Situación de la libertad de prensa en Guatemala es “difícil”, considera RSF

Foto: Pixabay.
RSF utilizó un nuevo método para elaborar su clasificación, basándose en cinco indicadores (contexto político, marco legislativo, contexto económico, contexto sociocultural y seguridad).
Publicidad

El “caos informativo” y la desinformación alimentan las tensiones internacionales y las divisiones dentro de las sociedades, alertó este martes Reporteros Sin Fronteras (RSF) en la edición 2022 de su clasificación mundial de la libertad de prensa.

En total, el 73 % de los 180 países que cada año evalúa la oenegé se caracterizan por situaciones juzgadas “muy graves”, “difíciles” o “problemáticas” respecto a la libertad de los periodistas a la hora de desempeñar su trabajo.

Esta proporción es idéntica a la del año pasado, pero el número de países donde la situación es “muy grave” alcanzó un récord, 28, entre los que se cuentan Cuba, Nicaragua y Venezuela; en tanto solo 8 países -incluyendo Portugal y Costa Rica- presentan una “buena situación”, frente a los 12 del año pasado.

RSF destaca una “polarización a dos niveles” entre países y dentro de estos, incentivada por “el incremento de la potencia de los circuitos de desinformación” en las sociedades democráticas y por el “control de los medios” en los regímenes autoritarios.

“La creación de un arsenal mediático en algunos regímenes autoritarios priva a los ciudadanos de su derecho a la información y contribuye a un aumento de las tensiones internacionales que pueden llevar a las peores guerras”, señala en un comunicado el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

Así, China (175º) “utiliza su arsenal legislativo para confinar a su población y aislarla del resto del mundo, especialmente en Hong Kong”, que pasó del puesto 80º al 148º en la clasificación.

Medios de opinión

Por otro lado, las sociedades democráticas se dividen a causa del aumento de medios de opinión “basados en el modelo de Fox News”, la cadena favorita de los conservadores estadounidenses, y de la “extensión de los circuitos de desinformación, amplificados por la forma en la que funcionan las redes sociales”, sostiene Christophe Deloire.

España, en el grupo de países con una situación “bastante buena”, perdió tres puestos respecto a la anterior clasificación y ocupa el 32º de la lista.

Dentro de los países con una situación “problemática”, se encuentran entre otros Ecuador (68º), Chile (82º) y Brasil (110º).

En tanto, la oenegé considera la situación de la libertad de prensa en El Salvador (112º), Guatemala (124º), Bolivia (126º) y México (127º) como “difícil”.

En lo más bajo de la clasificación figuran China, Birmania, Turkmenistán, Irán, Eritrea y Corea del Norte; y en lo más alto, Noruega conserva el primer puesto por sexto año consecutivo, seguida de Dinamarca y Suecia.

RSF utilizó un nuevo método para elaborar su clasificación, basándose en cinco indicadores (contexto político, marco legislativo, contexto económico, contexto sociocultural y seguridad).

(Visited 146 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO