eduardo Suger fue el aspirante a la presidencia, lograron ubicarse en el tercer lugar del electorado nacional y el segundo en la capital de la República. Su apuesta, explica, será mantener esa tendencia y mejorarla.

Por: Publinews

Foto. Juan José López Foto. Juan José López

Roberto González Díaz-Durán “Canela” desempeña cargos públicos desde 1991 en la Municipalidad de Guatemala. Se considera fundador de Emetra y la PMT de Guatemala. Su primer cargo fue en la Empresa Municipal de Aguas de la capital, y le sirvió al país como gerente del INDE, del Ministerio de Energía y Minas y como secretario de la presidencia, todo durante el gobierno de Óscar Berger. En los últimos ocho años intentó alcanzar la alcaldía capitalina, pero no lo logró.

En 2011 quedó a cinco puntos de Álvaro Arzú, y asegura que “el guacalazo” y su campaña de ponerse en el lugar de la gente le ayudó a superar a Alejandro Sinibaldi, quien corrió por el Partido Patriota. En esta entrevista habla sobre este aspecto y otros y su aspiración a la primera magistratura del país.

¿Cuál es la ideología de Creo?

En lo político somos republicanos, creemos en la independencia de poderes, en la democracia, mientras que en el orden económico creemos en la economía social de mercado. La conjunción de esto nos ubica en la centro- derecha.

¿A qué atribuye que en dos oportunidades no haya logrado ganar la alcaldía?

La primera vez fue una distancia importante. Comencé en mayo de 2007 con mi candidatura con una diferencia de 77% con Álvaro Arzú y terminé con 22%. La segunda fue sorpresiva, algunos lo atribuyen a los guacalazos en la televisión. En esta la diferencia fue solo 5%. Las dos me han servido para seguir subiendo esta montaña, en la que la única variable es el tiempo. Creo que la gente quiere ver personajes nuevos en la política y eso nos ha ayudado.

¿Por qué ya no habrá una tercera por la alcaldía?

Uno debe privilegiar su participación política con el desarrollo institucional. Siempre nos quejamos que los partidos son vehículos y cartuchos, y que la primacía es llegar al poder. Nacimos en Creo pensando en un partido de largo plazo. Nos vemos en una situación en donde analizamos los liderazgos que tiene el partido y ya no estando Eduardo Surger en esa exigencia se me plantea esa posibilidad. Pero aún falta que la asamblea general lo ratifique.

¿Perdió en la anterior elección municipal por un margen de cinco puntos, pero las encuestas lo ubicaban en tercer lugar. ¿Qué piensa de estas mediciones?

Respeto las encuestas porque ofrecen información importante, pero participo de ese dicho que señala que son como los embutidos, que a todo el mundo les gustan, pero nadie sabe cómo los hacen. Pienso que son un instrumento de navegación importante. Si le hubiera hecho caso a las encuestas desde el principio habría tirado la toalla. Uno no puede hacerle caso, sino debe estar firme en el objetivo al que quiere llegar.

¿Cree en las alianzas partidarias?

Las asociaciones políticas se analizan en los momentos electorales. Toda alianza, como una prótesis en el organismo, genera un resentimiento, un efecto interno. No podemos sacrificar a fin de maximizar nuestras opciones electorales. No podemos tener candidatos que generen votos, pero no casen por divergencias ideológicas.

¿No está dispuesto a negociar, sacrificando cargos de Creo?

No, esa sería una posición muy arrogante. Uno siempre está abierto a las alianzas, siempre y cuando no vulneren los principios del partido o sacrifique la imagen de la institución. Queremos que Creo trascienda del ejercicio del poder. Porque se dice que los partidos nacen, crecen, gobiernan, se reproducen y mueren.

La estrategia del guacalazo lo ha marcado. ¿Continuará con estos acercamientos a la vida de las mayorías?

En dos horas comprendí la verdadera miseria de las personas. Uno debe tratar de entender a la gente no porque uno no vive en la miseria, sino porque ha sido privilegiado. Parte de la humildad no es achicar la billetera sino comprender a la gente, ponerse en el lugar de la gente. Me encantaría seguir en esa línea.

¿Veremos a un Roberto González campesino entonces?

Uno quisiera hacer metáforas, pero debe evitar ser burdo y farsante. Reconozco que el anuncio del guacalazo fue sensacionalista, muy atrevido, pero escúchenlo consecuente a las imágenes y yo digo: me bañaré como ellos en el patio de esta casa para que juntos, usted y yo, nos demos cuenta de esta realidad que tenemos que enfrentar. La agencia de publicidad me dijo que estábamos haciendo lo contrario de lo que se pretende, alejándome de la gente. Ese día me di cuenta que no me daba cuenta, pero si me hago el campesino o el pobre y no lo soy, la gente es sabia, y castiga esa farsa.

Su partido se enfoca en el área metropolitana de la capital y tiene mucha debilidad en los departamentos. ¿Es esto una cuesta arriba?

Sí lo es. Con la decisión de ser candidato, de secretario general es empezar de cero, pero con mucha esperanza, que si uno sigue organizando buenos cuadros alcanza los niveles que uno espera.

¿Dos oportunidades no es muy poco para dejar de lado su aspiración por la alcaldía?

Eso es un paradigma. Hay una premisa: que uno busca esos cargos para llegar a la primera magistratura, pero es un paradigma que hay que romper.

¿Qué opina de que los medios de comunicación sometan al escrutinio a las figuras públicas que aspiran a un cargo como la Presidencia del país?

Es un método probado, el más eficaz para poder fiscalizar, para hacer auditoría social. Las instituciones son muy frágiles y la corrupción, muy alta. Sin embargo, también hay que premiar a los que hacen bien las cosas. Por ejemplo, el Congreso es como hablar de la paca, pero no todos son iguales, allí hay pantalones de vestir, bien planchados, de jeans, y claro, hay otros con bermudas y calzoncillos algo “pichoneados”.

¿Es justificable el desprestigio que han cosechado los partidos políticos?

Sí, está bien ganado. Ha habido mucha irresponsabilidad, mediocridad, corrupción sin embargo, dentro de todo, si uno quiere corregirlo, debe cambiar el sistema, las reglas del juego, más que el cambio de personas. Solo así puede modificar algo. Creo que las reformas legislativas y constitucionales son necesarias.

COMENTA: ¿Crees que Roberto González podrá reemplazar la figura de Eduardo Suger?

Equipo Publinews

Loading...
Revisa el siguiente artículo