Salida de Sessions pone en riesgo investigación sobre Rusia

El despido de Jeff Sessions tiene implicancias posiblemente ominosas para la investigación del fiscal especial Robert Muller.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Un día después de que se hiciera oficial la salida del secretario de Justicia, Jeff Sessions, tras recibir durante más de un año ataques personales del presidente Donald Trump, los temores por cómo esta situación afectará el futuro del caso sobre la injerencia rusa han comenzado a surgir.

La medida tiene implicancias posiblemente ominosas para la investigación del fiscal especial Robert Mueller, dado que el secretario interino Matthew Whitaker, hasta ahora jefe de despacho de Sessions, habló públicamente sobre las maneras como un titular de Justicia podría, en teoría, frustrar la investigación.

Los legisladores demócratas, interesados en proteger a Mueller, reclamaron a Whitaker que se recuse de supervisar la investigación en sus etapas finales, posiblemente explosivas.

Esta tarea ha recaído sobre el subsecretario Rod Rosenstein, quien designó a Mueller y vigila estrechamente su trabajo.

La renuncia de Sessions, confirmada en una breve carta dirigida a Trump, es la primera de una serie de partidas previstas del gabinete y la Casa Blanca, después de las elecciones de mitad de período presidencial. En los comicios, los republicanos perdieron la mayoría en la Cámara de Representantes, aunque retuvieron su mayoría en el Senado.

Jeff Sessions Jeff Sessions. Foto: AFP

Aunque Sessions fue un partidario de Trump desde el principio, su carta no elogia al mandatario y aclara que renuncia “por pedido” del mandatario.

Desde el día que tuve el honor de prestar juramento como secretario de Justicia de Estados Unidos, vine a trabajar al Departamento de Justicia todos los días resuelto a cumplir con mi deber y servir a mi país”.

La salida de Sessions fue la culminación de una turbulenta relación que se deterioró a las pocas semanas de la juramentación del fiscal, quien se recusó de la investigación rusa al revelarse que se había reunido dos veces con el embajador ruso en 2016.

Trump atribuyó a esa recusación el nombramiento de Mueller, quien al hacerse cargo empezó a investigar si el hostigamiento de Sessions por el mandatario era parte de un esfuerzo mayor para obstruir la pesquisa.

La investigación ha dado lugar a 32 acusaciones criminales y declaraciones de culpabilidad de cuatro excolaboradores de Trump, pero no ha terminado, y restan por tomarse decisiones cruciales que podrían afectar drásticamente el resto de la presidencia de Trump.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, opinó el jueves que la investigación de Mueller era un “dolor de cabeza” para las autoridades estadounidenses, pero aclaró que “no tiene nada que ver” con Rusia.

*Con información de AP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo