Covid-19 cambiará la forma en que comemos

La pandemia mundial ha afectado muchos aspectos de nuestra vida diaria y el consumo de alimentos no es una excepción.
Supermercado

Debido a la emergencia de salud, 2020 será recordado como un año de grandes cambios. Y uno de ellos es la forma en que comemos. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la pandemia de Covid-19 ha puesto tensiones sin precedentes en las cadenas de suministro de alimentos, con cuellos de botella en el trabajo agrícola, procesamiento, transporte y logística, así como cambios importantes en la demanda.

Y la mayoría de estas interrupciones son el resultado de políticas adoptadas para contener la propagación del virus. “Si bien los impactos de Covid-19 aún están en desarrollo, la experiencia hasta el momento muestra la importancia de un entorno comercial internacional abierto y predecible para garantizar que los alimentos puedan transportarse hasta donde se necesitan”, agregó la OCDE.

Centro de Desarrollo de la OCDE oficializa ingreso de Guatemala

Países vulnerables

Las naciones más pobres se convirtieron en las más afectadas en términos de distribución de alimentos. “La pandemia plantea un dilema cruel para muchos países en desarrollo”, explicó Peter Taylor-Gooby, profesor de política social en la Universidad de Kent, en Reino Unido, a Publinews. “Necesitan cerrarse para salvar vidas, pero hacerlo condenará a muchos de sus ciudadanos que viven en el nivel de subsistencia a morir de hambre”, agregó.

Para resolver ese problema, muchas personas en todo el mundo comenzaron a crear su propia comida: Desde hornear pan hasta plantar y cosechar vegetales.

Publican reglamento para entrega de alimentos y cupones por emergencia del Covid-19

“Algunas personas cultivarán más. Pero se necesita tierra y tiempo para eso y cada vez más estos no están disponibles para los habitantes de la ciudad”, dijo Taylor-Gooby.

“Esto es solo parte del impacto que la pandemia tendrá para acelerar el desplazamiento de los trabajadores por la tecnología. La sociedad tiene que hacer ajustes muy grandes en la capacitación educativa y el apoyo a los ingresos para aquellos que se quedan sin trabajo”, concluyó.

Entrevistamos a Terry Marsden, profesor de política y planificación ambiental en la Universidad de Cardiff, en Gales, para conocer más sobre esta situación.

Casos de desnutrición se incrementarían por crisis generada por Covid-19

Entrevista

Terry Marsden | Profesor de política y planificación ambiental en la Universidad de Cardiff, en Gales, Reino Unido

  • ¿Cómo afectó la pandemia de Covid-19 a la cadena de suministro de alimentos?

La pandemia ha ejercido más presión sobre las cadenas de suministros minoristas concentradas para proporcionar “alimentos justo a tiempo” a los consumidores. Sus ventas se dispararon a medida que se cerró el sector de servicios de alimentos (catering, restaurantes). Esto ha desviado significativamente la producción y el suministro de alimentos.

Los precios han tendido a subir y los consumidores de bajos ingresos han enfrentado problemas de inseguridad alimentaria.

La producción de frutas y verduras ha sido un problema particular, pero se han desarrollado más cadenas de suministro locales, así como suministro alternativo a través de esquemas de caja, ventas directas y entregas a domicilio.

Mujer cuida un huerto

  • ¿Cuáles son las debilidades y fortalezas de la cadena alimentaria que se revelaron con la emergencia sanitaria?

Claramente, el suministro a través del sector de servicios se detuvo y ahora lucha por recuperar su posición en el suministro de al menos un tercio de las comidas antes del confinamiento.

Las pequeñas empresas independientes (supermercados, pescaderías, etc.) han sufrido a medida que más consumidores se han visto obligados a ingresar a las grandes tiendas minoristas para obtener sus productos.

Muchos puntos de venta pequeños ahora pueden recuperarse con el despido de su personal.

Mujer realiza entregas

  • ¿Ha aumentado el número de personas que intentan cultivar sus propios alimentos?

Sí, el cultivo doméstico ha aumentado y es probable que continúe haciéndolo. Por lo tanto, ha habido algo de lo que creo que será un renacimiento sostenido en la jardinería y la cocina caseras.

Pero esta no es una alternativa realista para la mayoría de los residentes urbanos.

La crisis ha amplificado y exacerbado las desigualdades en el acceso a los alimentos y ha demostrado un acceso desigual a los suministros naturales y de alimentos.

  • ¿Cuáles acciones deben tomar las empresas para garantizar la seguridad de sus productos?

Los grandes supermercados han mantenido las normas alimentarias, los principales proveedores durante la pandemia. Tienen la escala para administrar sus cadenas de suministro con estándares.

En el sector independiente más pequeño tenemos más problemas. Estos últimos han sido testigos de mano de obra pobre, así como de estándares de procesamiento de alimentos, condiciones de trabajo densas y superpobladas, y mayores riesgos de calidad de los alimentos.

Una vez más, la crisis causada por el nuevo coronavirus ha servido para amplificar estos problemas, como aplicar una lupa a los peligros de la producción intensiva de alimentos y los riesgos alimentarios.

* Con información de Miguel Velásquez.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.