¿Por qué los latinoamericanos ya no ganan premios Nobel? La respuestas está en las universidades

La entrega de los premios Nobel pone en evidencia cuán raro es que un académico latinoamericano reciba uno de estos galardones en áreas como las ciencias, lo que según expertos es un síntoma de los problemas que enfrentan las universidades de la región.

Por: Publinews

Las universidades latinoamericanas suelen estar saturadas, reciben poca financiación, numerosos profesores no cuentan con títulos de doctorado y son muy numerosos los estudiantes que terminan abandonando la carrera. 

El economista francés Jean Tirole ganó este lunes el Premio Nobel de Economía 2014 El economista francés Jean Tirole ganó este lunes el Premio Nobel de Economía 2014

No obstante, en las últimas dos décadas se ha incrementado la inversión en instituciones universitarias, el número de inscripciones se duplicó y la cantidad de trabajos científicos generados en centros latinoamericanos se sextuplicó, llegando al 4,3% del total de estudios publicados en el mundo.

“La mala noticia es que la cantidad no ha venido acompañada de calidad”, opina Jorge Balan, sociólogo argentino y especialista en educación universitaria en la Universidad de Columbia en Nueva York.

“Tenemos más científicos que en el pasado, más facultades universitarias a tiempo completo, facultades que están mejor preparadas y su producción ha aumentado, pero la calidad de investigación no es tan buena en términos internacionales”.

Las universidades de América Latina están mayormente ausentes de los rankings mundiales, y aquellas que destacan están lejos del nivel que tienen las mejores universidades del mundo.

En el último ranking publicado por “Times Higher Education”, ninguna universidad latinoamericana figuraba entre las 200 más destacadas.

La mejor valorada es la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, que ocupó el puesto 225, pero aparece por detrás de instituciones de mercados emergentes como Rusia, Sudáfrica y Turquía.

Y pocos investigadores latinoamericanos alcanzan un reconocimiento internacional en niveles elevados.

Los latinoamericanos han ganado premios Nobel de la paz y de literatura 14 veces, pero sólo siete en campos como física, química, medicina y economía, una sequía que se ha perpetuado en los premios de este año.

La fuga de cerebros también es un problema para las universidades, con sus mejores talentos migrando a Europa y Estados Unidos.

“En gran parte de América Latina la profesión académica no es una profesión a tiempo completo. Muchos de los docentes son empleados a media jornada y se les paga muy poco por lo cual deben contar con otros empleos para vivir”, subraya Philip Altbach, director del Centro Internacional para la Educación Superior en el College de Boston. – AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo