¿Qué efecto tendrá la pandemia de Covid-19 en el populismo?

Jair Bolsonaro
Foto: AFP
Focus. La crisis económica, política y sanitaria mundial que siguió a la pandemia de Covid-19 puede ser un “caldo de cultivo para el populismo”.

Lo que los políticos en toda América Latina no entendieron cuando recurrieron a los aislamientos totales para luchar contra la propagación del nuevo coronavirus fue cómo tales medidas fomentarían las divisiones sociales, sembrando las semillas de su propia perdición. Desde el final del superciclo de los productos básicos en 2014, la pobreza creció gradualmente en algunos mercados, pero la clase media de la región se mantuvo firme.

“En el nivel tal vez más básico, esta pandemia revela cuán rotas y divididas están muchas sociedades a nivel mundial”, explica a Publinews Internacional Peter Bloom, profesor de administración en la Universidad de Essex, en Reino Unido. Su investigación revela la fuerte relación entre la mercantilización económica y el autoritarismo político, el “lado oscuro” de los discursos sobre el empoderamiento en el lugar de trabajo y el papel de la tecnología para cambiar las organizaciones y los procesos de organización.

Peter Bloom

Varios expertos creen que cinco meses de encierro (todavía en curso en algunos países) han acabado con más de la mitad de los progresos realizados en la reducción de la pobreza en América Latina durante las dos últimas décadas. La reacción que se espera reescribirá el mapa político en varias jurisdicciones.

“El fracaso en mantener a la gente ‘segura’ y asegurar su supervivencia, obviamente, abre el espacio para que los movimientos populistas desafíen estos sistemas en nombre del ‘pueblo’, aunque quiénes son estas ‘personas’ sigue siendo siempre una profunda cuestión política”, dice Bloom.

Pero, por otra parte, “al mismo tiempo, el relativo éxito en la contención del virus en ciertos lugares, como Finlandia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, China, Vietnam y grandes partes del continente africano pone de manifiesto cómo los gobiernos competentes, receptivos y tecnológicamente ‘inteligentes’ son posiblemente más importantes que nunca. Lo que será sumamente interesante es que esta pandemia dé lugar a tipos de movimientos que combinen el antielitismo del populismo con la demanda de formas de gobierno innovadoras y eficaces para hacer frente a los grandes desafíos y crisis de la época actual, ya sean económicos, ecológicos o de salud pública”, agrega Bloom.

La pandemia tiene y tendrá un efecto significativo en los gobiernos populistas. “En una época de pandemia, hay una demanda mucho mayor de que resuelvan realmente los problemas en lugar de resistirse simplemente a un statu quo. Además, los esfuerzos típicos para obtener apoyo mediante la demonización de ciertos grupos suelen tener mucho menos atractivo cuando se enfrentan a las realidades concretas de muchas personas que se enferman y mueren. Dicho esto, a menos que los que están en la oposición también ofrezcan una alternativa viable en lugar de limitarse a sentimientos agradables y políticas superficiales, creo que los gobiernos populistas podrán seguir utilizando esto como una oportunidad para fortalecer su poder político”, relata Bloom.
Y añade que “a corto plazo, los gobiernos populistas pueden sufrir de movimientos de oposición que apelan a la ‘razón’ o a la ‘ciencia’ (todo lo cual es muy importante); sin embargo, si estos grupos no aportan nada positivo o no abordan las cuestiones más profundas que dieron lugar al populismo –en particular la desigualdad económica y política–, entonces los discursos y los partidos populistas podrían ser más fuertes que nunca”.

3 presuntas a…

Wolfgang Merkel, Centro de Ciencias Sociales de Berlín (WZB)

  • ¿Cómo puede la crisis sanitaria del nuevo coronavirus beneficiar el aumento del populismo?

El populismo de derecha (RWP, por sus siglas en inglés) está sufriendo al menos un declive temporal durante esta crisis. Sin embargo, si los gobiernos no populistas siguen socavando a los gobiernos y gobernando por decretos de emergencia mientras la oposición democrática en el Legislativo guarda silencio sobre este “estado de excepción” impulsado por el Ejecutivo, entonces abren un nuevo espacio político para la oposición al RWP. Los partidos semi-autoritarios del RWP pueden paradójicamente reclamar más derechos y libertades, y esto es exactamente lo que hacen.

  • Por otro lado, ¿Cómo afecta la pandemia del Covid-19 a los actuales gobiernos populistas?

Los gobiernos populistas como el de Trump, Bolsonaro, Orbán (Hungría) y, en cierta medida, la primera administración de Boris Johnson minimizaron los riesgos del peligroso virus y causaron decenas de miles de víctimas adicionales. Trump perdió las elecciones, Boris Johnson está en múltiples problemas, pero el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, no pagó ningún precio político por sus políticas irresponsables hasta ahora. Ya ha transformado la defectuosa democracia de Hungría en un régimen semiautoritario.

  • Los presidentes populistas, como Bolsonaro, han sufrido derrotas electorales en este año. ¿Cree que el pueblo ya está cansado de ellos y que esto es un voto de castigo por la gestión de la crisis?

Es demasiado pronto para decirlo. Pero el gobierno de Bolsonaro resultó ser ignorante e ineficaz en muchos aspectos. Tendrá que pagar su precio a corto o mediano plazo. Y hay que recordar que Bolsonaro no ganó las elecciones, fue el Partido de los Trabajadores (PT) el que las perdió debido a los escándalos de corrupción generalizada. Depende mucho de que en el futuro surja una fuerte coalición de oposición contra su incompetente administración. Él seguirá a su incompetente ídolo Trump y será retirado de su cargo.

Opinión | Peter Bloom, profesor de administración de la Universidad de Essex, en Reino Unido

“Covid-19, el populismo y las elecciones presidenciales de Estados Unidos”

Trump ha revitalizado hasta cierto punto las fuerzas progresistas y democráticas, creando un interés cada vez más generalizado por abordar directamente el racismo, el sexismo y la desigualdad. Los días del apoyo bipartidista al “libre mercado” parecen haber terminado, al menos superficialmente.

Hay serias divisiones en esta coalición, ya que a los “centristas” les gustaría simplemente abandonar el populismo sin asumir la responsabilidad o alterar fundamentalmente las condiciones que lo dieron a luz y que ellos ayudaron a crear. Sus “soluciones” suavizadas y sus apelaciones huecas a la “unidad” son entonces un mero freno a la creciente marea de autoritarismo, que solo puede ser frenado realmente por los movimientos reales y los nuevos paradigmas para organizar la sociedad de una manera más equitativa y políticamente poderosa.

(Visited 96 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO