Resaltan necesidad de que jóvenes “se formen y se informen” para buscar avances para el país

Por Nancy Alvarez

Cómo ven los jóvenes el panorama político del país y qué posibles salidas a la crisis actual podrían darse, fue el tema abordado este viernes en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Como invitados en cabina participaron Aníbal Samayoa, de Jóvenes por Guatemala; y Pablo Andrés Figueroa Girón, estudiante de relaciones internacionales en la Universidad Rafael Landívar.

Además, Jeffry Oquelí, estudiante de Ciencia Políticas de la Universidad de San Carlos (Usac) y actual secretario general adjunto de la Asociación de Estudiantes de Universitarios (AEU) “Oliverio Castañeda de León”; y José Andrés Ardón, analista y estudiante de ciencias políticas en la Universidad Francisco Marroquín.

Los entrevistados resaltaron la importancia de los jóvenes se informen sobre los diferentes temas y continúen su formación profesional. Y que se abran espacios para que este sector de la población pueda discutir sobre la crisis que atraviesa el país y ser parte del análisis de las posibles soluciones.

Los jóvenes fueron consultados acerca de qué es lo que más les preocupa, tomando en cuenta el contexto actual. Ardón dijo que, a su criterio, es la ausencia de liderazgo político en el país.

“Es increíble que no exista alguien que, aunque tengamos problemas y diferencias, convoque a espacios comunes, lidere el proceso de conversación y creación de propuestas. Que diga la ruta para salir de la crisis”, señaló.

En tanto, Figueroa se mostró preocupado por la poca tecnificación que existe en el Estado y la muestra que quienes están allí no están preparados, por lo cual resaltó que se debe hacer reformas, y “quizá tomen muchos años, pero se debe comenzar ya”.

También calificó como lamentable que si hay un proceso de democratización, se esté volviendo a regímenes autocráticos, pues el presidente Jimmy Morales se ha mostrado respaldado por militares y eso podría leerse incluso como intentos de intimidación.

“Preocupa las acciones que actores políticamente relevantes están tomando, pues están creando una crisis de ingobernabilidad, donde no se pueden tomar decisiones, se están estancando los poderes del Estado, no se respetan entre ellos y no existen los pesos y contrapesos que debería haber en un sistema democrático”, señaló el estudiante de la URL.

A criterio de Oquelí, este momento de crisis es el más álgido y de punto de quiebre del sistema político en el siglo. Señaló que ante esa realidad la juventud está medianamente organizada e involucrada y esto debe cambiar, pues se necesita una activa participación.

“Desde que se hizo la transición al sistema democrático, este es el punto donde hemos visto que el sistema político ya no funciona y los más afectados son la niñez y la juventud”, manifestó.

Samayoa consideró que es vital que la juventud esté participando, marcando voz y trascendencia en las acciones. A él le preocupa la transversalidad de la crisis, pues considera que “parece que nos gusta estar estancados en este proceso”, ya que no se hacen esfuerzos para dialogar.

“Hay que formarse e informarse y aprender a participar”, resaltó sobre la posible salida a esta situación.

Participación de los jóvenes en la política

Pero ante esa realidad, ¿qué temores existen y qué se debe hacer?. Samayoa opinó que hay que convocar a organizaciones para generar una hoja de ruta y propuesta, “porque hasta hoy el presidente sigue sin plan de gobierno, lo cual es es preocupante”.

La sociedad no solo debe ser “placista”, ello en referencia a las manifestaciones ciudadanas en la plaza de la Constitución, sino tomar acciones.

Si bien las manifestaciones son un derecho y una “válvula de escape ciudadana” ha sido difícil que los diferentes actores se sienten para genera planes “Mi miedo es que no logremos entendernos como país”, aseguró el integrante de Jóvenes por Guatemala.

Ardón expresó su temor de que el malestar y el conflicto social que se está viviendo en la ciudadanía “nos lleve por mal camino y a tomar decisiones incorrectas”.

“Debemos proponer no cualquier cosa, sino algo positivo que traiga beneficios para el país y la población”, dijo.

Y Figueroa se mostró temeroso por que el proceso de democratización se siga aplazando debido a los hechos que se dan, los problemas entre actores políticamente relevantes, la ingobernabilidad y la poca respuesta ciudadanos genere crisis de estabilidad.

“El Golpe de estado técnico que se ha estado viendo en el desconocimiento de los poderes y regresar a regímenes autocráticos preocupa, pues sería una crisis total que se den pasos para atrás en lugar de adelante”, resaltó el estudiante de la URL.

“Le tengo miedo a volver a esa etapa oscura de la historia del país. Si bien somos sociedad en proceso de consolidación democrática vemos vestigios autoritarios”, continuó el estudiante de la Usac, expuso en tanto Oquelí.

Los entrevistados resaltaron la necesidad de que los jóvenes sean tomados en cuenta en los partidos políticos y en el Congreso de la República. Ello porque consideraron que en la actualidad, la juventud en estas organizaciones partidarias prácticamente solo es implementada para “jalar sillas”.

También de que busquen ser parte de los procesos electorales votando de forma consciente y analizando previamente las propuestas y los planes de trabajo de los candidatos.

“Los jóvenes, si logramos ejercer una presión importante el próximo año, podemos cambiar el rumbo del país”, dijo el estudiante de la UFM.

Además, mencionó tres pasos importantes para que sean parte de la búsqueda de soluciones: a) informarse; b) identificar espacios estudiantiles y públicos para dar ese salto a participar activamente y dedicar parte de su vida y su tiempo al trabajo cívico; c) ser parte de las elecciones, tomando liderazgo en tema de debates y formulación de propuestas.

Figueroa dijo que es quizá por la falta de credibilidad y confianza que existe hacia los partidos políticos que los jóvenes evitan participar, pero tomando en cuenta que los partidos son el único vehículo legítimo para optar a cargos públicos, se deben involucrar no solo en movimientos sociales, sino también entrar al campo político.

“Ejercer nuestro derecho al sufragio y hacerlo conscientemente, conociendo las propuestas y no solo guiarnos por vallas, también es importante”, expuso.

Jeffry Oquelí aseguró que el país que él recibió no es el mismo que le quiere dejar a las próximas generaciones, pues en este imperan las instituciones “adultocentristas” y los partidos políticos donde usan a los jóvenes “de relleno, para mover sillas y no para tomar decisiones”, lo que hace que se coopten los espacios.

Añadió que hace falta recordar a la juventud indígena y campesina que tiene distintas concepciones de ver la vida. “Si a nosotros en la ciudad se nos han cerrado los campos, imaginen en las áreas rurales”, manifestó.

Mientras que Samayoa opinó que el origen de la situación actual es que no hay políticos, sino que hay gente que practica la política, lo cual es distinto, y al no tener verdaderos políticos no se tiene la humildad política de decir “yo ya no encajo en esto y voy a apadrinar a un joven”.

“Nos quieren para acarrear sillas, cuando en realidad la juventud tiene mucha capacidad. Al entrar al Congreso, un joven entiende de forma visionaria lo que se hace y puede integrarse en el tema de decisiones y votaciones”, manifestó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo