Rescatistas detectan señales de vida entre los escombros de un hotel en Indonesia

Casi una semana después del terremoto y el posterior tsunami que devastaron la isla indonesia de Célebes, rescatistas franceses detectaron un posible sobreviviente bajo los restos de un hotel derrumbado.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Philip Besson, miembro de la organización francesa Pompiers de l'urgence, dijo que los sensores de alta tecnología del equipo "detectaron la presencia de una víctima" entre los escombros del hotel Mercure, en Palu, pero no pudo confirmar si la persona estaba consciente.

Besson dijo que los rescatistas solo tenían un taladro de mano que no era lo suficientemente fuerte para llegar hasta la víctima, que se cree está atrapada bajo un hormigón grueso. El hallazgo hizo que se suspendiera la excavación al caer la noche. El viernes temprano se llevará equipo pesado al área para intentar el rescate.

Las operaciones de búsqueda en Indonesia se han visto muy obstaculizados por la escasez de equipo pesado.

Por otro lado, un funcionario de una agencia de desastres dijo que el cadáver de un surcoreano estaba entre los ocho muertos que fueron extraídos el jueves de entre los escombros del hotel Roa Roa.

La vida se ha paralizado para los miles de personas que viven bajo carpas y en albergues en la ciudad indonesia de Palu, arrasada por el sismo y el tsunami. No saben cuándo podrán comenzar la reconstrucción y pasan varias horas al día intentando lograr, a menudo sin éxito, cubrir necesidades como encontrar combustible para los generadores.

Los residentes cuyas viviendas quedaron destruidas tenían poco más que incertidumbre, siete días después de la tragedia, pero también albergaban la esperanza de que llegue más ayuda por aire, tanto a Palu como al distrito de Donggala, en la isla de Célebes.

Las autoridades reforzarán la seguridad en las zonas afectadas por el desastre para garantizar el orden público, luego de la detención de 92 personas por sustraer artículos como aceite de motor, neumáticos o equipos agrícolas, explicó el vocero de la policía nacional, el general de brigada Dedi Prasetyo.

En un primer momento se permitió que los residentes tomaran alimentos de las tiendas, pero se advirtió que no se llevaran más cosas. El portavoz dijo que la seguridad será necesaria para reanudar la actividad económica.

La cifra oficial de fallecidos aumentó ligeramente el jueves a 1,424. Más de 70 mil personas se vieron obligadas a dejar sus casas y se espera que la cifra de víctimas mortales aumente a medida que los equipos de rescate llegan a zonas que estaban aisladas.

El Ministerio de Salud informó el transporte aéreo, el tratamiento de aguas, los generadores y los albergues o tiendas de campaña como sus prioridades.

*Con información de AP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo