Nachaq’uj tan kyi stzaja’n chi-yol (Trabajan por conservar los idiomas maternos)

Cuando un idioma deja de existir, una cultura entera desaparece. Esta es la explicación del “Atlas de Lenguas en Peligro de Extinción”, que recientemente elaboró la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Por: Publinews

Foto: Luis Carlos Nájera Foto: Luis Carlos Nájera

Idioma: Awakateko. Traducción: Alberto Rodríguez Hernández, Academia Lenguas Mayas de Guatemala (K’ulbil Yol Twitz Paxil)

 

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, Publinews tuvo un acercamiento con representantes de 18 de las 22 comunidades lingüísticas del país. Hombres y mujeres que desde la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala (ALMG) luchan por preservar los idiomas maternos.

Su mayor preocupación, explican, es el poco acceso que las personas maya-hablantes tienen en su lengua materna a los diferentes servicios del Estado, incluida la educación, como pilar fundamental.

En Guatemala el idioma oficial es el español, a pesar de que más de la mitad de su población habla un idioma maya, xinca o garífuna.

El país cuenta con 125 mil docentes que los contrata el Estado, y según cifras de las autoridades, solo 30 mil dominan un idioma maya además del castellano.

A partir de la firma de los Acuerdos de Paz se le dio reconocimiento a las comunidades lingüísticas, no obstante, la indiferencia como sociedad y Estado amenazan a los grupos étnicos que intentan conservar su idioma, sus trajes y sus costumbres.

Un ejemplo, señala el presidente de las ALMG, Andrés Hernández, es el Itza’, que pocas personas lo hablan.

Ramón Canté, de esta comunidad lingüística, asegura que solo las personas entre 70 u 80 años hablan el idioma y persisten en ello.

“Los abuelos le están enseñando a los niños, pero estos se enfrentan al problema que solo en la casa lo practican y no en la escuela, como debería de ser”, explica.

La Unesco ha catalogado en una situación crítica a estos dos idiomas, que solo 2 mil personas mayores de 65 años lo hablan.

En el polo opuesto aparece el k’iche’, el q’eqchi’, el mam y el kakchikel como los que más se usan en gran parte del territorio nacional, y con los más altos índices de pobreza y desnutrición. Juntos, estas cuadro comunidades lingüísticas suman cuatro millones de parlantes.

El presidente de la (ALMG señala que cerca de ocho millones de los más de 14 millones de pobladores son maya-hablantes y es necesario promover más la práctica de los idiomas.

“Hacemos esfuerzos por preservarlos, hemos instalado centros de enseñanza en diversos puntos del país, y desde nuestros medios de comunicación motivamos a las nuevas generaciones a que lo hablen”, explica Hernández.

La discriminación es otro factor por el que las personas no hablan su idioma materno.

Marina Cruz, de la comunidad t’zutujil, asegura que “muchas veces no hablan su idioma por miedo a ser discriminados. Esto ha ocurrido en muchas oportunidades”.

Salomé Huinac, directora de la Escuela Normal Bilingüe Intercultural de Cantel, Quetzaltenango, cuenta que cuando era estudiante, e inició su educación, hace 30 años, el maestro que le impartía clases solo hablaba español.

“La obligación era aprender en castellano y no podíamos comunicarnos en k’iche’. Era muy difícil comprenderle. Ni siquiera entendía cuando me pedía que botara la basura en un recipiente”, recuerda.

Alberto Rodríguez, de la comunidad lingüistica awakateka, recuerda que en su caso, cuando estudiaba en una escuela de Huehuetenango, el maestro de grado, por cada palabra que pronunciaran en su idioma materno les cobraba cinco centavos.

Para los expertos es importante que el Ministerio de Educación hayan fundado 18 escuelas normales bilingües, pero aseguran que se debe crear una política lingüística y debe ser prioridad para el Estado la educación en español y los idiomas mayas.

El país lo necesita y se haría justicia para todos los pueblos originarios, puntualizan.

COMENTA: ¿Crees que se deban reforzar políticas que promuevan el aprendizaje de un idioma maya, garífuna o xinca

Raúl Barreno Castillo

Loading...
Revisa el siguiente artículo