Durante redada, policía encuentra una "ardilla de ataque" drogada con metanfetamina

Al parecer, la intención era tener una ardilla que fuera lo suficientemente agresiva.

Por AFP

La policía de Estados Unidos hizo una inusual incautación durante una redada contra las drogas esta semana en un apartamento en el estado de Alabama: una ardilla intoxicada con metanfetamina.

El ocupante del departamento quiso asegurarse que su "ardilla de ataque" enjaulada fuera suficientemente agresiva para lo que la alimentó con metanfetamina animal, dijo la oficina del sheriff del condado de Limestone a The News Courier, un diario local.

Durante el operativo realizado el lunes también fueron incautadas drogas y municiones.

La ley de Alabama prohíbe tener animales silvestres, así que la ardilla fue liberada, por recomendación de agentes de protección ambiental.

La ardilla "corrió hacia el bosque y no atacó a los agentes que la liberaron", dijo la oficina del sheriff en su página de Facebook.

El pájaro exótico que mató a su dueño en EE. UU. será subastado

Marvin Hajos, de 75 años, murió luego de haber sido atacado por un pájaro gigante conocido como Casuario.

Un buitre espía

Nelson, un buitre leonado procedente de Bulgaria, entró en Yemen, un país desgarrado por la guerra, en busca de comida y acabó en manos de combatientes que lo encarcelaron un tiempo bajo sospecha de espionaje.

El pájaro, de color arena, se posó en Taez, una ciudad del sudoeste de ese país.

Esta especie puede volar distancias largas en busca de alimento y de temperaturas clementes.

Nelson tiene unos dos años. En Bulgaria el Fondo de Fauna y Flora Silvestre (FWFF) le colocó un anillo y lo equipó con un emisor por satélite. En septiembre de 2018 lo soltó para ver a dónde le llevaba la peregrinación.

Todo parece indicar que se perdió. Acabó en poder de combatientes progubernamentales yemeníes de la ciudad de Taez, asediada por los rebeldes hutíes, que creyeron que el emisor era un aparato de espionaje. Así fue como el buitre se convirtió en prisionero de guerra.

Cuando la historia de este buitre comenzó a circular entre los medios de comunicación, el FWFF envió a Hisham al Hut, un yemení de la capital, Saná, a recoger al pájaro y explicar a los combatientes que no era un espía.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo