Más que identificar culpables de caravanas, esfuerzos deben ser para atender causas de la migración, señalan analistas

Por Nancy Alvarez

El tema migratorio, en específico la masiva movilización de hondureños y salvadoreños que buscan llegar a Estados Unidos, fue analizado este martes en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

También se conversó sobre los pronunciamientos realizados ayer por los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, quienes señalaron que debe investigarse quién o quiénes organizaron las caravanas de migrantes y el motivo por el cual lo hicieron, en el que no descartaron el tema político.

Como invitados en cabina participaron: Cindy Hernández, del Instituto sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la URL, y Pedro Pablo Solares, consultor de Puente Norte.

Hernández calificó como desafortunadas las declaraciones de los mandatarios, pues en lugar de enfocarse en quién está promoviendo este éxodo de centroamericanos, los Gobiernos de estos países deberían atender las motivaciones de esa masiva migración, un problema que “hoy nos está explotando en la cara”.

“Hoy son miles de hondureños los que están saliendo, pero lo hacen día con día”, dijo.

Además, mencionó que en lo que va del año las autoridades migratorias han interceptado 39 mil 439 unidades familiares en la frontera sur de Estados Unidos, que buscan ingresar de forma irregular a ese territorio.

Para Solares, las declaraciones relacionadas con acciones para impedir que la migración irregular continúe desde sus países son bastante alejadas de la realidad.

En su opinión, se debe cuestionar si en realidad eso piensan los gobernantes o solo se pronunciaron de esa manera para reaccionar a un enorme factor que está en juego en este momento, que es la elección del medio término en EE. UU., donde se juega el poder legislativo.

“Se mira que Morales y Hernández son evasores de la realidad, ellos lo que están haciendo es tratar de seguir con el discurso de que esta caravana fue una motivación política, no aclaran de quién, evaden las realidades, tanto que están expulsando a la población en una forma que ya se puede considerar como un éxodo humano”, aseveró.

Asimismo, el entrevistado consideró que la desgracia en la que vive la mayoría de los ciudadanos de países centroamericanos ha venido a ser un punto de campaña para la nación norteamericana. “Incluso se califica a la población pobre como asesina o invasora”, resaltó.

Por aparte, la representante del instituto de la URL señaló que es preocupante la situación de los migrantes, pues las condiciones humanas en las que llegarán a la frontera estadounidense son difíciles.

Solares coincidió en lo dicho por la entrevistada y aseguró que es extremadamente preocupante y alarmante lo que ocurre, pues se desconoce qué situaciones se van a dar cuando lleguen los centroamericanos al límite territorial con EE. UU., tomando en cuenta que 15 mil efectivos del Ejército de ese país estarían asignados a contener su ingreso.

El consultor recordó que el presidente estadounidense Donald Trump ha calificado la caravana como una invasión a su territorio nacional, e incluso dijo que si los migrantes lanzaban piedras, ello sería meritorio de una respuesta militar.

De igual forma, consideró que “el presidente Morales está tocando la música que pide que toque Trump”.

Resaltó que antes de la caravana, la crisis migratoria se observaba en la separación de familias migrantes en la frontera norteamericana y de cientos de niños que permanecen alejados de sus padres hasta la fecha; sin embargo, ahora nadie habla de ello.

Citando palabras de un defensores de migrantes de México, Solares dijo que esta caravana podría ser una estrategia preelectoral, provocada, generada y financiada por EE. UU., porque ahora el tema migratorio ha tomado fuerza en el debate.

¿Qué hacer?

Los expertos se refirieron a cómo atender esta crisis humanitaria que involucra a los países del Triángulo Norte de Centroamérica, México y Estados Unidos.

Hernández consideró que el paso inicial podría ser que los gobernantes de los países centroamericanos dejen de responder a las amenazas que está haciendo el Gobierno de EE. UU., principalmente Trump, y enfocarse en atender la situación crítica que se vive.

“No están asumiendo la responsabilidad”, señaló la representante de la URL, pues consideró que en el paso por Guatemala el Gobierno no abrió albergues y hubo cero atención humanitaria para los migrantes, pues se le dejó la carga a la Casa del Migrante y otras entidades sociales.

Destacó que los gobiernos tampoco se pronunciaron cuando hubo disparos y enfrentamientos entre las autoridades mexicanas y los centroamericanos.

“Toda la situación crítica, social, económica que se vive, el incremento de pobreza, homicidios, no se habla, no se está asumiendo y ese es el primer paso que deberían tener los presidentes”, expresó la entrevistada.

Asumir la responsabilidad y atender la crisis, de una forma más allá del retorno, y luego trazar una hoja de ruta para ver cómo esta situación se atiende y se evita que en el futuro se dé algo similar, sería el proceso a seguir, según su opinión.

Solares también se enfocó en la necesidad de que el tema migratorio se vea desde la perspectiva de las razones que generan la salida de las personas de sus países de origen por diferentes problemáticas, e indicó que hace falta liderazgos políticos.

Consideró que cada país debe comprender la realidad, por ejemplo el incremento de la migración hondureña debe analizarse desde un ángulo más reciente, manifestó el consultor.

Pues aunque ha habido migración, la que se reporta en la actualidad no es sostenida como una línea diagonal de abajo hacia arriba, sino que muestra un crecimiento exponencial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo