Noticias

Sangriento bombardeo: 12 muertos en ciudad ucraniana de Mikolaiv

Entre los escombros del edificio atacado, los socorristas trataban de sacar a las víctimas y sobrevivientes.

Ukrainian Forces Mobilize Near Mariupol Port Amid Conflict With Russia MARIUPOL, UKRAINE - NOVEMBER 29: Ukraine's Border Security Force patrols the coast of the Azov Sea near Mariupol Port as President Poroshenko declares martial law in response to the attacking and seizing of three Ukrainian naval vessels by Russian forces on November 29, 2018 in Mariupol, Ukraine. (Photo by Martyn Aim/Getty Images) (Martyn Aim/Getty Images)

Al menos 12 muertos y 33 heridos dejó un sangriento bombardeo ruso que interrumpió la relativa calma de la ciudad ucraniana de Mikolaiv, cercana a Odesa, y que además destruyó parcialmente la sede del gobierno regional, informaron autoridades. “Según la investigación (…), las fuerzas armadas rusas lanzaron un ataque con misiles”, anunció el servicio de prensa de la fiscal general, Iryna Venediktova.

PUBLICIDAD

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo que no se atacó ningún objetivo militar y que “los habitantes de Mikolaiv no representaban ninguna amenaza para Rusia”. “Sin embargo, como todos los ucranianos, se convirtieron en objetivo de las tropas rusas”, agregó. Entre los escombros del edificio, los socorristas trataban de sacar a las víctimas y sobrevivientes. Dos periodistas de la AFP vieron cómo se evacuaban dos cuerpos, uno de un hombre con uniforme y el otro de una mujer mayor.

Getty Images (Chris McGrath/Getty Images)

Desde hace varios días, la línea de frente se había desplazado hacia el sureste, en los alrededores de Jersón, la única ciudad importante tomada por los rusos desde el inicio de la invasión de Ucrania, el 24 de febrero.

También te puede interesar: ¿Qué son las bombas de fósforo que Rusia estaría usando en Ucrania?

“Vengarse de la resistencia”

El ataque sacudió un edificio de viviendas al lado del gobierno regional. Algunos de los habitantes, vestidos con pijama o camisón, observaban los daños mientras hablaban entre ellos. Yelena Dolguikh, de 65 años, cuenta que estaba preparando el desayuno cuando ocurrió el bombardeo. “Bajé como estaba, solo agarré mis papeles y mi perro”, cuenta, aún en pantuflas y con una bolsa de plástico bajo el brazo.

Otra mujer, Svetlana Fedorenko, se cortó la mano al recoger un vidrio roto en su balcón y cocina, aunque asegura haber vivido situaciones peores. “Putin apunta a Zelenski y al gobernador Kim porque están apoyando la moral de la población y de nuestros soldados (…) Quiere vengarse de la resistencia de Mikolaiv que le impide llegar a Odesa”, añade.

Putin es un cabrón y punto”, comenta Viktor Gaïvonenko, otro vecino que llegó al lugar para ayudar a limpiar los escombros.

*Con información de AFP

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último