Jefe de la SAAS explica presencia de militares en el perímetro del Congreso

Por Nancy Alvarez

Dos exministros de Gobernación se refirieron a la presencia de elementos del Ejército en el perímetro del Congreso durante la sesión solemne para conmemorar el 197 aniversario de la Independencia, que generó una serie de reacciones de rechazo y llevó incluso a que algunos de los invitados no asistieran.

Adela de Torrebiarte, también excomisionada de la Reforma Policial; y Francisco Jiménez, exfuncionario e investigador asociado del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), explicaron cómo funciona la Guardia Presidencial, a la cual pertenecían los elementos castrenses.

Dijeron que esta es la encargada del tercer círculo de seguridad del Presidente de la República, aunque consideraron que no era prudente que se mantuviera tan cerca del lugar donde había civiles.

Ayer, mientras se desarrollaba la actividad en el Palacio Legislativo también se llevaba a cabo una manifestación de campesinos para exigir la renuncia del mandatario Jimmy Morales, y ante este escenario el perímetro fue resguardado por un fuerte contingente de agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y militares.

Jiménez detalló que se vieron mezcladas dos unidades diferentes, una fue la seguridad del presidente y otra, las fuerzas públicas que formaba parte del círculo de seguridad por las manifestaciones.

Explicó que normalmente hay tres círculos de seguridad. El primero corresponde a la guardia que no debe estar más allá de la distancia que hay al extender un brazo y que puede tener una reacción inmediata; y el segundo se amplía unos metros más para proporcionar seguridad al funcionario.

Mientras que el tercer círculo es prácticamente el designado para la seguridad perimetral, que es en el que participó la Guardia Presidencial, una unidad militar especializada en darle seguridad al presidente.

Jiménez resaltó que en el tema de contención ante cualquier situación por manifestaciones es la fuerza pública de la PNC la que debe ser empleada.

En lo cual coincidió De Torrebiarte al asegurar que la policía está entrenada para la contención y prevención en estos escenarios y sigue ciertos protocolos que están establecidos para ese fin, incluyendo el que los agentes se presenten desarmados.

Sobre el tema específico de ayer, la exfuncionaria dijo la presencia de 1 mil 500 agentes, cifra que dio citando a autoridades de Gobernación, es un número bastante grande para lo que en realidad ocurría.

Y en cuanto a la presencia de los militares, dijo que la Guardia Presidencial, integrada por kaibiles, incluye a paracaidistas y francotiradores. “A mí no me pareció que estuvieran tan cerca, pues es otro trabajo para el que están entrenados y tenían fusiles de alto calibre. Mi lectura política es que esto causó un desafío para las personas”, expresó.

“Una cosa es disuadir y otra intimidar”, señaló por su parte el exministro, y añadió que disuadir si es parte de lo que corresponde a las fuerzas policiales si la situación lo amerita, pero intimidar violaría entonces el derecho de manifestar que tienen los ciudadanos.

Resguardo del presidente

Orlando Ramírez, titular de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia de la República (SAAS), explicó que los kaibiles son parte de un procedimiento de resguardo para los gobernantes, establecido desde muchos años atrás.

“Pertenecen a la Guardia Presidencial que se dedica a cubrir el tercer círculo junto con PNC en actividades donde están el presidente o vicepresidente desarrollando sus labores”, expuso.

Dijo que es una novedad su presencia en cercanías de donde está el gobernante, pues ellos “siempre” se encuentran en el área en donde se desenvuelven sus labores, ya sea en un hotel, una escuela, o algún otro lugar.

Y a su criterio, podría haber sido que el espacio donde se encontraban ayer era más concentrado y por ello fue más notoria su presencia, pues generalmente se les ve más dispersos.

En total fueron 60 elementos castrenses los que se encontraban distribuidos en los ocho “frentes” que había, es decir, los puntos de acceso al área del Congreso, explicó.

De acuerdo con el funcionario, la SAAS es un ente civil destinado a proteger a los funcionarios, pero tiene ciertas limitaciones y por ello participan otras instituciones. Como ejemplo de ello indicó que la Secretaría a su cargo no puede capturar a personas, algo que sí le compete a la PNC.

Finalmente, detalló que los militares solamente entran a actuar en situaciones “extremas”, según se considere por parte de las carteras de Gobernación y Defensa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo