Liberan a tortuga parlama que tenía un anzuelo en su organismo

Una tortuga parlama adulta regresó a su hábitat tras recuperarse de una cirugía, pues tenía un anzuelo en su organismo.
Publicidad

Una tortuga marina adulta de la especie parlama fue liberada este jueves en la playa de Monterrico, en Santa Rosa.

La animal hembra regresó a su hábitat tras su recuperarse de una cirugía, pues tenía un anzuelo grande adentro de su organismo.

La tortuga fue hallada el 16 de octubre, cerca de las playas de Hawaii, en Santa Rosa, cuando tenía enredada una línea de pesca entre la boca.

La parlama fue llevaba al Centro de Conservación Marina AGHN. En ese lugar fue atendida por el personal de veterinaria del Zoológico La Aurora y del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap).

Tortuga sigue en recuperación

En tanto, se informó que otra tortuga parlama adulta, con un golpe en el cráneo, sigue en recuperación en el centro de conservación.

La animal fue hallada a finales de septiembre en las playas de Tecojate, en Nueva Concepción, Escuintla. Sus golpes fueron ocasionados aparentemente por personas que pretendían que desovara rápido.

A pesar de ser una especie en extinción, esa clase de animales son hostigadas por quienes buscan comercializar sus huevos en los mercados y en las playas. Estos se consumen porque se creen que son “afrodisiacos”.

Sin embargo, los huevos de tortuga parlama contienen altos contenidos de colesterol, lo que pone en riesgo la salud humana, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Conservación de las tortugas marinas

En las playas del Pacífico de Guatemala anidan tres especies de tortugas marinas:

  • Parlama (Lepidochelys olivacea)
  • Baule (Dermochelys coriacea)
  • Verde, Negra o Prieta (Chelonia mydas)

Según el PNUD, estas son las acciones que deben tomarse en cuenta para su conservación:

  • Mantener limpias las playas para que las tortugas puedan anidar adecuadamente.
  • Respetar el espacio de una tortuga marina anidando, se debe evitar molestarla.
  • No comprar tortugas para consumo humano ni tampoco sus huevos.
  • Evitar que los animales domésticos destruyan los nidos, especialmente durante su anidación que es de julio a enero.
  • Evitar el uso de vehículos y motocicletas en las playas, principalmente durante la noche.

(Visited 1,207 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO