El debilitamiento del OJ impacta localmente y en el extranjero, según analistas

El 13 de octubre se cumplirá un año en que se debió cambiar de magistrados del OJ, pero el desinterés por los organismos Legislativo y Judicial repercute en diferentes aspectos.

El conflicto y los intereses para integrar el Organismo Judicial (OJ) cada vez son mayores, ya que los actuales magistrados cumplirán un año más del periodo establecido en desempañar esas funciones.

La Constitución establece que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) está integrada por 13 magistrados para un periodo de cinco años, al igual que los de las Salas de Apelaciones.

El atraso en el relevo de las nuevas autoridades de uno de los organismos del Estado se debe a incumplimientos de las comisiones de postulación y de los diputados.

Gabriel Orellana, excanciller y exdiputado, señaló que el atraso de un año sin haber renovado magistrados denota debilidad institucional y a la vez desconfianza en el OJ, lo cual refleja la necesidad de modificar la Constitución.

“Los actuales magistrados de la Corte Suprema han tomado decisiones que lamentablemente lanzan un mensaje negativo a la ciudadanía, pues es solo para defender sus intereses y de políticos, como puede ser el del partido que llega al poder”, resaltó Orellana.

El abogado también indicó que tanto los diputados que se niegan a elegir como los magistrados que están cómodos en el cargo olvidan que a pesar de que el pueblo puede ser paciente o indiferente puede tener una reacción al actuar, ya que los funcionarios solo buscan tener una maniobra a mediano plazo para continuar con el statu quo.

 

Magistradas de la CSJ instan a diputados a elegir a sus sucesores

Desconfianza

La Corte de Constitucionalidad (CC), en un amparo a favor del Ministerio Público, ordenó que los legisladores comenzaran con la elección en la segunda quincena de junio, pero estos se oponen a los mecanismos en esa resolución.

El exmagistrado de la CSJ Luis Fernández Molina resaltó el chantaje de los diputados para no elegir a los magistrados, pero también el de los actuales titulares de la CC en no pedir que se nombren a sus sucesores, pues están cómodos.

“Afecta espantosamente en el trabajo, salarios y confianza. En Nueva York o Londres tienen mal vista a Guatemala”, concluyó Fernández.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.