Un siglo después de la Primera Guerra Mundial

El 28 de julio se cumplen cien años del estallido de la Primera Guerra Mundial. Ha pasado un siglo de uno de los hechos más sangrientos de la historia, Publinews analiza cómo la masacre aún influye en las guerras y en la paz mundial.

Por: Publinews

25610La gran guerra fue llamada la “guerra para terminar todas las guerras”. Fue el sentimiento de esperanza de una generación que vio morir a 10 millones de soldados, acabar los imperios y desarrollar una manera industrializada de guerra que, antes de ese periodo, se desconocía totalmente. Incluso ahora, en su centenario, es un conflicto que a menudo se refleja con tristeza ante el inútil sacrificio humano provocado por el asesinato del archiduque Franz Ferdinand, de Austria, y su esposa, Sophie, en junio de 1914.

Es fácil hacer hincapié en la destrucción, algo que para muchos parece ser un sufrimiento evitable, pero también fue un momento que dio origen a un periodo de innovación sin precedentes.

“Fue una guerra increíblemente rápida que se desarrolló en un mundo moderno”, comenta el experto en la Primera Guerra Mundial Nick Lloyd, del King’s College de Londres. Para Lloyd “durante este periodo se inventó el tanque, el uso masivo de artillería, los cascos de acero, los aviones, el gas venenoso, los bombardeos civiles y se vieron por primera vez las conexiones inalámbricas y las más modernas técnicas quirúrgicas”.

Por supuesto, todas estas invenciones desafían la noción de condenar la guerra como algo “estúpido” y acabaron con el dicho de los “leones liderados por burros”, que era una frase que los generales alemanes decían de los británicos. “La clase alta fue de las que más perdió gente comparado con cualquier grupo social”, explica Lloyd. Para el experto, “la clase alta de la sociedad británica casi desapareció y hubo una gran cantidad de problemas con las casas unifamiliares de Inglaterra, ya que cayeron en el abandono y la ruina”.

Las mujeres comenzaron a trabajar en labores peligrosas como fábricas de bombas o en empleos administrativos como secretarias –situaciones que continuarían después de la guerra.

“Esta situación no dio paso a una plena emancipación de las mujeres: todavía no tenían derecho al voto, fue hasta 1928, y hubo una dislocación social, ya que los hombres volvían de la guerra a un país destrozado”, agrega Lloyd.

La sensación de una Alemania quebrantada era aún más fuerte, “ciudades como Berlín estaban llenas de soldados heridos –hombres sin piernas, limosneando y la presencia de ellos no fue acogida con simpatía y comprensión.

La población civil no quería que la guerra se recordara”, comenta Bernd Huppauf, autor de “What is War?” (¿Qué es la guerra?) Algunos alemanes después de ver los horrores de lo que trajo la mecanización arremetieron contra ella creando un movimiento llamado “Wandervogel”. “Algunos grupos querían volver a su naturaleza y llevaron a cabo reuniones en las montañas”, indica Huppauf.

Mientras que Alemania fue paralizada económicamente, también fue un tiempo para que las naciones victoriosas acabaran con sus enemigos. Gran Bretaña tuvo una especial fijación en desquebrantar el Imperio Otomano, un aliado que se había vuelto enemigo después de que le declarara la guerra en diciembre de 1914.

Sin embargo, el área del Medio Oriente fue tradicionalmente malhumorada con los gobiernos pobres, “todavía estamos viviendo con las consecuencias de ese acuerdo”, explica Lloyd. Ciertamente, la Gran Guerra todavía divide opiniones entre los historiadores y el público. Aún, nadie parece muy seguro de cuál es su legado. “No hay eventos conmemorativos centralizados en Berlín”, comenta Bernd.

Los trabajos de Wilfred Owen, Siegfried Sassoon, y luego las comedias satíricas de televisión de los ochenta “Blackadder”, condenaron las masacres sin sentido. Sin embargo, cien años después, 55 millones de libras esterlinas han sido gastadas en celebraciones en el Reino Unido y 72 millones en Australia. Hay una oposición sobre la distribución de estos fondos, pero, si recordamos la desolación y el horror, podemos prevenir futuras guerras, entonces, en palabras de Wilfred Owen, “no repetirías con tanto afán… la vieja mentira: Dulce et Decorum est… Pro patria mori (es dulce y correcto morir… por la patria)”.

Detonante

“Me parece innegable que los que aprietan el botón de ‘guerra’ son los alemanes, al rechazar cualquier negociación que le permita a Serbia sobrevivir ante la presión guerrera de Austria-Hungría”. Gerd Krumeich, historiador de la Universidad de Dusseldorf.

 La guerra en números

10 millardos de cartas y paquetes

10 millones de muertos

180 millardos de dólares fue el costo

1,300 obuses fueron disparados

Entérate de más:

http://mexico.cnn.com/tecnologia/2014/07/24/los-hombres-bionicos-que-creo-la-primera-guerra-mundial

http://www.capital.cl/opinion/2014/07/24/160739-a-cien-anos-de-la-primera-guerra-mundial

Richard Peckett/  Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo