“La lucha contra la desnutrición debe ser completa y continua”, Homa-Zahra Fotouhi

La representante del Banco Mundial (BM) en el país comentó que el problema de nutrición es el mayor en Latinoamérica, pero que aún es mayor al revelado en Afganistán, país que ha estado en conflicto desde 1970 y donde la desnutrición es en promedio del 41%.

Por Joel Maldonado

Hace cuatro semanas los diputados aprobaron el préstamo Crecer Sano, ya que “la malnutrición en los niños es invisible e irreversible”. Según un documento del BM, ese problema en el departamento de Guatemala ya alcanza el 26%, pero Totonicapán y Sololá son los lugares con los más altos índices de desnutrición.

¿Qué es el programa “Niñez con futuro”?

El programa, por cinco años, servirá para reducir la desnutrición crónica infantil, y se va a ejecutar en siete departamentos, que son: Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango, Quiché, Sololá, San Marcos y Totonicapán. El gobierno solicitó una prórroga de 60 días y la semana pasada se confirmó que se había otorgado ese plazo, por lo que tiene que agilizar los trámites para la nueva fecha, que es el 21 de mayo, por lo que hay una misión técnica del Banco Mundial, la gerente del programa está acá trabajando con el Ministerio de Salud para revisar lo que se necesita hacer y avanzar y así empezar con la ejecución.

¿Cuándo se comenzará a desembolsar el préstamo debido al temor de que se utilice para campaña electoral o pago de favores?

El crédito no se empezará a desembolsar antes de agosto o septiembre, por la manera en que son los plazos y es más, para asegurarse que esté todo listo, siempre se hace con todos los proyectos.

¿En qué consisten los programas que se impulsarán en esos departamentos?

Es un programa multisectorial e integral, tiene cuatro componentes: Uno es la construcción de 200 nuevos puestos de salud y la rehabilitación de otros, hay un tema de agua y saneamiento, también se habla de cambio de comportamiento y educación sobre la importancia de la lactancia materna, los primeros seis meses, hervir el agua y preparar la comida y no dejarla a la intemperie, asegurarse que las embazadas reciban las vitaminas y nutrientes para tener niños sanos. Además, hay un aspecto sobre la coordinación interinstitucional entre los ministerios de Salud y Desarrollo, como la Sesan, para asegurar que el programa se ejecutará de manera integral.

¿Cómo trabaja el banco para evitar que los fondos se ejecuten en otros proyectos?

El Banco Mundial tiene dos tipos de préstamos: Uno es para apoyo presupuestario, que son fondos que se otorgan al gobierno. En el caso de Crecer Sano, es una inversión y tiene un plan de adquisiciones, cuando se prepara el proyecto y permite decir que sí se empieza a implementar el programa en cinco años, lo cual es un plan de implementación. En el caso de préstamos así, el gobierno, no solo Guatemala, sino donde trabajamos, no pueden cambiar lo que se ha acordado, entonces, por ejemplo, si quieren la inversión para construir menos centros de salud y hacer carreteras para llegar al puesto de salud, no pueden hacerlo sin pedirnos el permiso y nosotros vemos si está en el plan del proyecto para lograr los resultados, y para eso se hace un análisis para decidir, ya que todo pasa por la no objeción del BM y tenemos monitoreos de cerca, en los cuales los equipos técnicos visitan el país cada tres meses, realizan visitas de campo para conocer si en realidad se está ejecutando y si se están teniendo los resultados. Hacemos una auditoría y se da un seguimiento paso a paso. Contamos con la Unidad de Integridad, que es independiente del Banco Mundial y tiene la responsabilidad de darle seguimiento a cualquier queja, si después del análisis se comprueba el uso indebido de los recursos, el gobierno tiene que devolver los fondos.

¿En cuánto tiempo se observarán los resultados de esa inversión y así reducir la desnutrición?

Es el primer programa integral y multisectorial que se va a ejecutar en el país en los últimos años, por lo que las mujeres embarazadas, cuando empiece el programa, tendrán un acompañamiento para asegurarse que durante la gestación reciban las vitaminas y micronutrientes, y luego a los niños se les dará seguimiento cada mes para asegurar que no padezcan de desnutrición en los primeros dos años.

A contratiempo, aprueban el préstamo de US$100 millones

El endeudamiento autorizado por los diputados buscará reducir la desnutrición infantil y cuyos fondos serán priorizados en siete departamentos donde ese problema ha afectado por décadas a familias.

 

¿Habrá alguna prioridad en los departamentos para empezar los programas por los índices de desnutrición?

Son dos fases: La primera es en el occidente y luego en oriente, aunque no es tanto el retraso. Se espera que los nuevos niños no padezcan de desnutrición y se estima que sean alrededor de 400 mil niños los que nacerán en los siete departamentos en los próximos cinco años.

¿Qué llamado le hace el Banco Mundial al próximo gobierno que ejecutará ese préstamo?

Quizá entender que es más que un proyecto, es realmente darle primero una oportunidad a los niños para desarrollarse totalmente. El país tiene 46.6% de desnutrición crónica, promedio altísimo, y realmente darle seguimiento que se ejecute de la manera correcta, pero saber que es un programa de cinco años en siete departamentos y se necesitará más por lo que se espera que sean fondos propios, o ya sea otro cooperante o el sector privado, pero hay que darle seguimiento.

¿Cómo debe colaborar el sector empresarial en temas que involucran a todos?

Hubo muchos comunicados de diferentes sectores diciendo que era importante porque se dieron cuenta que no es solo el lado humanitario que se está robando un mejor futuro a los niños que están desnutridos, sino que realmente afecta la productividad y desarrollo de la persona y por ende no será productivo para el sector privado y el país no será más competitivo. Creo que ha habido mucho apoyo por parte del sector privado. Sabemos que hay varios programas de dicho sector para luchar contra la desnutrición infantil, pero la idea es que, después de aprobarse el préstamo, debe revisarse dónde están trabajando y qué están haciendo, para que sea una lucha más completa y se continúe.

¿Cómo es observado el país con ese nivel de desnutrición en el mundo?

Muy mal; es el más alto de Latinoamérica. Es más alto que el de Afganistán, que ha estado en conflicto activo desde los años 70 y que tiene un promedio del 41% de desnutrición infantil.

“Hay un fondo rotativo del préstamo y eso se irá desembolsando en medida que se vayan utilizando los recursos, del cual el 75% se ejecutará por Salud”.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo