Nicaragua vive una Navidad marcada por la ola represiva

Nicaragua vivirá este año una Navidad triste marcada por una ola represiva del gobierno de Daniel Ortega contra medios de prensa y organismos de derechos humanos, en medio de una prolongada crisis política sin asomo de solución, comentaron este domingo analistas.

Por AFP

A pocos días del 25 de diciembre, policías arremetieron contra el canal independiente 100% Noticias, crítico con Ortega, y tomaron presos a su director, Miguel Mora, y a la periodista Lucía Pineda.

Ambos enfrentan cargos de "terrorismo", como muchos de los detenidos por participar en protestas antigubernamentales en los últimos ocho meses.

Días antes fue allanado el diario digital Confidencial, del periodista opositor Carlos Fernando Chamorro, mientras que organismos de derechos humanos han sido intervenidos y dos misiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) fueron expulsadas.

"Hay una gran tristeza en la mayoría de la población por todo lo que hemos pasado, muchas familias tienen muertos, heridos, encarcelados o exiliados", dijo a la AFP la escritora Gioconda Belli.

"Dios está de parte de las víctimas, nunca de parte de los opresores (…) la mejor navidad sería ver libres a los presos políticos", dijo durante su homilía el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez.

Unos 600 estudiantes, líderes campesinos y pobladores que participaron en las protestas que estallaron en abril, están detenidos y algunos han sido condenados a penas máximas de 30 años por delitos de terrorismo y crimen organizado, entre otros cargos.

"El país esta dividido en dos realidades, la que quiere el gobierno y la que sentimos todos los que protestamos, que fueron multitudes, hasta que nos prohibieron ir a la calle", apuntó Belli, autora de "El país bajo mi piel".

"No voy a poder ver a mi hijo en la Navidad. Él se tuvo que ir" porque se sentía amenazado, manifestó Belli.

En el antiguo centro de Managua y en las nueve rotondas que sirven como enlaces viales en la ciudad, hay adornos festivos como árboles de Navidad y luces, un contraste con el clima de tristeza que reina en el país.

"Es una realidad puesta encima del dolor de la gente y que pretende mostrar que todo esta normal (…) Es una realidad muy esquizofrénica en cierta manera", comentó Belli.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo