Donald Trump nominó a la jueza Amy Coney Barrett para la Corte Suprema

En una ceremonia en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos la definió como “una de las mentes legales más brillantes del país”.

Donald Trump confirmó este sábado que la jueza Amy Coney Barrett es su nominada para ocupar la vacante en la Corte Suprema de Estados Unidos, a una semana del fallecimiento de la juez Ruth Bader Ginsburg.

El presidente de Estados Unidos la calificó como una persona “sobresaliente. Ella es una jueza federal nacida en Indiana y conocida por sus opiniones católicas, conservadoras y antiabortistas.

“Hoy es mi honor nominar para el Tribunal Supremo a una de las mentes legales más brillantes de nuestro país”, dijo el mandatario en una declaración a la prensa desde la Rosaleda de la Casa Blanca.

La candidata ahora debe ser aprobada por el Senado para ocupar la vacante dejada por Ruth Bader Ginsburg, quien falleció el pasado viernes a los 87 años. El Partido Republicano ya adelantó que cuenta con los 51 votos necesarios para hacerlo.

El perfil

Coney Barrett ya había estado entre los finalistas para la segunda nominación de Trump al alto tribunal, que finalmente obtuvo el juez Brett Kavanaugh.

Católica devota y con siete hijos, es una favorita de los conservadores religiosos y se considera que rechaza de plano el aborto.

Fue nominada por Trump a la Corte de Apelaciones del 7mo Circuito federal y confirmada por el Senado en octubre de 2017 por 55 votos a favor y 43 en contra. El 7mo Circuito, con sede en Chicago, cubre los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin.

En sus casi tres años en el puesto ha firmado unas 100 opiniones, incluidas varias opiniones discordantes en las que mostró su claro y consistente perfil conservador.

Sirvió como asistente legal del juez de la Corte Suprema Antonin Scalia. Trabajó brevemente como abogada privada en Washington D.C. antes de volver a la Facultad de Derecho de la Universidad de Notre Dame, donde estudió, para convertirse en profesora en 2002.

En 2017, durante su vista de confirmación en el Senado para el puesto en la corte de apelaciones, los demócratas la presionaron sobre si sus creencias afectarían a sus posibles fallos sobre el aborto y otras cuestiones sociales controvertidas.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.