Dinamarca obliga a parejas a tomar curso para divorciarse

Disponible en línea pero también en forma de aplicación para plataformas móviles, el programa tiene un total de 17 módulos.

Por AFP

Hasta ahora en Dinamarca, los matrimonios podían divorciarse en un abrir y cerrar de ojos.

No tenían la necesidad de cumplir un período de reflexión ni presentarse ante un juez.

De ahora en adelante, sin embargo, las parejas con hijos tendrán que superar un curso en línea para disolver su unión.

Desde el 1 de abril, en el marco de un nuevo código del divorcio, cada madre o padre tiene que haber seguido un módulo de 30 minutos, disponible de forma gratuita y que ha sido concebido para ayudar a las parejas a navegar en su nueva vida con sus hijos.

De lo contrario, seguirán casados.

Este curso proviene del programa "Cooperación después del divorcio", una plataforma en línea creada por investigadores de la Universidad de Copenhague y adoptada por la clase política, como un paso fundamental para las parejas casadas que se separan.

"El curso digital responde a algunas de las preguntas más esenciales que se presentan durante un divorcio", defiende el ministerio de Infancia y Relaciones Sociales.

Divorcio pexels.com

En el caso de separación de parejas no casadas, los progenitores también pueden acceder al programa gratuito si lo solicitan.

Disponible en línea pero también en forma de aplicación para plataformas móviles, el programa tiene un total de 17 módulos.

Estos ofrecen soluciones concretas a situaciones potencialmente frustrantes: desde la organización de cumpleaños hasta las salidas escolares.

No obstante, no hay garantía de que los futuros divorciados utilicen todo el programa.

Mejor acompañamiento

La sociedad civil exige más atención y apoyo psicológico.

"Es un buen comienzo, una decisión fácil y barata", estimó Trine Schaldemose, subdirectora de Moedrehjaelpen, una asociación de apoyo familiar.

"El curso es útil, pero solo si el nivel de conflicto (entre los padres) no es demasiado elevado".

Dinamarca registró casi 15 mil divorcios en 2018, casi la mitad (46.5 %) de los matrimonios celebrados ese año.

El 70 % de los niños viven con ambos padres, mientras que en 1980, eran el 85 %.

En este país donde el equilibrio entre vida privada y profesional es fundamental, los padres también se implican en el día a día de sus hijos.

Bandera de Dinamarca pixabay.com

En caso de separación, la custodia compartida es cada vez más frecuente.

Esta opción se duplicó en menos de 10 años, pasando de 16 % en 2009 a un tercio en 2018, según datos del Centro de Análisis e Investigaciones (VIVE).

Procedimiento simplificado

En casos de divorcio por consentimiento mutuo, el procedimiento es bastante simple y se realiza exclusivamente en línea, sin recurrir a un abogado.

"Partimos del principio de que las personas son lo suficientemente maduras para saber si quieren divorciarse o no", dijo May Heide Ottosen, investigador de VIVE.

Una noche, sentada en el sofá matrimonial, Henriette Fuchs simplemente llenó un documento en su computadora que luego envió a su esposo, quien lo firmó.

Y así el divorcio quedó registrado.

A partir del 1 de abril, las parejas con hijos menores de edad deberán esperar tres meses, durante los cuales se les pide que hagan el curso en línea, antes de que su divorcio sea efectivo.

Fuchs se divorció hace tres años, tras 11 años de matrimonio, y aprovechó la oportunidad cuando le ofrecieron usar el programa a modo de prueba.

"Es una buena manera de recordarles a los padres que hay cosas en las que realmente deben pensar", contó.

Fuchs tiene 42 años y es madre de dos niños, de 7 y 10 años.

"En situaciones en las que no eres muy racional, te obliga a pensar cómo te sientes y cómo puedes manejar el momento".

Divorcio pixabay.com

Más saludable

Probados con la ayuda de 2 mil 500 voluntarios daneses, entre 2015 y 2018, los módulos de "Cooperación después del divorcio" son "sorprendentes", asegura uno de sus diseñadores, el psicólogo Martin Hald, profesor asociado de la Universidad de Copenhague.

"En 12 de cada 14 casos encontramos que el programa tenía un efecto entre moderado y fuerte en la salud mental o física: estrés, depresión, ansiedad, dolor físico o mental y número de días de ausencia".

Fuchs considera que no se trata de una receta milagrosa, sino de una buena herramienta.

El curso, único en su tipo, ha sido ampliamente aceptado por la clase política danesa, con excepción de los liberales que creen que el Estado no debería intervenir en este tema.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo