Ciudadanía sin beneficios por el trabajo de diputados en 2019

Ayer se llevó a cabo la última sesión legislativa del año, y analistas consideraron que la labor de los diputados solo fue para defender sus propios intereses y olvidaron para qué fueron electos.

Por Joel Maldonado

La poca aprobación de decretos durante el presente año y las constantes manifestaciones frente al Congreso son aspectos que resaltaron analistas como muestra del rechazo al trabajo de los diputados en el último periodo de la octava legislatura.

Este año fueron aprobadas 11 leyes, de las cuales dos fueron préstamos, una reforma al presupuesto que los mismos legisladores habían aprobado y las otras fueron normativas fiscales específicas para ciertos sectores y la ratificación del estado de Sitio en Izabal.

El investigador Diego Maza indicó que el desempeño del Congreso fue lamentable porque hubo constantes protestas en rechazo de lo que se incluía en las agendas semanales, lo cual refleja que no se atendieron las demandas de la población.

“El trabajo de varios diputados fue defender sus propios intereses y el de sus financistas, de los que algunos están presos en Mariscal Zavala”, resaltó Maza.

Por desacuerdos en directiva peligra la aprobación del presupuesto para el 2020

El plazo para aprobar el presupuesto en el primer año del gobierno de Alejandro Giammattei vence mañana, 30 de noviembre. Diputados y analistas cuestionaron los recortes en inversión social y la sobreestimación de ingresos tributarios.

Perjudican al país

María Isabel Bonilla, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), comentó que lo observado durante este año por los diputados fue que legislaron dependiendo de la coyuntura, pero sin una agenda con temas de interés nacional o distrital.

A la vez, recordó que las decisiones políticas afectan al país y tienen una trascendencia en la vida de los ciudadanos.

“No hubo agenda con iniciativas de ley ni por bancada ni por temas, ya que se mencionó que se le apostó a recuperar la economía, pero de 10 propuestas de ley si mucho se avanzó en tres, una de ellas fue la de leasing, pero se abandonó su discusión sin razón”, ejemplificó Bonilla.

Sin respetar propia ley

El desempeño de los diputados también se mide por la participación en las comisiones de trabajo.

Bonilla agregó que ninguno de los decretos de este año cumple con los requisitos que se establece en la Ley Orgánica del Organismo Legislativo, ya que carecen de un análisis financiero y los dictámenes estuvieron fuera de tiempo.

La entrevista agregó que tampoco se hace un análisis técnico del porqué se requiere dicha legislación, no importando si otros países la tienen.

“Preocupa la calidad del trabajo que se realizó desde el Congreso, ya que los dictámenes de las iniciativas de ley no solo tienen errores de forma, sino de fondo”, incluyó Bonilla.

Retos para los diputados

La novena legislatura estará conformada por alrededor de 19 bancadas, por lo que se tendrán que buscar los consensos para acordar una agenda a favor de la mayoría de la población.

Ambos analistas coincidieron que debe haber un conocimiento del trabajo legislativo y contar con asesores capacitados para que haya un trabajo de calidad.

Pero, sobre todo, deben recuperar la confianza de la ciudadanía en uno de los organismos más importantes del Estado.

Jornada de la última sesión extraordinaria

  • Antes de despedir el año, los diputados juramentaron a Benita Odilia de León Pérez, quien ocupará el cargo por 33 días en sustitución de Alejandra Carrillo.
  • También lograron los consensos para nombrar al representante del Congreso ante el Registro Nacional de las Personas (Renap), y el delegado titular electo fue Mario Rolando Sosa Vásquez.

 

“Discusión por temas regresivos que afectan la institucionalidad”, análisis de José Carlos Sanabria, de Asíes

Fue un año con baja producción legislativa y finalizó siendo cuestionado.
El Congreso, en medio de la dinámica política y del proceso electoral, no solo impulsó un debilitamiento del avance que se había logrado, sino que impulsó la defensa de intereses de ciertos sectores. También es preocupante que durante este año se aprobaron reformas regresivas en materia de justicia, lo cual afecta la legitimidad del Congreso y la institucionalidad.
Los diputados que tomen posesión en enero tendrán que trabajar por una agenda de fortalecimiento institucional y retomar cambios que fueron suspendidos en diferentes materias.
Además, se debe estar atento ya que habrá elección de magistrados del Organismo Judicial (OJ) y del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo