Guatemala y España reformulan estrategias para combatir la violencia

En esta nueva etapa de cooperación, el viceministro puso sobre la mesa las 277 líneas de acción.

Por: Publinews

EFE EFE

Guatemala y España se plantean reformular la cooperación en la lucha contra la violencia, y acuerdan colaborar en la puesta en marcha de un observatorio de la violencia sobre la mujer en el país centroamericano.

En una entrevista con Efe, el viceministro de Interior de Guatemala, Arkel Benítez, responsable de la prevención de la violencia y el delito, afirmó que “combatir la violencia en la mujer, la niñez y la juventud es estratégico para nosotros, para poder romper el relevo generacional de la violencia y generar mecanismo de reinserción de víctimas”.

El viceministro, de visita en España, mantuvo encuentros con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, con el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gonzalo Moliner, con el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y con la directora del Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer.

Afirmó que han planteado reformular la cooperación entre ambos países en materia de seguridad “sobre la base de gestión por resultados”.

“Nos parece fundamental tanto porque así podemos respetar muchísimo más los recursos provenientes de la generosidad del pueblo español, como también nosotros utilizar de mejor manera la cooperación y que incida realmente en la reducción de la violencia”, dijo.

En esta nueva etapa de cooperación, el viceministro puso sobre la mesa las 277 líneas de acción que plantea la nueva “Política de Prevención de la Violencia y el Delito”, propuesta en 2014 como un plan a 20 años, cuyos primeros pasos calificó de “muy exitosos”.

El plan se centra en la prevención de la violencia sobre las mujeres, los niños, la juventud -en un país donde el 70 % de la población tiene menos de 35 años-, la violencia armada y la inseguridad vial.

“Cuando hablamos de prevención -dijo- automáticamente estamos hablando de una transformación, que tiene un componente antropológico”, “no podemos convertir de la noche a la mañana a la sociedad”.

Arkel Benítez afirmó que no quieren que “la cooperación venga necesariamente al gobierno central porque en la medida que queramos, como organismo ejecutivo, acaparar toda la cooperación es mucho más difícil, saturamos y nos convertimos en un cuello de botella, menos eficaz.”

Por ello, presentan un plan “con vocación municipalista”, para que los cooperantes entren en un diálogo directo con los gobiernos locales y con toda la infraestructura local sin necesidad de pasar por ese cuello de botella”.

“El gran objetivo de nuestra política es que los beneficios lleguen a la ruralidad”, ya que “las cifras de violencia se concentran en las zonas rurales, particularmente el tema de homicidios”, concluyó.

Respecto a la violencia contra las mujer, el político guatemalteco afirmó que el 14 % de los homicidios lo sufren las mujeres, un hecho “que nos avergüenza como a cualquier sociedad del mundo”.

Benítez hizo especial hincapié en la importancia que la presidencia de Otto Pérez Molina le da a la prevención, para lo que destacó la inversión que han hecho en efectivos, al pasar de 21.000 a 35.000 agentes, así como en la formación de los mismos.

Destacó el descenso sostenido de la tasa de homicidios de 38 por cada 100.000 habitantes a 32 y lamentó la imagen de Guatemala como país violento, a la vez que recordó que el año pasado en 52 de los 335 municipios del país no hubo ningún homicidio.

Respecto a la lucha contra el narcotráfico, Benítez afirmó que “Guatemala cumple en el ámbito combativo”, y que su objetivo no es solo conseguir incautaciones, sino “evitar que se use su territorio” para esta actividad delictiva. EFE

Loading...
Revisa el siguiente artículo