Acoso y amenazas de muerte, ¿qué pasó con la migrante hondureña “desaparecida” en México?

La hondureña Miriam Celaya había sido reportada como desaparecida por su familia, solo días después de que su historia se hiciera viral por unas polémicas declaraciones en las que rechazaba un plato de frijoles.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Tras varios días sin que se supiera de su paradero, finalmente se logró localizar a la hondureña Miriam Celaya, migrante cuya historia se hizo viral la semana pasada por haber dicho que los frijoles y las tortillas eran comida para cerdos.

La mujer, que integraba la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a Estados Unidos, fue recientemente reportada como desaparecida por su familia, y por un momento se temió lo peor.

Sin embargo, la realidad de Miriam era otra.

La mujer fue vista por última vez el pasado 20 de octubre, cuando abordó un taxi con dirección a la garita de Otay. Pese a que su intención era llegar a territorio estadounidense para conseguir tratamiento para una de sus hijas (quien es sordomuda), decidió entregarse a las autoridades migratorias mexicanas para ser trasladada a un lugar seguro. Esto, a raíz de las amenazas de muerte que, según medios internacionales, recibió.

Miriam Celaya Foto: Captura de pantalla de Twitter / @AitorSaez10

El área de Comunicación Social del Instituto Nacional de Migración confirmó al HuffPost México que Miriam y sus dos hijas se encuentran bien y a salvo en la frontera norte, y resguardadas ante el temor de que alguien pueda llegar a atentar contra ellas. Su ubicación exacta no fue revelada por motivos de seguridad.

Intenso acoso

Por su parte, líderes de la caravana migrante que están en contacto con las tres hondureñas aseguraron que la familia Celaya sufre un intenso “desgaste emocional” tras ser víctimas de intentos de agresiones por parte de mexicanos en Tijuana.

La niña, la de 11 años, es la más afectada de todas. Duerme poco, come poco, está muy nerviosa todo el tiempo, igual que la mamá”, comentó un activista, quien pidió mantenerse en el anonimato, citado por Yahoo! Noticias. “Es impresionante ver la violencia psicológica que han sufrido solo por rechazar un plato de frijoles, algo por lo que, además, ya pidieron perdón, como si hubieran cometido un delito”.

La agencia internacional de protección a la infancia UNICEF aseguró que buscará a Miriam y a sus hijas, para ofrecerles entrar a un mecanismo de protección que las ponga a salvo de cualquier intento de agresión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo