Jair Bolsonaro asume como presidente de Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, prometió este martes en su discurso de investidura liberar al país de los males que a sus ojos lo sumieron en "la mayor crisis ética y moral de su historia".

Por AFP

Jair Bolsonaro se dio a conocer por sus opiniones misóginas, racistas y homófobas y no por su larga actuación en el Congreso. Pero Brasil, apabullado tras años de recesión económica y escándalos de corrupción, quería un cambio y vio en el controvertido excapitán una válvula de escape.

Bolsonaro, de 63 años, venció en octubre al candidato Fernando Haddad con 55% de los votos e impulsó al minúsculo Partido Social Liberal (PSL) al cual se afilió para las presidenciales, convirtiéndolo en una fuerza nacional.

Transmisión en vivo

Llama a liberar Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, prometió este martes en su discurso de investidura liberar al país de los males que a sus ojos lo sumieron en "la mayor crisis ética y moral de su historia".

"Convoco a cada uno de los congresistas a ayudarme en la misión de restaurar y volver a erguir a nuestra patria, liberándola definitivamente del yugo de la corrupción, la criminalidad, la irresponsabilidad económica y la sumisión ideológica", proclamó ante el Congreso el exmilitar, de 63 años, convertido en el 38º presidente de la mayor potencia latinoamericana.

También propuso un "pacto nacional entre la sociedad y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial" para cumplir con un programa conservador en lo social, y liberal en lo económico.

"Vamos a unir al pueblo, a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores", proclamó.

"Brasil volverá a ser un país libre de amarras ideológicas", sentenció

Sobre Bolsonaro

Alto y de modos toscos, Bolsonaro tuvo una corta y poco exitosa carrera militar que abandonó en 1988, con el grado de capitán, para entrar en la política. Electo concejal en Rio de Janeiro, dejó el curul en 1990 para candidatearse al Congreso, donde permaneció por siete períodos consecutivos.

De sus decenas de proyectos propuestos en 27 años en el legislativo, apenas tres miraban al área económica y uno era sobre educación. La mayoría trató temas militares y de seguridad. Prolífico pero sin respaldo, sólo dos de los textos en los que participó fueron aprobados en la Cámara.

Pero Bolsonaro fue abriéndose espacio en un Brasil que había elegido durante cuatro períodos consecutivos a líderes de izquierda para comandar el país. Subestimado cuando lanzó su apuesta presidencial, fue cohesionando una base, principalmente gracias a su profusa actividad en las redes sociales.

Sus publicaciones ganan miles de apoyos en cuestión de minutos y su atípica campaña electoral sin maquinaria partidista se probó exitosa.

Tanto que fue un candidato virtual durante el último mes de la contienda, después que una puñalada en el abdomen durante un mitin lo mantuviera hospitalizado y convaleciente durante semanas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo