Devotos y turistas acompañan la procesión de Jesús de la Caída, en Antigua Guatemala

Católicos se preparan cada domingo de Cuaresma para dar sus mejores ofrendas en una de las procesiones más conocidas de la iglesia de San Bartolomé Becerra.

Por Álvaro Alay

Las coloridas alfombras de aserrín por las calles empedradas de La Antigua Guatemala que se destacan durante esta época, pero el quinto domingo de Cuaresma decenas de religiosos y turistas acompañan la distinguida procesión de Jesús de la Caída.

El corto procesional que por más de 12 horas recorre la ciudad colonial se llena de sonidos y olores.

Carlos Pellecer, de la hermandad de la iglesia San Bartolomé Becerra, comentó que para esta procesión se cuenta con 106 turnos, por lo que genera más afluencia a La Antigua Guatemala, ya que más de 10 personas cargan el anda de ese centro religioso.

“Por mi nombre serais mártires, por el martirio que sufrieron San Bartolomé, San Pablo, San Pedro y San Andrés”, indicó Pellecer que era el lema de este año de esa procesión, que después de las 16 horas se prevé que pase frente a La Catedral, donde autoridades de esa iglesia brinden un mensaje.

Morado penitente en La Antigua con Jesús de la Caída

Miles de personas, entre devotos cargadores, feligreses católicos, turistas nacionales y extranjeros, abarrotarán la ciudad colonial con la procesión de Jesús de San Bartolo.

Colaboran en familia

Cada católico usa su ingenio para realizar las alfombras, por lo que la familia Valle, de Santa María de Jesús, quien elabora una carismática alfombra frente a la Municipalidad, indicó que toda la familia ayuda en ese arte por nueve años.

La alfombra de la familia Valle tarda más de ocho horas, pero en cada calle de la ciudad colonial se observan distintas formas de agradecimiento de las familias

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo