Cría huérfana de dugongo es estrella entre ecologistas que la alimentan con abrazos

Tanto los abrazos como otros métodos como una "mother orange" son necesarias por los cuidadores para "amamantar" a la pequeña.

Por Ivonne Gordillo

Los abrazos a la hora de comer son una de las varias técnicas que veterinarios tailandeses utilizan para criar a una dugongo bebé huérfana bautizada Mariam.

La pequeña dugongo ha ayudado a difundir el interés por la conservación de los mares y océanos.

Mariam fue encontrada varada en una playa en mayo, con apenas seis meses de edad.

Este pequeño mamífero marino herbívoro (de la familia de los sirenios, como el elefante marino) ha recibido atención permanente en el Phuket Marine Biological Centre, por parte de los funcionarios del lugar, grupos ecologistas y de protección de los animales y, por supuesto, de veterinarios locales.

Dos españolas contratan a sicario y lo denuncian por no cumplir

El hombre les ofreció asesinar al individuo y recuperar una parte de lo "estafado", pero les pidió un anticipo.

Toda una estrella

Su estrella ha fulgurado gracias a las fotos que la muestran siendo acariciada por los veterinarios, que se han vuelto virales en las redes sociales internautas, y que el Departamento de Recursos Marinos y Costeros (DMCR) se ocupase de actualizar cotidianamente su evolución.

El veterinario Pathompong Kongjit señaló a la AFP que Mariam, que ahora vive en las aguas que bañan la isla de Ko Libong, en la provincia de Trang, se convirtió en un símbolo sobre la necesidad de limpiar los mares tailandeses, saturados por los plásticos.

"Mariam ha despertado el interés entre los tailandeses por cuidar a los animales marinos, los mares y la naturaleza en general", señaló.

Pero, su mayor desafío es alimentarse, ya que tiene problemas para llegar hasta las plantas marinas que crecen en el lecho del océano.

"Solamente puede comer las plantas marinas que sobresalen", destacó Kongjit.

Hábitat deteriorado

Las hembras dugongo suelen amamantar a sus crías mientras nadan, algo que los veterinarios no pueden hacer.

"Así que la abrazamos mientras le damos de beber leche, tras lo cual la llevamos a nadar para que ejercite su sistema digestivo", añadió Pathompong.

Sus cuidadores utilizan una canoa de color naranja, llamada "Mother Orange", para que ella la siga mientras nada.

Pero, a pesar de la aparente dependencia de Mariam de sus amigos humanos, Pathompong afirma que "ha aprendido a adaptarse a su medioambiente" y ya no queda varada en la playa.

Pero, "no importa cuántos animales marinos podamos salvar (…) si su hábitat se encuentra en malas condiciones", explicó el veterinario, añadiendo que, probablemente, Mariam permanecerá bajo sus cuidados al menos por un año más.

La avalancha del interés público en los progresos de Mariam ha llevado a la DMCR a realizar una filmación en vivo de su crianza, que se espera se transmita a partir del próximo fin de semana.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo