Desde antes del alba, migrantes esperan una nueva oportunidad para cruzar frontera de México

La "Caravana de la Esperanza, Dios es amor", salió el martes pasado del norte de Honduras y tras atravesar Guatemala se han unido guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses. Al menos 3 mil migrantes huyen de la pobreza en busca de una oportunidad en EE. UU.

Por Edwin Bercián

Cientos de migrantes, entre hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, que en caravana huyen de la pobreza y violencia, buscaban este lunes en el Puente Rodolfo Robles que las autoridades mexicanas les permitan el ingreso en masa para continuar a Estados Unidos.

Los migrantes de la llamada caravana 2020 en la que también viajan familias completas con niños pequeños, se concentraron desde la madrugada en la aduana de Guatemala en la ciudad Tecún Umán, hasta donde viajó Publinews para verificar la situación en la que permanecen los migrantes.

Antes del amanecer, un grupo de antimotines y de la policía de México se enfiló antes de dicha estructura. Por lo que los migrante se quedaron al margen, hasta esperar luz verde.

Un oficial aduanero abrió el portón para que la caravana ingresara al puente internacional Rodolfo Robles, que conecta a ambos países.

"Adelante jóvenes", señaló un policía guatemalteco y sin prisa el bloque se apostó a varios metros de distancia de la reja del lado mexicano, fuertemente custodiado por agentes migratorios y policías militares con equipos antidisturbios.

En el lugar los migrantes elevaban oraciones y señalaban que "Dios era su único guía".

Hondureños intentarán cruzar a México pese a advertencias

Este lunes los emigrantes esperan ingresar masivamente a Ciudad Hidalgo, en México.

Líderes de los migrantes señalaron que darían un tiempo de espera de tres horas para atravesar el paso formal o atravesarían caminando el río Suchiate, frontera natural que en algunas partes su nivel bajó por la ausencia de lluvias.

Apoyo a migrantes

El gobierno guatemalteco les está procurando alojamiento, alimentación y atención médica en dicha ciudad, en una medida coordinada con su par mexicano, organizaciones internacionales y activistas, según informó la cancillería mexicana en un comunicado.

No obstante, decenas pernoctan en las calles o en el puente internacional. Durante el día, debido al intenso calor, algunos se refrescan en las aguas del río Suchiate, que divide el territorio de ambos países.

Iglesias católicas y evangélicas habilitaron un albergue provisional para atenderlos fuera del centro de la ciudad, ya que las autoridades municipales no les permitieron instalarse en el parque central.

Con información de AFP

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo