Los argumentos del Tribunal para condenar a Baldetti y otros sindicados en el caso Amatitlán

Por Nancy Alvarez

El Tribunal de Mayor Riesgo C dictó este martes penas que van desde los tres hasta los 15 años con seis meses de prisión, contra la ex vicepresidenta Roxana Baldetti y 12 personas más, tras ser encontradas culpables de diferentes delitos en el caso Lago de Amatitlán.

El juez Pablo Xitumul, presidente del Tribunal, quien dio lectura a la sentencia, señaló que se comprobó con los medios de prueba testimoniales, documentales y periciales presentados en el juicio que estas personas pertenecían a una organización criminal para defraudar al Estado de Guatemala, por medio de la adquisición de una fórmula para sanear el lago.

El togado hizo referencia a que tanto las pruebas presentadas por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), como los testimonios de las personas que se presentaron en calidad de testigos, se comprobó que la ex vicemandataria y su hermano Mario Alejandro eran quienes dirigían la estructura delictiva.

Según el juez, se comprobó que funcionarios de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca y del Lago de Amatitlán (Amsa), particulares y personas relacionadas con la empresa M. Tarcic Engineering se confabularon para defraudar al Estado y saquear los recursos que previamente fueron cedidos al ámbito presupuestario de esta entidad.

Estos son algunos de los argumentos del Tribunal para esta resolución:

  • La organización criminal operó en el período de 2012 a 2015, con el propósito de defraudar al Estado de Guatemala.
  • Los acusados actuaron con asociación ilícita para saquear los recursos, según elementos presentados que los incriminan.
  • Cada integrante, atendiendo órdenes de los líderes de la organización, siguió el plan diseñado de fraude, en el que se eludieron estudios de impacto ambiental. Se distribuyeron los roles y tareas delictivas.
  • Los integrantes de la organización se reunieron en diferentes ocasiones en las zonas 1, 4 y zona 14 de la capital, así como en Villa Nueva y Amatitlán para coordinar las actividades irregulares.
  • Se utilizaron artificios de parte de los funcionarios y particulares para darle apariencia a la legalidad a la adjudicación de dos contratos a la empresa M. Tarcic Engineering.
  • Q22 millones 830 mil, sustraídos de las arcas del Estado para supuestamente ser utilizados en el proyecto de saneamiento, fueron depositados en una de las cuentas bancarias de la empresa israelí y trasladados posteriormente a otras cuentas nacionales e internacionales.
  • Aunque tenían planificado defraudar Q137 millones 830 mil, por razones ajenas a la voluntad de los integrantes de la organización criminal no les fue posible apoderarse de los Q115 millones restantes.
  • Procuraron, cooptaron y se aprovecharon de sus cargos en entidades públicas, tales como Amsa y la Vicepresidencia, donde laboraron algunos acusados.
  • Baldetti, conocida como “la mera mera”, “la jefa” o “la gran jefa”, quien fungía como vicepresidenta, participó y lideró la organización criminal, donde tenía como funciones controlar, dirigir y supervisar actuaciones que se ejercían en Amsa.
  • Roxana Baldetti giró instrucciones a colaboradores de esas entidades para colocar a personas en puestos claves para que ejecutaran el presupuesto en provecho de la organización criminal, el cual estaba predestinado a varias instituciones publicas, y facilitó los procedimientos para la adjudicación de contratos a M. Tarcic Engineering otorgados por Amsa.

  • Mario Baldetti, conocido como “Mabe” (por las iniciales de su nombre), “el jefe” o “el gran jefe”, integró y participó en dicha organización criminal. Aprovechándose de su condición de hermano de la entonces vicepresidenta ejerció poder externo, de facto o de hecho en Amsa.
  • Roxana Baldetti revistió a su hermano de facultades para controlar y supervisar fases de la ejecución presupuestaria en Amsa, sin estar legalmente facultado para ello debido a que no tenía la calidad empleado público, no obstante impartía órdenes a funcionarios y empleados de la entidad.
  • Testigos confirmaron en sus declaraciones cómo les solicitaron alterar los informes relacionados con el proyecto para sanear el lago, para que constara en estos que sí existía algún producto microbiológico orgánico que pudiera mejorar la calidad el agua del lago.
  • Miembros de organización criminal aseguraron el financiamiento y contratación el proyecto de Amsa. Una testigo afirmó que recibió muchísima presión de Baldetti, quien le insistía todos los días y se notaba que para ella el proyecto tenía prisa.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo