Malasia: Murió el último rinoceronte de Sumatra macho

Esto deja solo a una rinoceronte de su especie viva en Malasia.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Tam”, el último rinoceronte de Sumatra macho, cuya edad estimada era de 35 años, murió el lunes en Sabah, Malasia, tras una prolongada enfermedad, confirmaron autoridades.

Citada por el diario The Malay Mail, la ministra malasia de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Christina Liew, explicó que “se hizo todo lo posible por salvarlo (al rinoceronte)”, y que la causa de la muerte “estaba relacionada con la vejez y la insuficiencia multiorgánica”.

Se revelarán más detalles después de que se complete el informe de la autopsia”.

Además, el genoma vivo de 'Tam' se conservará para el cultivo celular. Esperamos que, con las tecnologías emergentes a nivel celular y molecular, aún pueda contribuir con sus genes a la supervivencia de la especie”, puntualizó Liew.

Esto deja solo a una rinoceronte de su especie viva en esa nación asiática.

La Borneo Rhino Alliance emitió un sentido comunicado en el que se lamentaba por la muerte de “Tam”.

It is with heavy hearts that we share the tragic news that Tam, Malaysia's last male Sumatran rhino, has passed away. We…

Posted by Borneo Rhino Alliance on Sunday, May 26, 2019

No se pudo reproducir

La alianza International Rhino Foundation, con sede en Texas, ofreció sus condolencias al gobierno de Sabah y a los colegas del equipo de Borneo Rhino Alliance por la pérdida del animal.

Recuerdo muy bien cuando Tam fue capturado y las grandes esperanzas que todos tenían de que él podría ser el miembro fundador de un exitoso programa de cría en cautividad en Sabah, y unirse a los esfuerzos internacionales de Estados Unidos e Indonesia”, dijo Susie Ellis, Ejecutiva Director de la fundación.

Lamentablemente, esas esperanzas se vieron frustradas repetidamente durante la próxima década por una serie de incidentes, algunos sociopolíticos, otros biológicos y otros simplemente mala suerte”.

La International Rhino Foundation señaló que los conservacionistas esperaban que “Tam” pudiera reproducirse con “Iman”, una hembra capturada en 2014, así como con “Puntung”, otra hembra rescatada que lamentablemente tuvo que ser sacrificada en 2017.

La fundación explicó que el rinoceronte “no tenía esperma de alta calidad” y que las hembras “tenían tumores que impidieron la concepción”.

Al no tener otra alternativa, los conservadores de Sabah recurrieron a la tecnología reproductiva avanzada e intentaron producir embriones mediante fertilización in vitro que pudiera colocarse en rinocerontes sustitutos”.

Estos métodos fueron, en el mejor de los casos, una gran posibilidad”, sentenció la fundación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo