ONU: "Inseguridad alimentaria y nutricional" del país es riesgo ante Covid-19

Esto asegura Rebeca Arias Flores, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala, quien también resalta la precariedad del sistema de salud del país.

Por Esvin Lopez

Luego de hacer una reseña de las medidas adoptadas por el presidente Alejandro Giammattei para tratar de contener la propagación del Covid-19 coronavirus, Rebeca Arias Flores, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala (ONU), también resaltó que dicha entidad muestra preocupación por "los países en desarrollo donde el virus puede tener un impacto especialmente severo", como es el caso de nuestro país y especialmente la población vulnerable, como los niños con problemas de nutrición.

"La situación especial de Guatemala"

De acuerdo con Arias Flores, el sistema actual de salud "es un reflejo de la escasa inversión" que el país hace en ese rubro.

El porcentaje de fondos públicos en el gasto total de salud alcanza solamente un 2% del PIB, muy por debajo del 6% recomendados por la OPS/OMS", indica.

 

"Gasto más alto de América"

Por otro lado, la funcionaria de ONU indica que ante esta perspectiva "Guatemala preenta el gasto de bolsillo de salud (pagado directamente por las personas) más alto de la Región de las Américas a casi un 55%".

La falta de financiamiento crónico se observa también en la infraestructura no renovada, hoy adecuada para la población que tenía Guatemala en los años 70, con apenas 7.5 médicos y 6 enfermeras por cada 10 mil habitantes", se añade.

Mientras que los estándares recomendados son de al menos 25 trabajadores de salud por cada 10 mil habitantes en áreas rurales y de 44.5 en áreas urbanas.

Desnutrición

Por otro lado, menciona que la inseguridad alimentaria y nutricional de Guatemala "también pone a los guatemaltecos en mayor riesgo frente a la pandemia del Covid-19".

Sobre esto, no sobra mencionar que, durante los años 2015–2017 se reportaron 15.8% de personas subalimentadas en el país, comparado con 6.6% en Mesoamérica", resalta.

Asimismo, indica que es preocupante que haya más de 1 millón de niños menores de 5 años que padecen de desnutrición crónica en el país. Esto de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Salud Materno.

También explica:

"El impacto humanitario que este virus puede generar en el país, que potencialmente será mucho peor de lo que hemos visto en países desarrollados (como China, Italia y España), explica entonces la necesidad de tomar el tipo de medidas que el gobierno ha venido tomando en días recientes, aunque las mismas generen también impactos socio-económicos negativos a mediano plazo."

Posibles impactos

Estos son algunos de los impactos que Arias Flores resalta de las medidas a mediano plazo:

  • "Para la población guatemalteca que eventualmente sea contagiada por el Covid-19, además de los riesgos inmediatos a su vida y bienestar, la enfermedad puede afectar el aprovechamiento biológico de los alimentos, como sucede en general con las infecciones respiratorias y otras enfermedades."
  • "También corren peligro las personas con padecimientos de salud y enfermedades crónicas, cuyo acceso a los ya limitados servicios de salud se reducirán aún más."
  • "La pérdida de puestos de trabajo y la recesión económica a la cual se enfrentará el mundo pondrán en una situación muy difícil a las personas que ya de por sí viven en una situación de gran pobreza y precariedad."
  • "Además del crecimiento en la tasa de desempleo pronosticada por la Organización Internacional del Trabajo (un estudio inicial de esta agencia de las Naciones Unidas estimó un posible incremento entre 5.3 y 24.7 millones de personas sin empleo), conviene recordar que el país ya de por sí enfrenta una situación precaria en materia de empleo."

Alternativas

No obstante, Arias también habla de alternativas y visión global ante la emergencia por la pandemia.

Lo que se hace evidente es que no se trata de escoger entre la economía o la salud. Este es un falso dilema", indica.

Por otro lado, comenta que el país tiene una sola oportunidad para contener el virus de tal forma que le permita mantener el sistema de salud a flote.

El trabajo entonces es continuar conteniendo el virus, al tiempo que se busque mitigar, en la medida de lo posible, otros impactos negativos de mediano plazo", añade.

* Con información de ONU Guatemala.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo