Telemedicina, una tecnología eficaz ante el COVID-19

El nuevo coronavirus mantiene a millones de personas en aislamiento social sin posibilidad de salir de sus casas. Y ahí es donde la telemedicina viene a ayudar a asegurarse de que todo el mundo está bien. Metro investiga cómo funciona

La cuarentena que muchos lugares alrededor del mundo están atravesando debido a la pandemia COVID-19 ha hecho imposible que la gente visite a un médico; sin embargo, las consultas de telemedicina se convirtieron en una opción viable. Según las estadísticas, cada vez más gente está usando estos servicios en línea.

Un informe dirigido por Ateev Mehrotra, profesor adjunto de política y medicina de atención de la salud de la Facultad de Medicina de Harvard (Estados Unidos), publicado en The Commonwealth Fund, revela que el número de consultas ambulatorias disminuyó casi un 60% en los Estados Unidos a mediados de marzo y se ha mantenido bajo hasta mediados de abril, mientras que el número de consultas a distancia ha aumentado.

“Casi el 30% de las visitas en los Estados Unidos se realizan ahora por medio de la telemedicina”, dijo Mehrotra a Metro.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la telesalud supone el uso de las telecomunicaciones y la tecnología virtual para prestar servicios de atención de la salud fuera de los centros de atención de la salud tradicionales. Por ejemplo, podrían utilizarse avances como “la comunicación audiovisual en tiempo real a través de Zoom o una plataforma similar, la comunicación verbal o sólo de audio por teléfono o mensaje de texto, la supervisión de pacientes a distancia como la vigilancia de la presión sanguínea, la tecnología de almacenamiento y transmisión de datos e imágenes y la comunicación a través de portales de pacientes”, según explicó Coleman Drake, profesor adjunto de política y gestión de la salud de la Universidad de Pittsburgh.

Uno de los principales beneficios de la telesalud es que evita el contacto físico, una característica que ha demostrado ser muy útil durante la pandemia de coronavirus.

“Ya estamos viendo esto como una forma de reducir la exposición al virus”, añadió Ateev Mehrotra.

La telemedicina se ha hecho tan popular que varias empresas están ofreciendo servicios especializados para aprovechar esta tecnología. Una de ellas es Amwell, uno de los mayores proveedores de telesalud en los EE.UU. con más de 150 millones de clientes, que actualmente proporciona atención remota a los pacientes con síntomas leves de COVID-19.

“Actualmente estamos viendo muchos pacientes presentes con síntomas bajos a moderados de COVID-19. Nuestros médicos están preparados para evaluar y recomendar la atención de los pacientes con enfermedades similares a COVID y para clasificar a los pacientes de mayor gravedad en entornos de atención presencial. Sin embargo, nuestros médicos no pueden tratar los síntomas graves de COVID-19 ni examinar a los pacientes a distancia”, explicó a Metro la Dra. Mia Finkelston, médica y directora médica de Amwell.

La Dra. Mia Finkelston también comentó que mientras el gobierno y los profesionales de la salud continúan instando a los pacientes a ver a un médico virtual cuando sea apropiado, la gente está investigando dónde y cómo acceder a los servicios de telesalud, añadiendo que hay muchos pacientes que están usando la telemedicina por primera vez.

Aunque la telemedicina ofrece muchos beneficios y se está convirtiendo en una herramienta muy eficaz en la lucha contra el COVID-19, no puede sustituir totalmente un examen en persona por parte del personal médico.

“Obviamente, hay algunas cosas que normalmente ocurren en una clínica que no se pueden hacer electrónicamente, como medir la presión arterial, etc.“, destacó Coleman Drake.

También tiene algunos desafíos que superar, especialmente en términos de tecnología, para convertirse en una forma de medicina aún más accesible para el público.

“Las limitaciones en la tecnología podrían dar lugar a una menor calidad de la atención y es posible que las personas más pobres no puedan acceder a la telesalud, ya que tal vez no tengan acceso a la tecnología”, subrayó Ateev Mehrotra.

Pese a algunas limitaciones y dificultades, los especialistas coinciden en que la telemedicina tiene un futuro muy prometedor, sobre todo ante crisis como la que estamos viviendo en estos momentos.

“La telemedicina tiene un futuro muy brillante, ya que ha demostrado constantemente su eficacia en condiciones extremas, como crisis, desastres, zonas remotas o países de recursos limitados”, concluyó Rifat Latifi, presidente y director general del Hospital Virtual Internacional.

ENTREVISTA

Rifat Latifi,
presidente y CEO del International Virtual e-Hospital y director del Departamento de Cirugía de Westchester Medical Health en Vallhalla, NY, EE.UU.

[metroimage ids=”8-4619″ ] P: ¿Cuáles son los beneficios de la telemedicina?
– Los beneficios de la telemedicina son múltiples. Es más segura, más barata, no necesita que los pacientes viajen mucho para ver al médico o a cualquier otro proveedor de atención médica.
Todo lo que se puede ver en un paciente físicamente se puede ver, si no mejor, a través de la telemedicina y la telepresencia. Además, todo el proceso de atención perioperatoria puede realizarse virtualmente. La telemedicina evita el traslado innecesario a los hospitales terciarios para casi todas las disciplinas, incluidos los traumatismos y las situaciones de emergencia.

P: ¿Y las desventajas?
– Aunque en los últimos años la telemedicina se ha vuelto más aceptable, en general se ha ignorado la telemedicina a pesar de su gran potencial para proporcionar una atención rápida, segura y de alta calidad.

P: ¿Cómo se utiliza durante la pandemia de COVID-19?
– El nuevo orden mundial causado por COVID-19 ha provocado muchos cambios en nuestro mundo, pero particularmente en nuestro mundo médico. Uno de estos cambios es que, de repente, nosotros, la comunidad médica, nos dimos cuenta de que la telemedicina y la telepresencia son, de hecho, aplicables, deseables, aceptables y muy buscadas, en primer lugar, por todos nuestros pacientes, y por la comunidad médica en general. Tal vez un aspecto positivo del COVID-19 sea la creación de un nuevo mundo médico virtual, en el que la telemedicina sea valorada por los muchos beneficios que ofrece. En general, la telemedicina tiene un gran potencial para proporcionar una respuesta rápida a una posible escasez de proveedores de atención médica en brotes masivos, y contribuye a la atención sanitaria basada en valores en el futuro. Aunque un número de cirujanos y médicos entusiastas del mundo han estado enseñando y practicando la telemedicina en todo el mundo, sólo recientemente la telemedicina ha pasado a ocupar un lugar central.

P: ¿Está la telemedicina ahora al alza?
– En un período muy corto, el COVID-19 ha transformado enormemente la forma en que practicamos la medicina. La telemedicina ha surgido como una tecnología crítica para llevar la atención médica a los pacientes, al tiempo que intenta reducir la transmisión de coronavirus entre los pacientes, las familias, las poblaciones de edad avanzada y los proveedores de servicios de salud.
Un gran número de proveedores de atención de la salud se han visto afectados y han muerto a causa del COVID-19 en todo el mundo, por lo que se ha defendido la telemedicina como una forma de protección del personal, así como una manera de reducir la tasa de agotamiento, ya que ha quedado claro que la telemedicina y la telesalud no sólo benefician a los pacientes, sino que también se ha utilizado como una modalidad de proveedores de atención de la salud en estos tiempos peligrosos.

La telesalud durante la pandemia

La Dra. Mia Finkelston, médico y directora médica de Amwell, explicó a Metro cómo se utiliza actualmente la telemedicina:

[metroimage ids=”8-4620″ ]

Cuidado a distancia
La telemedicina ofrece un canal seguro para obtener rápidamente orientación médica experta. Esta capacidad minimiza en gran medida las demandas de atención primaria presencial, atención de urgencia, urgencias, etc., y reduce el riesgo innecesario para los pacientes que, de otro modo, tendrían que esperar en hospitales o consultorios médicos donde se arriesgan a exponerse a gérmenes e infecciones.

Protección de los proveedores
Los pacientes que tienen COVID-19 son altamente contagiosos y es importante que protejamos a nuestros trabajadores de la salud en el frente. La telesalud está bien posicionada para hacer esto, ya que permite a los proveedores ver y tratar a los pacientes sin tener contacto físico con ellos.

Movilizar la habilidad clínica
Utilizando la telesalud podemos equilibrar la disponibilidad clínica y equipar a los proveedores con la tecnología que necesitan para ampliar su alcance, escalar la atención y proporcionar a los pacientes un camino claro y sencillo hacia un proveedor, independientemente de la restricción geográfica o de movilidad.

Calidad a escala
Esta pandemia ha dado lugar a una afluencia de pacientes en el ya agobiado sistema de salud. La telesalud proporciona acceso a una atención de calidad y conveniente a escala. Los médicos y los equipos de atención que se especializan en el manejo de COVID-19, por ejemplo, pueden hacerlo a través de la tecnología tanto a nivel local, en el hogar del paciente, como a nivel nacional sin necesidad de desplazarse físicamente para ver a los pacientes y/o entrenar/consultar a los equipos de atención locales.

(Visited 8 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO