Publicidad

UNICEF y Japón entregan sistemas de agua en una de las zonas más afectadas por Eta e Iota

Foto: Cortesía
Además, se entregaron donativos a por lo menos seis comunidades de San Pedro Carchá e Izabal.
Publicidad

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), junto a su socio Helvetas y gracias al apoyo del Gobierno de Japón, hicieron entrega de varios donativos a los más afectados de las tormentas tropicales Eta e Iota. 

Se trata de cuatro sistemas de agua rehabilitados en Campur, Alta Verapaz, una de las zonas más afectadas por los huracanes que alcanzaron al país en noviembre de 2020.

Ambos huracanes consecutivos dejaron en Guatemala alrededor de 100 mil familias sin acceso a agua potable y expuestos a enfermedades graves debido a la contaminación de pozos, sistemas de agua y letrinas.

Esta situación agravaba la situación de las familias afectadas para hacerle frente a la propagación del Coronavirus.

Afectados por tormentas

Con el aporte del Gobierno de Japón de US$ 250,000, equivalente aproximadamente a Q 1,922,500, se rehabilitaron estos cuatro sistemas de agua en Campur beneficiando a 1,778 personas, entre ellos 724 niñas y niños.

“Me complace hacer la entrega oficial de los cuatro sistemas de agua que se rehabilitaron en la comunidad de Campur. En representación del Gobierno y del Pueblo del Japón, reitero nuestro compromiso con Guatemala para apoyar a las personas afectadas por las tormentas a volver a la normalidad y que cuenten con acceso al agua y al saneamiento de calidad”, expresó el Embajador de Japón en Guatemala, Yamamoto Tsuyoshi.

Asimismos, se entregaron 450 kits de higiene familiar en seis comunidades de San Pedro Carchá e Izabal beneficiado a 2 mil 304 personas; se rehabilitará la infraestructura sanitaria de 7 escuelas de Alta Verapaz; y se implementará una campaña de comunicación para reforzar los hábitos de lavado de manos, consumo de agua segura y mantenimiento de letrinas en 12 comunidades alcanzando a 10,000 personas.

“En una emergencia las niñas y niños suelen ser las mayores víctimas. Cuando hay inundaciones, como las que sufrió Campur, los niños fácilmente contraen enfermedades, corren el riesgo de padecer desnutrición, deben dejar de estudiar porque sus escuelas han sido dañadas y deben enfrentar el impacto emocional de la emergencia”, dijo Carlos Carrera, Representante de UNICEF en Guatemala.

Carrera agradeció al Gobierno de Japón, las autoridades departamentales, municipales y locales por este aporte a la niñez más vulnerable.

“La activa participación de la comunidad, la rehabilitación de los sistemas de agua y de la infraestructura sanitaria de las escuelas marca un paso importante para asegurar los derechos y la dignidad de las niñas, niños y sus familias”, añadió.

Las áreas golpeadas por los huracanes también son algunas de las áreas más afectadas por la pobreza, incluso antes de la pandemia. UNICEF continuará trabajando con sus socios y aliados para contribuir a mejorar las condiciones de vida de las niñas, niños, adolescentes y sus familias, sin dejar a nadie atrás.

(Visited 622 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO