¡Santa Claus desciende del puente para rescatar la sonrisa de los niños!

El mayor de los Bomberos Municipales, Héctor Chacón, arriesgó la vida un año más para brindar felicidad

Por Omar Solís

Hay un sector de la capital en el que los niños de escasos recursos esperan la visita de Santa Claus, quien baja de un puente.

El hombre que viste de rojo y barba blanca es el mayor de los Bomberos Municipales, Héctor Chacón.

La ilusión agita las emociones, así como el viento amenazó a Santa al descender desde el puente Las Vacas.

El mayor Chacón reconoce que hay peligro, pero el riesgo es parte de su vida desde hace 52 cuando comenzó a servir como bombero.

Los regalos

El plan de Santa Claus Chacón era entregar juguetes a 450 niños de colonias como La Paz, El Carmen 2, Jesús de la Buena Esperanza y otras de la zona 6.

“Ahora lo que rescatamos son sonrisas de los niños que viven bajo los puentes de la ciudad”, al hablar de su profesión.

Chacón ha vestido y honrado el uniforme de bombero Municipal desde hace 52 años, descendiendo a barrancos para rescatar a personas en diferentes tragedias.

El mayor dirigió a la patrulla especial de rescate en junio en la tarea de búsqueda de su institución tras la erupción del volcán de Fuego.

Alegría con responsabilidad

El deseo de brindar un momento de felicidad no puede sobrepasar las medidas de seguridad, asegura Chacón quien antes de bajar hizo un recorrido y revisión minuciosa.

Este sábado 22 hubo mucho viento y eso le hizo recordar una de las ocasiones en las que estuvo en aprietos cuando descendió de la Torre del Reformador.

“Las medidas de seguridad fueron tomadas en cuenta y primero Dios saldrá todo bien”, comenta antes de vestirse de Santa Claus.

En este año, como milagro del cielo, el viento cesó precisamente cuando Chacón tomó el descenso.

Minutos tensos

La expectativa crece. Los niños comienza a reunirse en la parte baja del puente Las Vacas.

Los pequeñines llegan riendo y brincando. Ven hacia arriba mientras Chacón camina sobre la estructura. Cuando la cuerda blanca cae desde lo alto los amigos de Santa saben que falta muy poco para que él descienda.

La corroída estructura que antes fue clave para el paso del ferrocarril, ahora sirve como plataforma para un momento de felicidad.

La alegría de lo alto

El cielo despejado, característico de diciembre en Guatemala, es el fondo de una postal en la que Santa Claus comparte con los niños pobres.

“Santa, Santa, Santa”, le gritan los menores. Chacón lo hizo de nuevo, con un costal rojo lleno de juguetes descendió sin problemas.

“Te extrañamos Santa, gracias por venir, te queremos, nunca dejes de visitarnos”, le dicen sus admiradores.

“¡Feliz Navidad!” les dice a los niños que caminan junto a él mientras se queman fuegos artificiales.

“Los niños que viven bajo este puente siempre esperan la época, para ellos esta es la visita más importante del año”, dice Santa Claus Chacón.

La historia

Héctor Chacón tiene 73 años y desde hace 52 es bombero Municipal

Siempre quiso darse a las personas pobres y por eso le surgió la idea de vestirse como Santa Claus.

Sus primeras apariciones las hizo en la Torre del Reformador, incluso en el parque ahora conocido como Erick Barrondo, en la zona 7, pero luego decidió ser el “Santa de los puentes”.

Es por ello que ha descendido del puente El Incienso, el Belice y Las Vacas.

Los regalos se obtienen mediante amigos, familiares e integrantes de los Bomberos Municipales y de la guardia ad honórem.

“Lo difícil será cuando tengamos dejar de hacerlo, a lo mejor, surja un sucesor para llevar felicidad a los niños”, comenta Chacón tras cumplir una vez más con su meta de felicidad.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo