China desmiente injerencia y exige “respeto” a Estados Unidos

Desde hace varios meses, China y Estados Unidos están envueltos en una batalla aduanera desencadenada por el presidente Donald Trump.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

China negó este martes que esté buscando influir en las elecciones legislativas de Estados Unidos y pidió "respeto" al presidente Donald Trump, que acusó a Pekín de tomar como objetivo a sus electores en la actual guerra comercial.

Los dos países están envueltos desde hace varios meses en una batalla aduanera desencadenada por el mandatario norteamericano, quien desea especialmente que el mercado chino se abra más al "made in USA" para reducir el déficit comercial estadounidense.

La Casa Blanca anunció el lunes aranceles suplementarios sobre 200 mil millones de dólares en productos procedentes de China.

Pekín replicó tasas de importación sobre 60 mil millones de dólares en mercancías estadounidenses, como productos agrícolas y manufactureros.

Trump, que teme una grave derrota de los republicanos en el Congreso durante las elecciones de medio mandato, en noviembre, acusó de inmediato al gobierno chino de intentar debilitarle políticamente al atacar los productos procedentes de los estados donde el electorado le es leal.

"China indicó abiertamente que intentaba de manera activa influenciar y cambiar nuestra elección atacando a nuestros agricultores, ganaderos y obreros de la industria porque me son leales", escribió Trump en Twitter.

También aseguró que los estadounidenses que sufrirán las represalias chinas eran "grandes patriotas" dispuestos a soportar esta guerra comercial para doblegar a China.

Donald Trump haciendo un gesto Donald Trump. Foto: AFP

Pekín, por su parte, advirtió que podría no volver a la mesa de negociaciones destinadas a lograr un compromiso con Washington.

"Por un lado Estados Unidos nos invita a retomar el diálogo. Y por otro, nos amenaza con sanciones, presiones", denunció Geng Shuang, portavoz de la diplomacia china. Este pide a la Casa Blanca mostrar "respeto" y "sinceridad".

Este miércoles, el primer ministro chino, Li Keqiang, también condenó el "unilateralismo", en clara alusión a Estados Unidos. "Es esencial que defendamos los principios fundamentales del multilateralismo y del libre comercio", insistió Li, ante líderes económicos en la inauguración de la edición china del Foro Económico Mundial en Tianjin.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo