Buzo muere al intentar recuperar cuerpos de accidente aéreo en Indonesia

Syachrul Anto, de 48 años, voluntario de la Agencia de Búsqueda y Rescate, murió durante el proceso de descompresión.

Por AFP

Un buzo indonesio murió cuando intentaba recuperar restos humanos de los pasajeros del vuelo de Lion Air, que se estrelló el lunes frente a las costas de Indonesia, con 189 personas a bordo.

Syachrul Anto, de 48 años, voluntario de la Agencia de Búsqueda y Rescate, murió durante el proceso de descompresión. "Fue hallado por otros miembros del equipo, que pudieron llevarlo a la superficie y lo colocaron en cámara de descompresión" declaró este sábado a la AFP el jefe de la Agencia, Isswarto.

Los equipos de rescate buscan desde el lunes en el mar de Java, donde cayó el Boeing 737 MAX 8 de la compañía de bajo coste, que había entrado en servicio apenas algunos meses antes.

Poco antes del accidente, la tripulación pidió autorización para retornar a Yakarta, de donde había despegado unos diez minutos antes.

El jueves, los equipos lograron recuperar una de las cajas negras pero seguían este sábado buscando la segunda, que registra lo que ocurre en la cabina y que podría ayudar a comprender lo ocurrido.

Continúan labores de rescate

Las autoridades indonesias seguían recuperando este viernes restos del avión de Lion Air que se estrelló el lunes con 189 personas a bordo, mientras esperan que una de las cajas negras revele información sobre las causas del accidente.

Los equipos de búsqueda sondean desde el lunes el fondo del mar de Java, donde cayó el Boeing 737 MAX 8 de la compañía de bajo coste Lion Air que había entrado en servicio hace solo unos meses.

Poco antes del accidente, la tripulación había pedido autorización para regresar a Yakarta, de donde había despegado minutos antes.

El aparato se dirigía a Pangkal Pingang, una localidad de tránsito para los turistas que visitan la vecina isla de Belitung.

"Hoy vamos a empezar a zambullirnos en el lugar donde creemos que cayó el avión", declaró Isswarto, comandante de la división de búsqueda de la marina indonesia.

"Hay muchos restos pequeños, ruedas de avión, asientos… Todos están en pedazos", agregó.

Los submarinistas centran sus búsquedas en una zona situada a entre 25 y 35 metros de profundidad, pero ya no encuentran tantos trozos de cuerpos como a principios de semana.

"Están diseminados por todas partes y algunos han sido probablemente arrastrados por las corrientes", explicó Isswarto.

Sin sobrevivientes

Las autoridades, que descartaron la posibilidad de hallar supervivientes, anunciaron que llenaron cerca de 50 bolsas mortuorias con restos humanos. Estos deben ser ahora sometidos a pruebas de ADN.

Varias cadenas de televisión mostraron imágenes de submarinistas atando cuerdas a restos de avión retorcidos en el fondo del mar.

Las autoridades anunciaron el jueves el hallazgo de una de las dos cajas negras y de una parte del tren de aterrizaje del avión.

La recuperación de esta caja negra es un motivo de esperanza para quienes tratan de entender las causas del siniestro. Los expertos en aeronáutica consideran que el 90% de los accidentes aéreos se explican gracias a estos dispositivos que registran los parámetros de vuelo y las conversaciones entre los pilotos.

El Boeing 737 MAX 8 es uno de los aviones civiles más recientes del mundo.

Expertos de la compañía estadounidense y de la administración norteamericana del transporte aéreo ayudan a las autoridades de Indonesia en su investigación.

El jueves se celebró el funeral del primer pasajero. Pero todavía faltan por recuperar numerosos cuerpos. Si llegan a la parte principal de la cabina, los submarinistas podrían encontrar los cadáveres de pasajeros todavía atados a sus asientos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo